Los Trianeros

Los Trianeros es el conjunto de música popular bailable más importante de la austral Región de Magallanes. Se formaron a mediados de los ’60 en Punta Arenas tocando música melódica de moda en la época, e influenciados con la incipiente Nueva Ola, el bolero, el rock and roll y la música tropical que hacía bailar a los chilenos desde los años ’50 con la Orquesta Huambaly. Con su sonido característico basado en la guitarra eléctrica y el órgano Casio, Los Trianeros fueron uno de los principales exponentes de los jóvenes conjuntos que cultivaron la cumbia en esta década, junto a Los Cumaná, Los Bingos y Los Fénix.

Leer más

Años

Punta Arenas, 1964 -

Décadas

1960 |1970 |

Géneros

Los Trianeros

Integrantes

Manuel Toro, guitarra
Humberto Leiva, guitarra y bajo
Nélson López, voz
Víctor Soto, teclados
Carlos Velázquez, percusiones

Otros músicos
Mario Urrutia,
Enrique Mancilla, batería
Pedro Cuevas, guitarra
Patricio Moraga,
Germán Castro,
Santiago Álvarez,
Tito Díaz,

Colectivo de Investigación Tiesos pero Cumbiancheros

Según plantea el locutor radial Juan Miranda, el Festival Folclórico de la Patagonia fue muy importante para el desarrollo de la música popular en Magallanes, pues a partir de ese acontecimiento comenzó a gestarse un movimiento musical juvenil, en colegios, liceos y universidades, que se fue sumando a la Nueva Ola, al Neofolklore y a la Nueva Canción Chilena. El grupo Los del Estrecho obtuvo el tercer lugar la primera versión de este festival. Dos de sus integrantes, Humberto Leiva y Julio Uribe, formarían luego Los Trianeros.


Hacia una cumbia austral

Motivados por la convocatoria de la popular Radio Polar de Punta Arenas, que buscaba al grupo orquestal más destacado de Magallanes, Humberto Leiva y Julio Uribe se proponen armar un grupo de música bailable y forman así Los Trianeros. Los primeros integrantes fueron Humberto Leiva (bajo), Julio Uribe (guitarra), Ernesto Márquez (piano), Enrique Mansilla (batería) y Mario Urrutia (cantante). En 1966 ganaron el concurso de esta emisora, como el mejor conjunto de música popular bailablen, lo que les permite presentarse en Radio Minería en Santiago. Al volver a Punta Arenas, Los Trianeros comenzaron a tocar música tropical de manera más exclusiva, animando las fiestas más grandes de Punta Arenas.

Al poco tiempo, Mario Urrutia se radicó en Argentina y el conjunto se quedó sin cantante. Enrique Mancilla también retiró y en su reemplazo ingresó Manuel Muñoz como baterista. A partir de entonces, Los Trianeros hacen bailar al público austral con música instrumental acompañados con coros. Algunos de los locales en los que se presentaban Los Trianeros fueron el Hotel Cabo de Hornos, especialmente en las fiestas de Año Nuevo, el Club Pesca y Caza, el Club Croata, la Séptima Compañía, el Club Prat, el Centro Español, el Acenap. El grupo también tocó regularmente en localidades de Río Gallegos, Río Grande y Comodoro, en el lado argentino.

En 1971, el cuarteto viajó a Santiago para grabar su primer disco de 45 rpm para el sello Odeón. El hombre de radio Alfonso Cárcamo, quien gestó la iniciativa para que el grupo pudiera grabar en ese reconocido sello, sugirió al conjunto versionar en ritmo de cumbia el himno “Punta Arenas”, de José Bohr.  Al grabar la primera sesión, Jorge Oñate, director artístico del sello, les recomendó incluir los coros del grupo femenino Las Monedas para apoyar las voces, algo opacas, de Los Trianeros. Así el grupo sumaría un grueso público a nivel nacional. El single fue éxito de ventas para Odeón.

Gracias al éxito de la cumbia “Punta Arenas”, Oñate invitó a Los Trianeros a grabar un primer longplay: Bailando de sur a norte con Los Trianeros (1972). Tal fue el éxito que luego editaron el disco Los Trianeros (1973), donde grabaron no solo música tropical, sino también bailables de tango y rock. De este LP se destaca la composición original “Cumbia alegre”. Ese mismo año el grupo tenía planeado grabar un tercer disco, pero a raíz del Golpe de Estado del 11 de septiembre los planes se interrumpieron. Los Trianeros siguieron tocando en Magallanes durante los años siguientes en las famosas fiestas “de toque a toque”, y compartieron escenario con Giolito y su Combo en Punta Arenas.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.