Tropical

Pocas influencias extranjeras han tenido una presencia tan sostenida y variada en el tiempo como los diversos géneros musicales venidos del Caribe, adoptados por el público chileno como parte de los gustos bailables y la fiesta nacional. Son generaciones de ritmos y de audiencias las que han disfrutado de esta música tropical, desde los años '30 con la guaracha, el cha cha cha y el mambo de las orquestas de los '40 en adelante, y con la explosión en cumbias de los años '60, incluidas todas las transformaciones que ese ritmo colombiano ha experimentado entre sonoras, combos, orquestas y conjuntos, hasta llegar a modas más recientes como la del sound, la música axé, la cumbia villera y el reggaetón. La música tropical ha moldeado la fiesta popular y el baile nacionales por décadas.

Iván Enrique y su Conjunto

Un coro indisputable en la historia de la cumbia chilena es el santo y seña para reconocer a Iván Enrique y su conjunto: el llamado "La gallina no" y el encabezado "No te comas la gallina que pone los huevos de oro". Grabada en 1974, "La gallina" se transformó en uno de los éxitos bailables[...]

Ricardo Arancibia del Canto

Conocido en Chile como el “fantasista del violín” y en diversos escenarios del mundo como el “políglota musical” “el hombre-orquesta” o el “multifacético artista chileno”, por los llamativos espectáculos que ofreció desde 1963, Ricardo Arancibia del Canto fue uno de los músicos más sorprendentes surgidos desde Valparaíso. Creador de piezas como la tonada “Dieciocho sin ti” o la emotiva melodía de violín “Tristeza gitana”, su historia se describe por el más resuelto solismo musical, que lo llevó a dominar la guitarra española, la guitarra hawaiana, el bouzuki, la mandolina, el arpa, la trompeta y el violín.

Tomasa del Real

Valeria Cisternas es Tomasa del Real, bomba nortina del reggaetón y tatuadora que empezó a tener figuración hacia 2015 con canciones como “Préndelo”, "Bonnie n Clyde", "Tu señora" o "Arena modernísima". Tras unos inicios en Iquique con una banda llamada Ponciaoculta, y pasos por Santiago y Buenos Aires, comenzó a escribir canciones y rimas que finalmente tomaron una forma de rap, pop latino y reggaetón, con figuras referenciales en este estilo como Arcángel. Tomó el nombre de Tomasa del apodo que recibía en el colegio y el apellido por el guitarrista de Teleradio Donoso, Martín del Real. En 2016 lanzó su disco Bien y mal, y en 2017 integró el cartel del festival Ruidosa, donde actuaron desde Francisca Valenzuela y Nicole, hasta Natisú, Mariel Mariel y Dadalú.

Moral Distraída

Poco más de cinco años bastaron a este grupo para transformarse en uno de los nombres de mayor arrastre en la música bailable chilena desde 2010 en adelante. Y a diferencia de la mayoría de las bandas de su tiempo, para ese éxito Moral Distraída no apela a la popularidad de la cumbia sino a ritmos centroamericanos como el reggaetón puertorriqueño y la timba cubana. Encabezado por los hermanos Abel y Camilo Zicavo y con diez músicos en escena, el grupo ha actuado en grandes festivales y ha sumado sucesivos éxitos como “Punto final”, “Pégate”, “Hacerlo de día”, “Probarlo todo” y “Canción bonita”, entre otros.

Santa Feria

Santa Feria es parte de una segunda camada de grupos de la llamada “nueva cumbia chilena”, que trajo a una generación de músicos hacia la cumbia, hasta fines de los '90 considerada dominio de las populares sonoras locales. Iniciados con un núcleo de amigos de Ñuñoa, admiradores de la cumbia villera (y de nombres mayores que ellos, como Juana Fe o Chico Trujillo), la banda debutó en 2011 con el disco Le traigo cumbia. Su primer hito de popularidad fue la canción “Sákate 1”. La “cumbia casera”, como les gusta definirse, se ha plasmado una serie de discos y EPs, y con un intenso trabajo en vivo tienen un hito histórico: la única banda de su estilo que ha llenado el Movistar Arena, en agosto de 2016. También presentada como la única palabra de Santaferia, sus letras de amor, de temas sociales y de cómo divertirse han sido el sello de esta agrupación, una de las más populares de la música chilena.

Amerika'n Sound

Hacia finales de los años 90, Amérika'n Sound fue la agrupación chilena que logró mayor reconocimiento entre sus pares a nivel nacional. Originarios de Iquique, desarrollaban la moda electrónica de la cumbia, que se extendía por Argentina, Perú y Bolivia,  y que se emparentaba también con la tecnocumbia mexicana. En 1997 la canción  "Haciendo el amor" alcanzó una inusitada rotación radial y presencia televisiva, al punto que se llamó en en algunos medios como "onda sound" a todo el movimiento de cumbia elelectrónica, que sin duda trascendía a los iquiqueños. Fuente de surgimiento de otros emblemáticos grupos de su estilo como Tró-pika'l Sound (1997) y D' Latin Sound (1999), el grupo ha cambiado varias veces de integrantes,  y desde los años 2000, hay momentos en los que más de un grupo que se presenta como Amerika'n Sound. La situación no les gusta a los músicos, pero ha contribuido a mantener vivo el n0mbre y el legado de la banda.

María Sonora

María Sonora fue un grupo de una carrera parcialmente frustrada (jamás llegó a editarse su único disco) pero que resultó pionero en la integración de ritmos caribeños con códigos hip-hop y electrónicos. Ocupó durante cuatro años a los hermanos María José y Tan Levine, dos músicos de sobra destacados en bandas como Upa, Pinochet Boys y Electrodomésticos.