Pop

Diversa por definición, la música pop apela sobre todo a un vínculo con el oyente, por sobre un tipo de sonido o un estilo. Pop como abreviatura de “popular”, esta música tiene como pocas un objetivo, el de generar identificación con la audiencia por medio de ritmos contagiosos, melodías recordables y composiciones de duración ajustada a los estándares de difusión de medios como la radio y la TV y, sobre todo, a los requerimientos de una industria que necesita vender canciones a ese gran público. Como tal, se puede dar con eficacia en los más diversos campos. La Nueva Ola de los años ’60 es una de las primera manifestaciones generacionales de música pop chilena, y desde entonces han continuado en esa senda baladistas y cantantes popularizados por la televisión así como diversos músicos y productores que han aplicado los sonidos del rock o las bases electrónicas a esta música.

Rubio

Conocida por sus incursiones como baterista de bandas pop como Fármacos (2013) y punk como Miss Garrison (2009), su más visible agrupación, de la que además es cantante, Francisca Straube mantiene un proyecto como solista y experimentadora en el campo del pop, la electrónica y la abstracción musical. Bajo el nombre de Rubio, y también con referentes literales y sónicos como Blonde Redhead y The XX, Straube inició un trabajo con el que se alejó de la batería como instrumento. Así pudo explorar los matices y los bordes de la voz, los sintetizadores, los procesos y los efectos, que la condujeron entonces a una idea de música, performance y tecnologías. Desde esa plataforma elaboró la propuesta para cinco álbumes de corta duración que llevarían como título una letra de la palabra identitaria: Rubio. Junto a Carlos Cabezas como colaborador en 2017 lanzó el primer extended play de la serie, R, con las canciones "Luz" e "Indonesia". Poco después estrenó en Estados Unidos el disco U, con "Las plantas" y "El tesoro".

Constanza Despouy

Evidentes habilidades técnicas en la aproximación a la balada R&B hacen de Constanza Despouy una de las voces fuertes en el arranque de la década de 2010, como la más joven de una partida de solistas afines como Loretto Canales, Carolina Plaza, Martina Lecaros o K-réena. Su disco Atrévete (2010) dio estas señales con canciones como “Di lo que sientes”, “Volver a verte” y “Déjame ir”.

A & P Dúo

Inspirados en la canción melodramática del grupo argentino Pimpinela, a fines de 2009 Ayleen Sánchez y Pablo Carrasco formaron este dúo vocal romántico.

Los Tetas

Los Tetas ha sido cuna no sólo de una apuesta poderosa de funk hecho en Chile, sino también de trayectorias musicales que han aportado a la música local también en otras bandas y proyectos. Gran parte de la historia del grupo se ha escrito fuera del país. Desde que su éxito los hizo considerar la posibilidad cierta de mirar al extranjero, la banda se trasladó por un tiempo a Estados Unidos (en 1999) y desarrolló un circuito de presentaciones también por Perú, Bolivia, Argentina y México. El esfuerzo, que ya hubiese sido llamativo en un grupo multinacional, resultaba doblemente atípico pues gran parte de la trayectoria de Los Tetas fue autogestionada.

Gameover

Gameover es el grupo con más vocación pop del circuito de rock independiente de comienzos de los años ‘00. Iniciados en círculos punk y en torno al pop ingenuo del sello Gatomo, ganaron marcas como su actuación con Stephen Malkmus en el Teatro Novedades en abril de 2002, el clip ‘‘Nuevas formas de resistir’’ (2003) en MTV y sus tres canciones en la película Los debutantes (2003), incluida una versión de ‘‘Creo que te quiero’’, del grupo Nadie en los ‘80.

Paula Lizana

Inicialmente cultora de la canción melódica, la música popular y la bossa nova, Paula Lizana consolidó durante su estada en Francia una mirada mucho más abierta alrededor del canto, que la llevó a proyectarse en la música lírica, la ópera, los coros sinfónicos e incluso como una voz especialista en el campo del teatro musical. Durante su primera vida en Chile, editó el disco Primores (2005), que dio cuenta de esas experiencias tempranas, antes de convertirse en una cantante chilena en Europa.

Bárbara Usagi

Bárbara Usagi es una cantante de j-pop o j-music, estilo que dominó una parte de la escena del pop a partir de canciones cantadas en japonés; sobre todo, a través de aperturas y cierres de series anime. Su veradero nombre es Bárbara Bustamante, y adoptó su pseudónimo del japonés Usagi, uniéndose a una generación de intérpretes chilenas de pop en ese idioma, como Jessica Toledo, Viviana Shieh, Salomé Anjarí o Jennifer Boldt.

Pascuala Ilabaca

Autora, compositora, cantante, acordeonista y pianista, Pascuala Ilabaca ha delineado una de las trayectorias más llamativas entre los músicos chilenos proyectados a otros países en el nuevo siglo. Elementos del folclor de Chile, ritmos latinoamericanos y música de la India son fuentes de su repertorio, difundido por canciones como "Lamenta la canela", "Ay mamita mamita" y "Busco paraíso". Ha publicado en España sus discos Diablo rojo diablo verde (2010), Busco paraíso (2012) y Rey Loj (2015), grabados con su banda Pascuala Ilabaca y Fauna, así como Pascuala canta a Violeta (2008) y Me saco el sombrero (2014), como solista, y desde 2011 ha viajado cada año a Europa en ocho giras por España, Alemania, Francia, Inglaterra y Bélgica.

Compiuters

“Punky rap synthesizers” es el concepto estilístico con que se identifica el cuarteto Compiuters: mezcla de electro, pop y rap tributario de la música sintética de la década de 1980, que recuerda a exponentes locales como Nadie o Aparato Raro y también a extranjeros más nobles como Devo.