Matías Riquelme

Cellista, compositor, improvisador, pero ante todo un músico experimental, desde Francia y desde España Matías Riquelme ha sido cultor de una música moderna y subterránea, llevada a cabo en solitario pero también a través de distintos ensambles que ha dirigido, como Cellp, proyecto que abordó el jazz, la electrónica, el rock, la música docta y la música improvisada en diversas dimensiones.

Fechas

Santiago - 25 de marzo de 1983

Décadas

2000 |2010 |2020 |

Géneros

Riquelme estudió cello clásico con Francisco Pino Kokich entre 2000 y 2005, período en el cual fue integrante de la Orquesta Sinfónica Juvenil. Hijo del baterista de jazz latinoamericano Alejandro Mota Riquelme, también grabó en el disco Al cielo dare mis quejas (2002). En 2005 se trasladó a Francia para continuar sus estudios en el Conservatorio de Pantin, con la maestra Ophelie Gaillard. Poco a poco fue orientándose a los lenguajes modernos de jazz, y tomó clases con Pierre Blanchard, violinista de jazz y antigo alumno de Stephane Grappelli. Del mismo modo estudió composición contemporánea con André Bon, a su vez alumno de Messiaen, e improvisación con el cellista Vincent Courtois.

Con nuevos recursos, Riquelme entró de lleno en la experimentación, reuniendo un cuarteto con cello acústico y eléctrico, saxofón, computadores y batería: su primer trabajo es Synapse (2014). Más adelante, ya instalado en Bilbao desde 2017, realizó sesiones de improvisación libre como las que aparecen en los álbumes Winterdays (2018), La rastres (2018) y La trahison des mots (2020), con su cello y el saxofón alto del español Fernando Ulzión. Riquelme ha grabado además Europa en discos de los chilenos Diana Rojas y Mario Hurtado, y ha realizado colaboraciones con otros músicos de la órbita de la música latinoamericana como Mariela González, Simón González y Marcelo Vergara, entre otros.