Pop

Diversa por definición, la música pop apela sobre todo a un vínculo con el oyente, por sobre un tipo de sonido o un estilo. Pop como abreviatura de “popular”, esta música tiene como pocas un objetivo, el de generar identificación con la audiencia por medio de ritmos contagiosos, melodías recordables y composiciones de duración ajustada a los estándares de difusión de medios como la radio y la TV y, sobre todo, a los requerimientos de una industria que necesita vender canciones a ese gran público. Como tal, se puede dar con eficacia en los más diversos campos. La Nueva Ola de los años ’60 es una de las primera manifestaciones generacionales de música pop chilena, y desde entonces han continuado en esa senda baladistas y cantantes popularizados por la televisión así como diversos músicos y productores que han aplicado los sonidos del rock o las bases electrónicas a esta música.

Índice

Pop, rock y letras cotidianas fueron las características de Índice, una banda santiaguina iniciada a la par que grupos de sonido similar como Phono, Betty Boy o Yeti, y que debutó con un disco de historia azarosa. Ésta incluye dos productores musicales y dos sellos disqueros sucesivos, además de un alcance de nombre con Los Tres que en 2006 les valió sus primeros titulares en la prensa.

Terraplén

Pese a ser inicialmente concebido como proyecto paralelo a una banda grunge, Terraplén es un grupo que tomó forma en 1998 en busca de un estilo personal, de mayor densidad, emotividad y pulcritud, y que ha permanecido por casi diez años vigente, con un disco publicado en 2006 y dos EPs previos.

Alma

Alma es un grupo vocal que comenzó a comienzos de los 2000 con el nombre de Bal3, y con una abierta inspiración en nombres del pop anglosajón, como Backstreet Boys o Boyzone, o de la balada latina como Sin Bandera.  La entrada al Sello Azul el año 2009 los hizo centrarse en sus canciones propias, que con referencias a la música negra y un sonido pop ingresaron a algunas radios y tuvieron un circuito en vivo. Tras un período de menor actividad, el 2016 presentaron una nueva formación con dos de los tres músicos originales, y con nuevas canciones iniciaron un intenso proceso promocional en Chile y en México.

Javiera Abufhele

Cantante y pianista, Javiera Abufhele tiene un ADN enraizado en el jazz y el método de estudio es su herramienta. Sus padres son el guitarrista George Abufhele y la cantante Ana María Meza, quienes fundaron en 1985 la escuela Projazz y promovieron a los primeros alumnos de jazz formados al interior de un aula. El aprendizaje técnico precoz de Javiera Abufhele la llevó a convertirse muy joven en profesora de extensión de Projazz. Fue al mismo tiempo en que comenzó a aparecer como cantante y pianista en los círculos del jazz joven en 2006, integrándose esporádicamente a las noches de swing en el Mesón Nerudiano con el saxofonista alto Alfredo Espinoza y el pianista Giovanni Cultrera y a encabezar su propio cuarteto de jazz y bossa nova inspirado en las interpretaciones de Peggy Lee.

Carla Romero

La historia del jazz de Concepción ha estado ligada a un pequeño clan de renombrados músicos: los Romero. Detrás del baterista de la vieja escuela Ramón Romero, y de los pianistas modernos Moncho y Marlon Romero, apareció una nueva exponente del jazz penquista: Carla Romero, estupenda pianista bop que desdobló sus funciones también al canto siguiendo la línea de una de sus mayores referencias, Diana Krall.

Ramírez Neira

Daniel Jesús Díaz es Ramírez Neira, compositor y autor de canciones con guitarra, con una influencia de la tierra sureña, la poesía y la literatura. De hecho su trabajo como cantautor comenzó en 2010 luego de un infructuoso proyecto de banda de rock que iría a homenajear entonces a Juan Rulfo, uno de sus padres literarios. Ramírez Neira nació en el seno de una familia campesina y minera de Lota. Su primer disco es  Útero (2011), del que se desprende su canción "Con la soga al cuello", pieza que fue antologada en el disco Absenta musical, vol. 2: cantautores (2011), álbum que presentó a una nueva partida de solistas, cantores y trovadores de la década de 2010.

Playa Gótica

Pulsos bailables, sensibilidad pop, pasajes eléctricos y ruidosos y el carisma de la vocalista Fanny Leona son señas de identidad para ubicar a Playa Gótica, uno de los numerosos grupos surgidos en Santiago a mediados de la década 2010 y poseedor, sin embargo, de un carácter propio y distintivo.

DrefQuila

El año 2013, Claudio Montaño era un reconocido nombre del free style en el rap, se apodaba Dref Killah, y participó en varias competencias internacionales del género. Paulatinamente desde 2015 se concentró en el trap, y desde allí ha dejado marcas en esa historia: sus canciones fueron las primeras en superar el millón de visitas en las plataformas de streaming y fue el primer nombre del género contratado por un sello multinacional, Warner Music, que hacía diez años no reclutaba a un músico chileno: “Él se cree un maleante, con sicarios y gangsters / y que tiene pistolas pa'l drama. / Yo no soy nada de eso, mami, yo soy cantante”, declama en “Olvida el miedo”, alejándose de los parámetros líricos de su género. Con colaboraciones dentro y fuera de Chile, y presente Lollapalooza el año 2019, DrefQuila inscribió su nombre entre los fundadores del trap chileno.

Kel

Kel es Raquel Calderón Argandoña, una de las figuras más mediáticas de la industria del espectáculo y el pop de su época, famosa antes de llegar a la mayoría de edad e hija de la celebridad televisiva Raquel Argandoña (quien llegó a declarar: "será más perfecta que yo"). La adolescente, que era actriz y modelo desde muy temprano, adoptó ese nombre artístico de Kel y apareció en el grupo vocal Six Pack (participó en 2007 en la serie juvenil "Karkú" de TVN), cosechando un éxito multitudinario entre el público tween de la generación post Kudai, grupo al que ella misma escuchó desde niña.