Pop

Diversa por definición, la música pop apela sobre todo a un vínculo con el oyente, por sobre un tipo de sonido o un estilo. Pop como abreviatura de "popular", esta música tiene como pocas un objetivo, el de generar identificación con la audiencia por medio de ritmos contagiosos, melodías recordables y composiciones de duración ajustada a los estándares de difusión de medios como la radio y la TV y, sobre todo, a los requerimientos de una industria que necesita vender canciones a ese gran público. Como tal, se puede dar con eficacia en los más diversos campos. La Nueva Ola de los años '60 es una de las primera manifestaciones generacionales de música pop chilena, y desde entonces han continuado en esa senda baladistas y cantantes popularizados por la televisión así como diversos músicos y productores que han aplicado los sonidos del rock o las bases electrónicas a esta música.

Catártica Animal

Cultora de pegadizos ritmos bailables que ella ha definido como "electro cumbia uterina", María Paz Artigas toma el nombre de Catártica Animal para proyectar un trabajo como cantante solista, siempre en ese campo de la transformación de la cumbia a partir de la influencia de los sonidos urbanos y otros elementos del pop. En momentos previos integró temporalmente el dúo melipillano de cueca femenina Las Pecadoras, que dejó un marcado acento feminista antes incluso de los tiempos de movilizaciones. El canto de Artigas aparece en el álbum Cuéntame una cueca (2016). "La afro cumbia y los sonidos urbanos son los que nos llaman a la catarsis colectiva. El baile es fundamental para explorarnos y reconocernos", ha dicho la autora de canciones como "Ay corazón" y "En libertad", singles principales del EP Soltar (2019).

1945

El dúo pop-rock 1945 estuvo formado por los hermanos Héctor y Arturo Fontaine, que se constituyeron formalmente en Boston el año 2006, tras estudiar en la Berklee College of Music. Con formación de guitarra y bajo, y el resto del soporte suministrado con instrumentos programados, desarrollaron un sonido pop que los llevó a editar dos discos, y algunas presentaciones en Estados Uniodos y en Chile. Hacia la segunda década del 2000 su actividad descendió visiblemente y el traslado de uno de ellos a Londres selló el final del grupo.

Yorka

Un pop juvenil, colorido y juguetón, de elaboradas factura y terminaciones, destella en las canciones de Yorka, proyecto de cantautoría solista iniciado por Yorka Pastenes y secundado poco después por la integración de su hermana menor, Daniela, lo que determinó el paso hacia un proyecto de banda sostenido principalmente en la interacción del dúo. Como parte de un paisaje del pop independiente en la década de los años '10, York fue también presente en tiempos del despertar feminista y la incorporación de lenguajes inclusivos.

Six Pack

Grupo vocal de pop nacido en 2006 pero lanzado a la popularidad desde la serie juvenil "Karkú" de TVN, emitida por primera vez en el verano del 2007, y la primera en su género realizada en Chile. Seis adolescentes son compañeros de colegio, en el cual viven aventuras asociadas a su edad y el deseo de realizar un paseo de fin de año: Martín, Cony, Kel, Chacho, Luty y Vicho. Todos, personajes interpretados por actores y actrices juveniles que además cantaban y entre quienes muchos luego proyectarían carreras solistas en el pop.

Javiera Abufhele

Cantante y pianista, Javiera Abufhele tiene un ADN enraizado en el jazz y el método de estudio es su herramienta. Sus padres son el guitarrista George Abufhele y la cantante Ana María Meza, quienes fundaron en 1985 la escuela Projazz y promovieron a los primeros alumnos de jazz formados al interior de un aula. El aprendizaje técnico precoz de Javiera Abufhele la llevó a convertirse muy joven en profesora de extensión de Projazz. Fue al mismo tiempo en que comenzó a aparecer como cantante y pianista en los círculos del jazz joven en 2006, integrándose esporádicamente a las noches de swing en el Mesón Nerudiano con el saxofonista alto Alfredo Espinoza y el pianista Giovanni Cultrera y a encabezar su propio cuarteto de jazz y bossa nova inspirado en las interpretaciones de Peggy Lee.

DrefQuila

El año 2013, Claudio Montaño era un reconocido nombre del free style en el rap, se apodaba Dref Killah, y participó en varias competencias internacionales del género. Paulatinamente desde 2015 se concentró en el trap, y desde allí ha dejado marcas en esa historia: sus canciones fueron las primeras en superar el millón de visitas en las plataformas de streaming y fue el primer nombre del género contratado por un sello multinacional, Warner Music, que hacía diez años no reclutaba a un músico chileno: “Él se cree un maleante, con sicarios y gangsters / y que tiene pistolas pa'l drama. / Yo no soy nada de eso, mami, yo soy cantante”, declama en “Olvida el miedo”, alejándose de los parámetros líricos de su género. Con colaboraciones dentro y fuera de Chile, y presente Lollapalooza el año 2019, DrefQuila inscribió su nombre entre los fundadores del trap chileno.

Martina Lluvias

Desde un sur tormentoso y húmedo como el Biobío, en 2014 apareció Martina Montaldo, guitarra en mano y un puñado de bellas canciones tristes e intimistas que entonces comenzó a presentar en los ambientes de la música independiente y cierta tendencia lo-fi con su seudónimo de Martina Lluvias. En un primer período, la cantautora redujo ese proceso creativo y esa estética musical al uso de una voz no entrenada aunque auténtica y la guitarra folk. Más adelante expandió su sonido a través de una banda eléctrica, dadas las necesidades musicales de su cancionero, que ahora la encaminaron hacia un pop de mayor luz, aunque igualmente íntimo. Sus primeros trabajos son los discos EP Las canciones (2014) y Miedo a la oscuridad (2017), editados por el sello Cazador.

Roberto 'Titae' Lindl

Roberto Lindl es un músico referencial. Desde inicios de los '90 e indistintamente en los ámbitos del pop, el rock and roll, el jazz y la música popular urbana. Más allá de su militancia histórica como hombre-eslabón en Los Tres y Ángel Parra Trío, la propia visión de los hechos terminó por delinear en Lindl una evidente personalidad musical. Con el pseudónimo de Titae, siempre pulcramente vestido y tras una gafas de marco grueso, el bajista (o contrabajista, según el caso), llegó a ser una figura autónoma muy por encima de la categoría simple de músico de acompañamiento.