Rock

Con más de cinco décadas de vida cumplidas a escala mundial y con la guitarra eléctrica como su arma predilecta de sonido, el rock es casi igual de antiguo desde su primera adopción en Chile a mediados de los años ’50, y ha descrito una de las evoluciones más múltiples de la música popular local. Imitado al comienzo, chilenizado en parte por la Nueva Ola, transformado en himno nacional para el Mundial de 1962, puesto al día por jóvenes airados a fines de los ’60, revolucionado por toda una nueva generación hippie y telúrica a comienzos de los ’70, aguerrido bajo la dictadura, agitado por la new wave a mediados de los ’80 y abierto hacia formas como el punk, el metal, el reggae o el pop, la música rock se ha multiplicado en un sinnúmero de nombres y tendencias desde los años ’90 hasta la actualidad.

Las Jonathan

Formadas de las cenizas de Día Catorce, uno de los primeros grupos chilenos que tomó la influencia del movimiento de riot grrrls norteamericano, Las Jonathan son una de las bandas más representativas de la camada de bandas de punk rock femenino surgidas con el cambio de milenio, y que integran bandas como Lilits, Golden Baba y Vaso de Leche. Con letras que hablan de verdades simples, y cultoras de un sonido despojado de todo virtuosismo, el trío ha compartido cartel con varios de los nombres de la nueva escena rock chilena (Guiso, Griz, Matorral) destacando como uno de los proyectos más activos y persistentes.

Juan Ayala

Voz, rostro, y figura referencial del grupo Juana Fe, que integró desde 2004 y tras diez años al frente, dejó para emprender un proyecto como cantor en solitario. Durante 2010, en una estadía en México, comenzó a mostrar sus primeras canciones propias en paralelo a sus trabajo con Juana Fe. En 2014 presentó su primer disco personal, Santo y seña, que tuvo varios temas sonando en radios, como "Dos veredas", donde lo acompaña el músico argentino Kevin Johansen, y "Tanta música". En el disco siguió y amplió los ritmos que distinguieron su paso por Juana Fe. El año 2017, Ayala realizó un adelantó de su siguiente álbum, que se iría a titular La semilla, con una canción política: "El gatillo".

Motemey

Que no se confunda. Motemey es el grito del viejo y tradicional vendedor de mote de maíz, que en las cálidas tardes de verano y en las frías noches de invierno, indistintamente, recorre las calles de Chile entregando su producto. Sin embargo, el bautizo de esta banda tiene algo de eso. Reivindicar un oficio casi perdido en el tiempo es parte de la propuesta de una de las agrupaciones más antiguas de la música de fusión local, que junto a Los Jaivas, Congreso y los Blops, dan la partida a un movimiento musical remontado a principios de los años '70 en Valparaíso y la capital.

Daniel Chiang

Desde la guitarra eléctrica y el rock-pop, Daniel Chiang apareció en una escena indepedendiente como cantautor con material como "Renacer" y "Letras por pistolas", primeros resultados de un trabajo de composición que lo llevó a grabar un álbum debut con el sello Pez Records y la mirada del productor Christian Gálvez, músico de jazz que ha colaborado con Chiang. Con estudios tempranos en el Conservatorio de la Universidad de Chile, y luego de música en la Escuela Moderna de Música y de sonido el Uniacc, Chiang viajó a la escuela de Berklee, en Boston. Sus discos son Letras por pistolas (2011) y Géminis (2016), que presentó singles como "Tus trampas" y "Mucho que dejar". En el intertanto de ambos títulos, grabó un álbum en directo con material propio en versiones acústicas y eléctricas con banda, y ya en 2019 Chiang anunciaba un tercer disco de estudio con la canción "Nos volvemos a encontrar", producida por Leo García.

Ramires!

Hay grupos que necesitan discos conceptuales y obras completas para expresar una idea: con Ramires! una canción todo terreno basta. Esa canción se llama "El rock de los muertos" y su letra mutante les permite al mismo tiempo saludar a Jimi Hendrix, Bon Scott, Brian Jones y otros cadáveres ilustres del rock, y mantener actualizada la lista de bares, subterráneos y antros donde el grupo ha actuado. Todo está resuelto en el coro "También he tocado en lugares peores / Pero de mi lado estaban las canciones / Y cuando me muera no quiero ir al cielo / Al infierno voy".

Cristóbal Briceño

Si se considera su trabajo simultáneo en al menos tres bandas sumado a sus discos solistas, Cristóbal Briceño merece el título del más prolífico de los cantautores de su generación. Su plataforma más vistosa es la que desde 2011 mantiene en el grupo Ases Falsos, pero sus canciones se han repartido también en trabajos de Fother Muckers, Los Mil Jinetes, Cristóbal Briceño y La Estrella Solitaria, Las Chaquetas Amarillas y Dúo Niágara. Y hay más. Hábil en la conducción melódica sobre guitarra, su estilo como letrista incluye la doble observación social y sentimental de su entorno.

Destrucción Mac’s

A comienzos de 1971, el guitarrista Sergio del Río finalizaba su banda Largo y Tendido en Estados Unidos para comenzar una nueva agrupación junto al bajista Carlos Mac-Iver y el baterista Erick Franklin, dos viejos amigos que respondieron al su llamado y que en ese momento estaban radicados en Italia.

Perno

Lalo Ibeas (de Chancho en Piedra) y Matías Astudillo (de La Horda) eran amigos y jugadores de videojuegos, y en ese contexto concibieron Perno. El año 2013 compusieron una veintena de canciones con temáticas y melodías de juegos, películas de ciencia ficción y comics, y al año siguiente se presentaron como un dúo.  Bases electrónicas y la voz de Lalo fueron el sello de su sonido, que mostraron varias veces en vivo y que plasmaron en un único disco 2 players. Canciones como “Rally X”, “Amo del disfraz”, “Nerd o geek”, “Novio robot” o “Dios es cuico”, que ellos definieron como “rock electronerd” desde el 2016 se presentaron en formato de banda de rock, con otros tres músicos como soporte, pero desde ese año han mostrado muy poca actividad.

Soul Robots

El cantante, guitarrista y también periodista Andrés Cúneo Kroneberg es el músico detrás de Soul Robots, proyecto solista que inició hacia 2010, con una serie de canciones pop y rock que estrenó en el EP de cinco piezas Grandes éxitos desconocidos (2015). Cúneo ha abrazado una estética musical que encuentra referencias en el pop del argentino Gustavo Cerati, incorporando elementos de la música electrónica a un contexto de guitarras eléctricas, además de un trabajo especial en el estudio de grabación para un cancionero alimentado por letras de atmósferas existencialistas. Distribuido y viralizado a través de las vías digitales, sus canciones más escuchadas durante su primer período fueron “Nómadas”, “Fiesta circunlunar” y “Serotonina“.