Dogma

Durante los años 90, Dogma fue una de las bandas más activas y profesionales del circuito metalero chileno. Su nombre corresponde a una sigla: Dynamic Overproduced Groove Metal Art, y su huella no dejó indiferente a los seguidores locales del género. Elogiados por el excelente nivel técnico de sus músicos y registros, Dogma persistió por más de una década en una trayectoria de frecuentes conciertos y grabaciones.

Leer más

Años

Santiago, 1994 - 2005

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Dogma

Integrantes

Gabriel Almazán, voz y guitarra (1994 - 2004).
Mauricio Romero, guitarra (1994 - 1995).
Gustavo Caballo Romero, bajo (1994 - 1995).
Sebastián Chupete Rojas, batería (1994 - 2005).
Lucas Yaksic, guitarra (1995 - 1997 / 1999 - 2004).
Sandro Trabuco, bajo (1995 - 2000).
Pablo Ortiz, guitarra (1997 - 1999).
Leo Henríquez, bajo (2000 - 2005).
Daniel Duarte, voz y guitarra (2004 - 2005).
Javier Basinno, guitarra (2004).
Fernando Kähz, guitarra (2004 - 2005).

Carlos Costas

Inicios y teloneos
La primera formación estable del grupo data de mayo de 1994. Dogma nació de la unión del guitarrista y vocalista Gabriel Almazán y el baterista Sebastián Chupete Rojas (Los Mox). A ellos se sumaron el bajista Gustavo Caballo Romero (Boa) y el guitarrista Mauricio Romero. Con esta formación grabaron un primer demo con tres temas, Truth without question. El despegue se produjo con la entrada del guitarrista Lucas Yaksic y el bajista Sandro Trabuco. Con ellos sumaron experiencia, tocando en el circuito under santiaguino, hasta que fueron invitados a telonear el primer show en Chile del grupo argentino A.N.I.M.A.L.

Pronto surgió la oportunidad de editar un primer disco. Improve the silence (1997) incluía once temas cantados en inglés, y además de buenas críticas en medios especializados consiguió cierta difusión en el programa "Headbangers", de MTV Latino. Se destacó el single "Demandess", que fue además el primer videoclip de la banda. Pese a la difusión, desde un primer momento el grupo debió soportar los cuestionamientos por el estilo de su vocalista, a quien se le reprochaba su gran parecido con el de James Hetfield, de Metallica.

La etapa de mayor exposición de Dogma vino de la mano de su segundo álbum, $uperfix (2000). El álbum incluía catorce canciones, entre ellas un remake del clásico "Runaway". La versión obtuvo gran difusión en radios juveniles y cadenas de videomúsica, y generó cierta controversia al interior del mundillo metalero por la participación en coros (y también en el videoclip del tema) de Elisa Montes, una de las tres integrantes del grupo pop Supernova. Pese a ello, el álbum significó un paso adelante para Dogma en materia de producción y sonido.

$uperfix fue promocionado fuertemente en vivo por el grupo. Más tarde, integraron una de esas canciones, "Mental breakdown", a la banda sonora del filme chileno Ángel negro. Por esa misma época, Dogma fue elegido por el sello norteamericano Progressive Arts Music para formar parte del álbum The loudest times... An 80's metal tribute, álbum internacional en el cual incluyeron una versión para el tema de Metallica "Ride the lightning".

Primeras grabaciones en español
A fines del 2000, el bajista Sandro Trabuco abandonó la banda, y su lugar fue ocupado por Leo Henríquez, quien pasó al poco tiempo de suplente a miembro estable. Con él se grabó un tercer álbum, Disco inferno (2002), en el cual la banda reunió temas inéditos y registros en vivo (como su participación en el duodécimo aniversario de radio Futuro, en el teatro Providencia, en donde fueron elegidos como el grupo más popular según los auditores), además de algún tema de su primera época y covers para "Hound dog", canción popularizada por Elvis Presley, y "Prófugos", de Soda Stereo. Era la primera vez que el grupo grababa en español.

Un nuevo aporte para una banda sonora de una película de Jorge Olguín (esta vez, Sangre eterna), y algunas giras por Argentina y ciudades de provincia marcaron un período de transición para la banda, que a comienzos del 2004 sorprendió a sus seguidores con un nuevo disco de estudio, esta vez cantando temas en español.

Volviendo a su estilo más oscuro y pesado, el cuarteto integrado por Almazán, Yaksic, Henríquez y Rojas publicó Manifesto, un disco que en cierta forma marcaba también una despedida, pues al poco andar el guitarrista y cantante Gabriel Almazán (de profesión ingeniero) viajó por motivos laborales a Estados Unidos. En su reemplazo llegó Daniel Duarte, quien pese a su entrega no logró convencer a los seguidores. No pasaron muchos meses y Dogma sufrió una segunda partida, esta vez del guitarrista Lucas Yaksic, quien también viajó a Estados Unidos para trabajar en un disco solista. Primero Javier Basinno (del grupo de hard rock Farenheit) y luego el joven guitarrista Fernando Kähz fueron sus reemplazantes.

Para 2005 el futuro de Dogma se veía incierto y terminó con el anuncio de su disolución. En diciembre de ese año el grupo realizó una serie de conciertos de despedida junto a Gabriel Almazán (quien más tarde viajaría a California, Estados Unidos) y Lucas Yaksic, al mismo tiempo que Sebastián Chupete Rojas, baterista y único integrante original aún en el grupo, anunció que al poco tiempo viajaría a Europa para probar suerte en la exigente escena metalera de Suecia. Desde allá envió el primer disco de su proyecto Terminal Prospect. Lucas Yaksic ha seguido trabajando junto a un grupo rock con su nombre.

Un patrimonio que cumple medio siglo

Desde 1970, el Archivo de Música de la Biblioteca Nacional resguarda partituras, manuscritos, documentos personales, grabaciones, piezas gráficas y una multitud de objetos relacionados con la creación realizada en el país. En octubre festejan sus 50 años con el IV Encuentro Iberoamericano de Archivos Musicales y Sonoros. La programación, acá.

Leo Saavedra confinado

A cinco años de su debut como solista, el ex vocalista de Primavera de Praga presenta su segundo disco, Operación ballena, con ocho canciones compuestas y grabadas durante la cuarentena obligada por el nuevo coronavirus.