2010

2010

Fernando Raín

Fernando Raín Aqueveque es un guitarrista de jazz y fusiones, que a la matriz pura del jazz y sus transformaciones en los tiempos actuales le ha incorporado una serie de elementos y aspectos de las músicas latinoamericanas. Oriundo de Coronel, es otro nombre de la significativa gestación de músicos de jazz del Biobío. Con estudios en la Escuela Moderna de Música, ha sido principalmente sideman, junto a las cantantes Bernardita Fiorentino, Nicole Bunout, Daniela Vivar, Andrea Gutiérrez, el contrabajista Juan Villarroel o el bajista Matías Martinoli. Además, a fines de los años '10, lideró un trío de jazz contemporáneo junto a Pablo Vidal (contrabajo) y Cristóbal Massis (batería).

Alexis Venegas

Para hablar del grupo de artistas reconocibles dentro de la llamada "novísima canción chilena", el nombre de Alexis Venegas es ineludible. Su carrera como cantautor comenzó en 1988 al ganar el Festival Víctor Jara con “Posiblemente la verdad”. Ésa fue la cuarta canción que había compuesto hasta entonces y la primera de su autoría que se oyó a través de la banda FM en la desaparecida radio Umbral.

Upa

Valioso emblema del pop trabajado en Chile durante los años ochenta, Upa! logró no sólo demostrar mayor valor artístico que muchas de las bandas que compitieron con ellos durante el llamado boom de la época, sino también establecerse como referente de un modo de composición de inequívoco espíritu urbano. Con canciones como "Ella llora", "Cuando vuelvas" y "La bamba", fueron uno de los grupos más populares de esa década. A diferencia de Los Prisioneros, el grupo optó por alusiones sociales sutiles, aunque también críticas, inspiradas en parte por la new-wave inglesa y con timbres novedosos, como el saxo de Sebastián Piga. Su planteamiento intentó mantenerse fiel a tres principios autoestablecidos: «Tocar bien, cantar inteligente y tener un estilo personal», en sus palabras. Luego de un largo receso, la banda volvió a los escenarios y la publicación discográfica a fines de los años noventa, y casi con su misma formación original. Desde entonces han estado ofreciendo presentaciones periódicas, distanciadas cada vez más por las actividades paralelas de cada integrante.

La Reina Morsa

Un "pop sesentero" es lo que definió el sonido del dúo Reina Morsa, que el año 2009 armaron dos músicos del sur: Vicky Cordero, Punta Arenas y Mico Rubilar, de Los Ángeles, y que ese mismo año debutó con un EP que le permitió abrir sus primeros circuitos en vivo. Dos discos siguieron a ese debut, que la crítica calificó alguna como "melodías felices con líricas tristes", y que tuvo bastante difusión de algunas canciones, como "Navegar" o "Fiesta pequeña". El año 2013, cuando ya eran un cuarteto, terminaron con su historia. Vicky Cordero se incorporó a varios proyectos, entre ellos el grupo Slowkiss como bajista, y también inició un camino solista pop presentándose como Círculo Polar, mientras que Mico formó el trío Medio Hermano.

Verónica González

Iniciada espontáneamente en el Canto Nuevo de los ’80, Verónica González no fue una figura habitual en aquellos circuitos de música, poesía y protesta política y social como sus contemporáneas Isabel Aldunate, Cristina González o Rosario Salas. Sus permanentes viajes la ubicaron como una artista de paso por Chile, y fue la influencia de muchos sonidos la que determinó su lugar en la música: una exponente de la world music en Alemania, su lugar de residencia.

Catalina Claro

La música instrumental fue punto de partida y punto de llegada de Catalina Claro, una promisoria concertista de piano especialista en Mozart y compositora de música incidental, música funcional y orquestadora. Pero a la hora de desarrollar una historia discográfica, estos métodos quedaron supeditados al peso de la canción pop. Catalina Claro fue parte de un proceso de mezclas y fusiones que después de mucho camino recorrido desembocaron en un álbum como Canto por si acaso (2008), con melodía, ritmo, estrofa y estribillo.

Calila Lila

Una propuesta de canto, cueca y teatro mantiene en marcha el grupo Calila Lila, formado en la comuna capitalina de Cerrillos por un grupo de cantoras que hicieron escuela y sus primeras armas como asiduas de La Casa de la Cueca, sede de Pepe Fuentes y María Esther Zamora, y en cantos a la rueda del barrio Yungay. Como colectivo de cantoras y actrices, Calila Lila incorpora cuecas propias a su repertorio, instrumentación con guitarra, piano, contrabajo y pandero, y una protagónica prsencia de personajes teatrales que definen como figurines: La Jefa, aguerrida comadrona de burdel, y Don Rosa, farrero sin culpas y habitual anfitrión de las fiestas. En 2015 grabaron la cueca “Animita de colores”. La voz "calila" es una deformación del concepto de algo "que tiene calidad", muy utilizado por los viejos cantores de cueca brava.

Sebastián Duplaquet

Entre una masiva comparecencia de guitarristas de jazz durante el inicio de la década de 2000, pocos solistas tuvieron la agudeza para tratar temáticas sobre el jazz contemporáneo con tal ponderancia y buen gusto como lo hizo Sebastián Duplaquet, nacido en 1968, uno de los mayores de toda esta camada de jóvenes solistas (Esteban Sumar, Armando Ulloa, Cristóbal Menares, Nicolás Vera). Posiblemente su aproximación a la guitarra clásica y el repertorio barroco de Bach que interpretó largamente como concertista lo hayan delineado como un músico mucho más pensante y sobrio, que desbordante en la performance.

Bahía Inútil

El proyecto musical liderado por la destacada actriz y dramaturga Manuela Infante es Bahía Inútil. El grupo tomó forma con la grabación de su primer disco, en un estudio casero, montado por los músicos en una casa de Punta Arenas durante el verano del 2011. Allí registraron un puñado de canciones de tono melancólico, todas cantadas en inglés (Manuela Infante vivió su parte de infancia en Canadá), y que contaron con la producción de Fernando Milagros, parte del grupo hasta el año 2014.

Jorge Delaselva

Músicos, productor y profesor, Jorge Del Campo es un nombre recurrente en otros proyectos musicales, varios de ellos vinculados al hip hop. Pero su trabajo con Pedropiedra y su rol de bajista en la banda de Jorge González, desde el año 2012, son sus caminos más estables, y que han amparado su debut solista, que el 2013 se plasmó en el disco Seguirán ahí.