Pop

Diversa por definición, la música pop apela sobre todo a un vínculo con el oyente, por sobre un tipo de sonido o un estilo. Pop como abreviatura de “popular”, esta música tiene como pocas un objetivo, el de generar identificación con la audiencia por medio de ritmos contagiosos, melodías recordables y composiciones de duración ajustada a los estándares de difusión de medios como la radio y la TV y, sobre todo, a los requerimientos de una industria que necesita vender canciones a ese gran público. Como tal, se puede dar con eficacia en los más diversos campos. La Nueva Ola de los años ’60 es una de las primera manifestaciones generacionales de música pop chilena, y desde entonces han continuado en esa senda baladistas y cantantes popularizados por la televisión así como diversos músicos y productores que han aplicado los sonidos del rock o las bases electrónicas a esta música.

Princesa Alba

Con la canción "Mi only one", que fue estrenada en 2017 con un videoclip que se rodó en el Estadio Monumental de Colo Colo, la veinteañera Trinidad Riveros alcanzó enorme presencia en redes sociales como nueva y controvertida figura de la música pop. Con el nombre musical de Princesa Alba recibió, desde luego, intensas críticas pero del mismo modo réditos y presencia en el nuevo panorama del pop de fines de la década. Exponente del trap y con una clara proximidad al pop melódico y los teclados de los '90, fue ungida no solo como "trapstar" sino como un simbólico exponente de la música de la generación millenial. Con influencias declaradas de Rihanna, su primer disco fue un EP de cinco canciones, titulado Del cielo (2018). Ese material fue presentado en Ruidosa Fest, encuentro de música femenina impulsado por Francisca Valenzuela, y que en 2018 contó figuras como Javiera Parra, Camila Gallardo o Dulce y Agraz.

Lulú Jam!

La música de Lulú Jam! puede apreciarse sólo en parte a través de sus discos. Su esencia audiovisual carga a sus shows, coreografías, vestuario y videos con parte importante de sus señas de identidad. Su pop cosmopolita, levantado básicamente sobre secuencias electrónicas y armonías vocales, confunde citas y épocas en un pulso vivísimo concebido para la pista de baile, aunque no exento de emoción íntima. En la discoteca, las canciones de Lulú Jam! serán excusa hedonista; pero también en el dormitorio habrá señas privadas que acompañen la disyuntiva emocional juvenil.

Malibú

Agrupación recordada por sus cuidadas armonizaciones vocales, Malibú integró en una inusual sociedad a funcionarios del Banco Central que, hacia 1974, decidieron profesionalizar su vocación por la música. Fue fundado por Rafael Puentes y desarrolló una carrera de al menos diez años, sustentada sobre todo en su trabajo en vivo, y en frecuentes apariciones en televisión y hasta tres invitaciones al Festival de Viña durante la década de los '70. En 1984, el grupo inició un largo receso reactivado en el año 2004 para explotar el repertorio nostálgico.

Sexual Democracia

En la Universidad Austral y los pubs de la sureña ciudad de Valdivia nació Sexual Democracia, un grupo que desde una plataforma sencilla se convirtió en algún momento en un sorpresivo fenómeno de ventas y difusión, justo cuando la música joven chilena no lograba recuperarse de la caída posterior al llamado boom pop de los años ochenta. Desde entonces, el conjunto se ha mantenido activo, atrayendo hasta hoy a auditores a través de una mezcla musical que combina pachanga, sarcasmo, nostalgia y humor hacia el propio fracaso.

Camila Corte

Camila Corte es una cantante y compositora de canciones pop. Los primeros resultados de ese trabajo están expuestos en el disco autoral Escucha (2010). Iniciada a los quince años como estudiante de canto lírico, tuvo participaciones en el coro de la Universidad Católica del Norte. El año 2004, antes de cumplir los 20 comenzó a ampliar el rango de su canto hacia la música popular, frecuentando principalmente el Club de Jazz de Coquimbo, donde llegó a cantar siendo muy joven. Sus estudios siguieron luego en la Universidad de las Américas junto a maestras como Paquita Rivera y Francesca Ancarola, además del pianista de jazz Mario Feito. Una propuesta amplia incluye canto, piano e incluso danza. Sus escenarios han sido, principalmente, hoteles y casinos, donde expone su dominio de repertorios y estilos, de la bossa nova y el bolero al soul, el R&B y la balada anglo.

Gondwana

La más popular e internacional banda de reggae chilena nació en La Pincoya en 1987, pero debió esperar una década para convertirse en un fenómeno de la música chilena y alcanzar una considerable difusión en Chile y el extranjero. Su alternancia entre la ortodoxia del género, las citas a la cantautoría consciente y el pop de baladas (la más famosa, "Armonía de amor") ha sido en diferentes momentos una fórmula inteligente para su continuidad y difusión. Durante siete años, el grupo tuvo como vocalista a Quique Neira, y consiguió que su salida, en 2003, no disolviera al grupo. La banda mantiene hasta hoy un ritmo continuo de presentaciones; muchas de ellas, en el extranjero. Sus cambios de integrantes son una constante en un grupo que se entiende mejor como un colectivo de género que como una banda de identidad autoral inalterable.

Montgomery

Montgomery fue un grupo de pop rock, cuidadas melodías y parcial acercamiento a la balada latina. Durante sus diez años de trabajo, alcanzaron a publicar un único disco, producido por el prestigioso Carlos Cabezas. Su formación de sexteto se apoyó en una singular combinación de tres guitarras.

Kella Stambuk

Pamela Arriagada Stambuk es una cantante, autora y compositora que desarrolla un pop enérgico y radial, con elementos melódicos del soul y un tratamiento musical con banda rockera. Las primeras canciones que presentó fueron “Corriente de amor” y “Quiero ser”, parte de su primer disco, Corriente de amor (2011) que trabajó con el productor Nicolás Quinteros. En sus inicios fue integrante del grupo de funk y pop Periferia.

Bárbara Lira

Inicialmente formada como cantante pop y R&B, Bárbara Lira debutó como cultora de una música latinoamericana mestiza, en una línea marcada por nombres como Francesca Ancarola o Magdalena Matthey, aunque fue parte de una generación posterior que integran cantantes como Susana Lépez en Concepción o Lorena Gormaz en Santiago. Tras su debut discográfico en 2005, Lira se centró en la docencia del canto.