Gameover

Gameover es el grupo con más vocación pop del circuito de rock independiente de comienzos de los años ‘00. Iniciados en círculos punk y en torno al pop ingenuo del sello Gatomo, ganaron marcas como su actuación con Stephen Malkmus en el Teatro Novedades en abril de 2002, el clip ‘‘Nuevas formas de resistir’’ (2003) en MTV y sus tres canciones en la película Los debutantes (2003), incluida una versión de ‘‘Creo que te quiero’’, del grupo Nadie en los ‘80.

Leer más

Años

Santiago, 1998 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Gameover

Integrantes

Juan Pablo Sepúlveda, voz y guitarra (1998 - •).
Martín Pérez-Cueto
, bajo (1998 - •).
Germán Acuña
, batería (1998 - •).
Álvaro Torres, guitarra (1998 - 2000).
Omar Van De Wyngard, guitarra (2000 - 2001).
Francisco Bodero, guitarra (2001 - •).

David Ponce

El cantante y guitarrista Juan Pablo Sepúlveda, el bajista Martín Pérez-Cueto y el baterista Germán Acuña han sido los músicos estables. Tras una prehistoria colegial entre 1997 y 1998 bajo el nombre de Los Caszely, Gameover debutó a fines de 1998 en la facultad de Ciencias de la Universidad de Chile. Fogueada en festivales de punk melódico y/o militante, esa época quedó prensada en la cinta Gameover (2000) junto al guitarrista Álvaro Torres. El siguiente disco, Transparente (2001), se oye más melódico con la llegada de un segundo guitarrista, Omar Van De Wyngard, y en el tercero, Bipolar (2002), de grabación aún precaria, afianzan el estilo con Francisco Bodero en reemplazo de los dos anteriores.

Desde su enigmático primer hit independiente, ‘‘Gatosuicida’’, hasta la ingenua ‘‘Creo que te quiero’’, Gameover prefiere letras más emotivas que agresivas, en su mayoría firmadas por Sepúlveda y bien ilustradas en el verso ‘‘Tengo que inventar nuevas formas de resistir’’. ‘‘Hay una cuestión medio ideológica: en el punk te casas con ideas con las que tienes que ser consecuente y responder frente a los demás. Eso no nos representaba mucho’’, dice el cantante. ‘‘Hay discurso en las letras, con la diferencia de que algunas tienen más que ver con metáforas que hay que buscar entre líneas’’, agrega el bajista.

En la batería Gameover mantiene el rápido y preciso pulso de Germán Acuña. ‘‘Igual está la rabia, entre comillas, del punk. Pero más delicada’’, precisa Sepúlveda. ‘‘Es crear magia. Puede ser súper barato, pero en las canciones siempre se busca conmover a la gente. Yo creo que es amor por el pop, no más’’, agrega Pérez-Cueto, cuyo grupo ganó el concurso de nuevas bandas del programa radial ‘‘Super 45’’ (2001) y ha sido comparado con los estadounidenses Superchunk o los argentinos El Otro Yo.

‘‘Puede que resultara parecido porque El Otro Yo son también un poco hardcore y un poco ingenuos y un poco noise. Que es lo mismo que nos gusta a nosotros’’, compara el bajista. A fines de 2003 volvieron a la formación original, después de que Omar Van De Wyngard formara Unapersonahorrible y Parapiso Brillante. Y por cuenta del sello Quemasucabeza, Gameover empezó en 2004 a grabar un nuevo disco, con el detalle de siempre: el nombre no se dice en inglés. Se pronuncia ‘‘gameover’’.

La primera canción original del 2020 de Los Vásquez

Tras presentaciones por streaming y la versión acústica de "Yo te voy a amar", el dúo presentó "Chica del sur". La estrenaron a la antigua, primero en radios, y esta semana en plataformas digitales, junto a lo que ellos llaman "un selfie clip", registrado durante su cuarentena, en el estudio de grabación y en los nevados paisajes cercanos.

Violeta Parra en casa de...

Su concierto y clase magistral sobre folclor campesino chileno realizado ante unos cuantos auditores en la casa del artista Walther Grandjean en Ginebra, será estudiada por el Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares de la Biblioteca Nacional. El audio se puede escuchar aquí.