Chocolate Rodríguez

La música tropical ubica protagonistas en lugares y funciones diversas, y Juan Chocolate Rodríguez se ganó esa figuración merecidamente en el micrófono. Fue desde los años cincuenta voz de la cumbia, la salsa, el bolero y otros ritmos de raíz centroamericana sobre todo como cantante de las orquestas Cubanacán y Ritmo y Juventud.

Fechas

Tocopilla - 16 de mayo de 1936
Santiago - 02 de abril de 2012

Décadas

1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

MusicaPopular.cl

Chocolate fue el segundo cantante tras el peruano Chiquito Macedo en la orquesta Ritmo y Juventud, surgida en 1955 a partir de Los Peniques y dirigida por el pianista Fernando Morello, según consigna el libro Historia social de la música popular en Chile, 1950-1970. Nieto de un portugués de ascendencia africana afincado en Tocopilla —era frecuente que se ignorase su nacimiento en el norte chileno, pues aspecto y ritmo lo cargaban de la presunción de extranjero—, llegó a Santiago en 1957 para actuar primero en la Cubanacán por invitación del director de esa orquesta, Kiko Azúa, cuando el chico necesitaba permiso familiar para moverse, pues tenía sólo 14 años.

Una vez en la capital, antes de grabar, la Orquesta Ritmo y Juventud se había igualmente fascinado con su talento, ofreciéndole mejores perspectivas de trabajo, y motivando su cambio de alianza.

«Chocolate Rodríguez incorporó el concepto de fraseo del bolero a la música de baile, en especial a la guaracha y el chachachá, rompiendo la cuadratura del canto ligado al pulso e introduciendo oscilaciones de tempo y acentos a contratiempo», apuntan González, Rolle y Ohlsen en el citado libro, con ejemplos como las versiones de la guaracha «El chip-chipi» (1959) y de los chachachás del LP Bailemos con Ritmo y Juventud (1957).

Y así recordaba esos años el propio cantante, en entrevista con el colectivo de investigación Tiesos Pero Cumbiancheros:

Las orquestas de antes tocaban de todo, tropical y jazz. Entonces las sonoridades de las orquestas de acá eran muy dúctiles […]. Había cualquier cantidad de trabajo, estaba lleno de locales, el Goyescas, el Nuria, el Waldorf y las orquestas famosas siempre estaban en esos locales. La casa de la Huambaly y Ritmo y Juventud era el Nuria, que quedaba en Agustinas.

Tras la separación del conjunto, en 1969, Chocolate inició una carrera como solista. Siguió presentándose en vivo casi sin interrupciones hasta pasado el año 2000, en hoteles, salones de fiesta y sets de televisión; a veces con conjuntos como los Rumberos del 900 o figuras como el pianista Valentín Trujillo.

Mucho más reciente fue la cuota de exposición adicional que ganó cuando su hijo Juan David Rodríguez figuró entre los cantantes del programa de TV «Rojo – Fama contra fama» y grabó los discos Chocolate (2004) y Vida (2007). Así, ya como «padre de» una nueva estrella del espectáculo murió en Santiago en abril de 2012, luego de dos infartos cerebrales. Sus obituarios lo destacaron como el símbolo de una época extinta de la música de orquestas en Chile.

Canal Magdalena, una década después

Tras la publicación en 2008 del álbum Manual love, una de las bandas que modelaron el pop chileno en la segunda parte de los ’90 apunta a nuevos sonidos. El 27 de julio presentará la canción «V.I.D.A.S» en un concierto en la discoteque Blondie, ahora en formato de trío con Cristián Arroyo, Kamal Lues y Gonzalo Herrera, de regreso al escenario donde debutaron hace dos décadas.

Roli Urzúa: «Fiskales me hace bien»

El bajista y compositor habla del venidero disco de Fiskales Ad-Hok, la banda que cofundó hace más de tres décadas.