Rock

Con más de cinco décadas de vida cumplidas a escala mundial y con la guitarra eléctrica como su arma predilecta de sonido, el rock es casi igual de antiguo desde su primera adopción en Chile a mediados de los años ’50, y ha descrito una de las evoluciones más múltiples de la música popular local. Imitado al comienzo, chilenizado en parte por la Nueva Ola, transformado en himno nacional para el Mundial de 1962, puesto al día por jóvenes airados a fines de los ’60, revolucionado por toda una nueva generación hippie y telúrica a comienzos de los ’70, aguerrido bajo la dictadura, agitado por la new wave a mediados de los ’80 y abierto hacia formas como el punk, el metal, el reggae o el pop, la música rock se ha multiplicado en un sinnúmero de nombres y tendencias desde los años ’90 hasta la actualidad.

Spiral Vortex

Spiral Vortex inventó con precisión el concepto para definirse: “rock psicodélico-campestre”. Lo de campestre es por su origen, ya que sus dos hermanos fundadores – Cristián y Maximiliano Aylwin- son de Huelquén, una pequeña localidad rural cercana a Buin. Y lo de psicodélico es lo que distingue su sonido, sus influencias y su espíritu: Sintetizadores y guitarras eléctricas en una propuesta que en su biografía oficial llaman “fractálica y lisérgica”. Con formación de quinteto (aunque en algunos momentos el guitarrista Ismael Miranda se ha restado) la banda (cuyo  nombre proviene de un concepto matemático) partió tocando en raves y festivales electrónicos, pero el 2012 lo suyo ya se trataba de canciones. Un rock de sonido y lírica psicodélica, cantado en inglés y español, y con un cuidado trabajo visual, son los sellos de Spiral Vortex, que ya se acera a los diez años de historia, y que tiene un activo circuito en vivo en varias partes de Chile.

Papanegro

Cuando pagaron su primera sala de ensayo en 1998, los músicos de Papanegro dieron inicio a una historia que a pesar de fundarse en el funk trata incesantemente de despegarse de las etiquetas. En los discos Superactivo (2003), Compacto (2005) y 7 (2007) han dispuesto una especie de post funk con sección de metales y un sello musical propio, que incluye acid jazz y rock en proporciones iguales. Con esos elementos se han convertido en un referente de la música de raíz funk, parte de una generación que incluye a Chancho en Piedra (1993), Los Tetas (1994), Mamma Soul (1998), Raiza (2000) y Funk Attack (2004).

Zambrano

Álvaro Zambrano es un guitarrista que se formó en la escuela del rock, con Alejandro Silva como maestro. Fue parte de la banda de Pancho Rojas cuando se disolvió Mandrácula, y luego cumplió ese rol en el grupo Julio Pino, donde se acercó a la fusión y al pop. Pero el 2013 inauguró su carrera solista, a través del Sello Azul de la SCD, y con un regular ritmo de presentaciones en vivo hoy canta sus propias canciones, que él mismo ha catalogado como folk-rock.

El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco

Canciones emotivas y cantadas con voces a veces desgarradas, delicados pasajes instrumentales y un permanente espíritu juvenil son ejes a partir de los cuales escuchar a El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco, parte de la camada de bandas surgida a mediados de la década de 2010 en Santiago.

Rodriguistas

Rodriguistas es el nombre musical de Arturo Rodríguez, guitarrista y compositor cuyo trabajo se mueve entre el rock, la raíz de la “invasión británica”, la experimentación sonora y la raíz folclórica latinoamericana. Ha participado en proyectos que abarcan desde el post punk de Yeti (2002-07) y el pop-rock de Jirafa Ardiendo (2006-09) hasta el dúo de bossa nova que mantuvo junto a la cantante Francisca Santa María, con quien fue finalista del concurso "Chile canta Brasil" (2005).

Teleradio Donoso

Por su efectivo sonido y bien acabadas canciones, hacia 2006 Teleradio Donoso se convirtió en una de las más comentadas bandas del circuito independiente capitalino. La buena impresión hacia sus shows apuró el trayecto de su difusión, reforzada más tarde por sus impecables grabaciones y bien pensados singles. En el flujo de la mejor tradición pop, el grupo fue levantando un sonido de vínculo férreo con la melodía y la calidez de muy diversos referentes, sobre todo soul y tecnopop.

Icalma

En menos de diez años, el músico chileno Philippe Boisier abrazó el rock de tintes góticos junto a Luna In Caelo, el punk delirante de Pánico, y el flujo electrónico-experimental de Mambotaxi. Pero fue en Icalma, un proyecto estrenado en el 2002 como un dúo chileno-francés, donde su criterio musical resultó más dirigido y autónomo. Icalma ha pasado por diversas etapas e integrantes, manteniendo siempre a Boisier como guía y conceptualizador, y una misma característica de ambientaciones electrónicas mínimas, austeras y evocadoras.