Alejandro 'Mota' Riquelme

Alejandro Mota Riquelme confirma la historia fuerte de los músicos de Concepción y en su caso viene a remarcar una línea de bateristas de jazz que se han redirigido hacia nuevos destinos musicales conforme avanzaron los tiempos: desde Waldo Cáceres y más tarde Alejandro Espinosa, hasta Moncho Pérez y Pancho Molina. Riquelme ha sido un exponente de esta contemporaneidad de la música, con instrucción clásica, inspiración jazzística y una proyección latinoamericanista.

Fechas

Concepción - 01 de enero de 1956

Décadas

1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Durante el tiempo en que estudiaba Percusión Sinfónica en el Conservatorio de la Universidad de Concepción, hacia 1974, ingresó como baterista a su primer conjunto de música contemporánea, con otros jóvenes solistas: Marlon Romero (piano), Edgardo Riquelme (guitarra) y Sebastián Fuenzalida (bajo). El proyecto se llamó Cuarteto de Música Moderna, y para el repertorio original Riquelme realizó una serie de primeras composiciones en el campo del jazz rock. El conjunto marcó un momento dentro de los círculos universitarios penquistas.

En paralelo, y hasta 1980, Riquelme se incorporó como percusionista a la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción, y alentó sus múltiples iniciativas tocando con el Grupo de Experimentación Instrumental (GEI), agrupación que interpretaba material latinoamericanista de Inti-Illimani, además con el grupo Trilogía, junto a los hermanos jazzistas Moncho Romero y Marlon Romero.

Ritmos y arreglos
En 1981, Riquelme se trasladó Santiago para continuar su trabajo en la música. Así se conectó con el frente de solistas de la fusión y la vanguardia de la época, como el saxofonista Raúl López el guitarrista Antonio Restucci o el bajista Antonio Sánchez. Como baterista, entre 1986 y 1988 integró la primera formación del conjunto escuela del jazz moderno chileno Nexus (de Patricio Ramírez). Al mismo tiempo se incorporó al pionero elenco de salsa, con el cantante Manuel Araya, conocido como La Banda. Para este conjunto escribió arreglos y grabó el disco Salsa (1988).

La inspiración afrolatina se instaló en Riquelme como músico de percusiones y parches. Así lideró un sexteto de latin jazz que revisaba standards clásicos del jazz desde esa perspectiva, y que contó con la colaboración de una serie de músicos como Daniel Lencina, Cristián Cuturrufo, Rodrigo Vásquez y Gustavo Bosch. El elenco actuó en Club de Jazz, la Maestra Vida y el Festival de Jazz de Tongoy, una de las principales citas musicales en los tiempos de la transición. Desde entonces, Riquelme se convirtió en sideman, colaborador y arreglador musical.

En Alemania trabajó con el cantautor penquista Pablo Ardouin y grabó su disco Perfecto amor (1999). Poco después escribió en Frankfurt algunos de sus más importantes arreglos para el disco Censurado (2001), de la agrupación alemana Tango Efusión, donde el propio Ardouin puso la voz. A su regreso a Chile, grabó el disco de tonadas recopiladas Al cielo daré mis quejas, donde fue orquestador y baterista y donde contó con la participación de su hijo, el cellista Matías Riquelme.

Músicxs de Chile: conversaciones y conciertos

El colectivo inició sus actividades con una versión de "El derecho de vivir en paz" y sigue el pulso de las manifestaciones. Luego de una conversación sobre la Constitución con el abogado Fernando Atria, sumaron un encuentro con el filósofo Gastón Soublette. Los registros de sus acciones, acá. 

Entre Tongoy y Los Vilos

El trompetista de jazz nacido en Coquimbo vuelve musicalmente al Norte Chico a través de Socos, disco que publica en vinilo como una retrospectiva de sus primeros tiempos en la música.