Inti-Illimani
Foto: Antonio Larrea

Discos

Inti-Illimani

Con más de tres décadas de trabajo en la música de raíz latinoamericana, con fuertes influencias de Europa y del folclor más profundo de Chile, Inti-Illimani es una escuela de sonido y ética para la cultura local. Si bien el conjunto se formó en 1967 para dar vida a un repertorio de orientación andina, su larga trayectoria, su paso por el exilio en Europa y las incesantes búsquedas de sus músicos lo han convertido en un espacio de creación y evolución sonora de las más trascendentes. Hoy existen dos grupos que usan el nombre de Inti-Illimani, que —al margen del conflicto que pueda existir entre ambos— mantienen un regular y saludable trabajo musical.

Leer más

Años

Santiago, 1967 -

Décadas

1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |

Géneros

Inti-Illimani_18

Integrantes

Horacio Salinas, dirección, voz y guitarra (1967 – 2001)
Jorge Coulon, voz y guitarra (1967 – •)
Horacio Durán, voz y charango (1967 – 2004)
Max Berrú, voz y bombo (1967 – 1997)
Pedro Yáñez, voz y guitarra (1967 – 1968)
Ernesto Pérez de Arce, voz y quena (1968 – 1973)
Homero Altamirano, voz y quena (1968 – 1969)
José Miguel Camus, quena (1972 – 1978)
José Seves, voz, guitarra y percusión (1973 – 1998)
Marcelo Coulon, voz, guitarra, quena y flauta dulce (1978 – •)
Jorge Ball, voz (1982 – 1984 / 1998 – 2000)
Renato Freyggang, voz y saxo (1984 – 1995)
Pedro Villagra, voz, saxo y flautas (1995 – 1998)
Efrén Viera, voz, clarinete y percusión (1995 – •)
Daniel Cantillana, voz, guitarra y violín (1998 – •)
Manuel Meriño, voz y guitarra (2001 – •)
Christian González, voz, guitarra y flauta (2001 – •)
Juan Flores, voz, charango, cajón peruano, quena y zampoña (2002 – •)
César Jara, voz y guitarra (2005 – •)

Gabriela Bade

El paso de los años hizo que Inti-Illimani creciera desde las canciones a voz, quena y guitarra, hasta obras capaces de evocar paisajes de latitudes diversas, gracias a la variedad de instrumentos que el grupo llegó a dominar e incluir en su repertorio. Desde el contrabajo al cajón peruano, y desde la flauta traversa al violín, el conjunto es una de las agrupaciones más coloridas y polifacéticas de la musica popular chilena.

En 1967 Inti-Illimani ya encontró a cuatro de sus seis músicos más estables. Los primeros tres fueron Horacio Durán, Jorge Coulon y Max Berrú para, meses más tarde, sumarse Horacio Salinas. Luego se incorporarían José Seves y Marcelo Coulon, con los que se armó la formación más histórica del conjunto.

Con más de 40 años, eso sí, la lista de ex integrantes es larga y ya incluye a varios de su fundadores. Hoy ese núcleo está dividido en dos grupos de igual nombre, pero con un funcionamiento y un trabajo artístico completamente separado: Inti-Illimani ® e Inti-Illimani Histórico.

inti01 318

Foto:

El amanecer: cóndores del sol
En el origen, Inti-Illimani fue un grupo que nació en la Universidad Técnica de Chile estimulado por el proceso de reformas políticas y sociales de fines de los años ’60 y comienzos de los ’70 en Chile. El conjunto quería ser reflejo de las transformaciones y su música rápidamente evidenció un alejamiento respecto de las formas de música popular más comerciales. La búsqueda llevó a Inti-Illimani a tocar mucho en vivo, dentro y fuera de Chile, antes de ingresar a un estudio de grabación.

El año de su creación, el guitarrista Eulogio Dávalos, los bautizó con el nombre que los haría mundialmente conocidos: en lengua aymara, “cóndores del sol”.

Antes de su primer LP, Inti-Illimani (1969), editaron un par de singles en el que también dieron cuenta de sus preocupaciones sociales. Esas primeras canciones fueron “Cueca de la CUT”, de Héctor Pavez, “Zamba de los humildes”, “Juanito Laguna” y “Huajra”. Luego, en 1969, hicieron su primer disco completo para el sello Dicap, de las Juventudes Comunistas, y al año siguiente grabaron otro disco del mismo nombre, pero para Odeon. Para cada sello Inti-Illimani aportó repertorios distintos, pues Odeon desde siempre prefirió contenidos menos políticos que Dicap. Para esta Discoteca del Cantar Popular, en tanto, el conjunto grabó en 1970 el Canto al programa, un trabajo completamente proselitista, pues daba cuenta del programa de gobierno de la Unidad Popular, en esos días en campaña para llegar a la presidencia en la figura de Salvador Allende.

inti03 318

Foto:

En 1971 el grupo grabó el disco Autores chilenos, donde reconocen a Violeta Parra y Víctor Jara, entre otros autores. En 1972, y compenetrados del espíritu de la Unidad Popular de divulgar músicas originalmente elitistas, grabaron la cantata Canto para una semilla con música del compositor docto Luis Advis , quien había iniciado el cruce entre la academia y el mundo de la música popular, y la voz de Isabel Parra. Odeon seguía por el otro lado registrando el repertorio más claramente folclórico del conjunto en dos volúmenes llamados Canto de pueblos andinos. Fueron los últimos momentos del conjunto en su país.

El exilio: Chile resistencia
El golpe de Estado del 11 de septiembre encontró al grupo de gira por Europa. Inti-Illimani comenzó entonces un largo exilio en Italia. Desde allí el conjunto hizo un incesante trabajo por la resistencia a la dictadura militar y se abocó a la edición constante de discos, regrabando buena parte de las canciones incluídas en su discografía chilena. En octubre de 1973 ya habían publicado el primero: Viva Chile!. En algo más de media hora el conjunto concentra, así, los títulos más significativos de su historia previa al exilio: “La fiesta de San Benito”, “Rin del angelito”, la “Canción del poder popular” y “Venceremos”, entre otros.

La estructura del disco, como lo demostró el tiempo, quería explicitar el profundo compromiso de Inti-lllimani con sus tres pilares: la justicia social, la cultura popular latinoamericana y el arte. Objetivo que, como carta de presentación, permitió al grupo ocupar un sitio privilegiado de respeto y reconocimiento público en su nuevo lugar de residencia. Como consecuencia de esta popularidad, Italia se convertiría luego en tierra fértil para generar un masivo movimiento de solidaridad con Chile.

Buena parte de este éxito se debió a “Alturas”, un tema instrumental compuesto por Horacio Salinas que llegó a los primeros lugares de los rankings italianos e incluso fue la cortina de un programa radial de mucha audiencia: “L’Altro suono”.

inti02 318

Foto:

Como protagonista de la Nueva Canción Chilena, Inti-Illimani hizo en su segunda grabación italiana la presentación formal de esta escuela. El disco La Nueva Canción Chilena fue registrado en Milán en marzo de 1974 y consecuentemente con su título, incluyó canciones de los autores fundacionales del movimiento: Violeta Parra, Víctor Jara, Sergio Ortega (otro compositor docto) y Patricio Manns entre otros. El disco incorporó además la versión más famosa del himno “El pueblo unido”, de Ortega, grabada originalmente por Quilapayún.

En 1975 el conjunto decidió mostrar sus propias composiciones. Una larga tradición como intérpretes dio paso a una de creadores, cuestión que es evidente en su cuarta grabación italiana, Hacia la libertad, donde cinco de las diez canciones del álbum son de su autoría.

En 1977 grabaron Chile resistencia, en un momento en que el conjunto comenzó a aceptar la idea de que el exilio sería más largo que lo imaginado. Por lo tanto, son canciones cruzadas por la angustia de una situación que se agudizaba y que en Chile tomaba la forma más violenta a manos de la represión ejercida por la dictadura militar. Dos años más tarde y con el exilio convertido recién tras seis años de permanencia en Italia en una situación que comenzaba a ser definitiva, Inti-Illimani se embarcó en el sueño del regreso. Fruto de la combinación de la música de Horacio Salinas y la letra de Patricio Manns, la nostalgia por el país hizo germinar una de las más bellas canciones del conjunto: “Vuelvo”.

Traído especialmente desde París, donde el escritor y músico chileno vivía su exilio, en media hora logró plasmar el sentimiento de los miles de chilenos y latinoamericanos que hacían de la nostalgia por sus países una causa común en Europa y otras partes del mundo.

Esta suerte de dimensión continental que abarcó Manns con sus versos sirvió al conjunto para pensar en un disco que incluyera la musicalización de otros poetas latinos. Este es el punto de partida de Canción para matar una culebra, que incluye textos de Nicolás Guillén, una canción en quechua de Zenobio Dagha, canciones del folclor mexicano y venezolano y, por cierto, Patricio Manns y Víctor Jara. La instrumentalización crece y se incorpora el cajón peruano, en el futuro importante sello de percusión de su sonido.

En 1981 Inti-Illimani produjo Palimpsesto, su primer disco con acento de italiano. Aquí Horacio Salinas se atreve con “El mercado de Testaccio”: “Fue mi testimonio del amor compartido por el lugar en que se vive y la nostalgia por la tierra que no se tiene”, explica el autor. Esa imagen atraviesa toda esta grabación.

inti04 318

Foto:

Tres años después apareció Imaginación, la primera antología de la música instrumental del conjunto hasta entonces. Todas las imágenes borradas por el exilio y reconstruidas por la música están en estos 16 temas que, además de ser los más representativos de esta parte del repertorio, evidencian la madurez que el conjunto había alcanzado en sus más de quince años de trayectoria.

Circunstancialmente, este trabajo marcó el comienzo de una nueva etapa: la digital. Grabado prácticamente en vivo en un estudio alemán, Imaginación es el primer álbum del conjunto en el que hay un especial énfasis en lo técnico. De hecho es el primer disco compacto en la historia del grupo. El productor Alfredo Troncoso, quien se encargaba de las giras del grupo por Alemania, sugirió hacer un álbum que aprovechara la nueva tecnología para obtener un sonido a la altura de la calidad musical del conjunto y que destacara principalmente la vertiente instrumental del repertorio, para efectos de consolidar a Inti-Illimani como una orquesta latinoamericana. Por la ausencia de letras, este álbum permitió el acceso lento y paulatino del conjunto al mercado chileno por la vía formal. De la etapa italiana, este debe ser el primero de los discos más escuchados de Inti-Illimani en Chile antes de su regreso en 1988.

Antes estuvo el disco De canto y baile, donde el grupo retomó sus búsquedas previas entre autores latinoamericanos de diversos orígenes. Guillén, Manns y otros convergen otra vez en un disco de los chilenos. “Cántiga de la memoria rota” y “Cándidos” son algunos de sus títulos. Pero quizás el más recordado de este álbum es el instrumental “Bailando, bailando” de Salinas, recordada como cortina radial en la desaparecida radio Umbral chilena.

Reconocidos internacionalmente como uno de los grupos multiinstrumentales de mayor calidad en el ámbito de lo que más tarde se conocería como world music, Inti-Illimani era un nombre importante no sólo para los latinoamericanos, sino además para la comunidad de músicos en general.

El retorno: sin pedir perdón ni olvido
Éste es el punto de partida de la relación que el conjunto y, particularmente Horacio Salinas, desarrollaría con otros dos grandes guitarristas de peso internacional: el español Paco Peña y el australiano-inglés, John Williams. De una serie de encuentros en homenajes a Víctor Jara hechos en Londres surgió la idea definitiva de grabar algo juntos. Para fin de 1985 decidieron hacer un concierto en el que coincidieran los tres, lo que dio por resultado el disco Fragmentos de un sueño, uno de los trabajos mejor criticados de Inti-Illimani. Tanto que la reunión con Peña y Williams volverá a repetirse en el tiempo en otro disco (Leyenda, 1990) y en una serie de conciertos que se repiten tanto como las agendas y los proyectos de cada músico lo permitan.

Leyenda es el disco de la transición. Es la primera publicación del grupo después del fin del exilio en 1988 y se trata del registro en vivo de los conciertos que la tríada Inti-Illimani, junto a John Williams y Paco Peña hizo los días 30 y 31 de enero de 1990 en el Teatro Philarmonie en Colonia, Alemania. Tal como se dio en Fragmentos de un sueño, el foco está especialmente puesto en el lado instrumental del repertorio del conjunto.

Tras su aterrizaje en Chile en septiembre de 1988, en un arribo acompañado de miles de chilenos en el camino del aeropuerto a Santiago y un concierto multitudinario junto a los también retornados Illapu, en la población La Bandera, Inti-Illimani comenzó su reincorporación a la vida nacional. Una actividad liberada a las emociones del reencuentro que se tomó unos tres años en asentar y tomar forma definida en el siguiente disco del grupo, Andadas (1993).

inti05 318

Foto: EMI

Como venía anunciándose en los últimos álbumes de la era italiana del conjunto, la protesta de los primeros años del exilio fue dando espacio a melodías que se alejaron de lo político y acentuaron la melancolía del destierro. Aunque para el año 1992, fecha de la grabación de Andadas, el grupo disfrutaba de su regreso, todavía estaban muy presentes la angustia y el dolor del exilio, sentimientos que Horacio Salinas y Patricio Manns supieron transformar en una de las canciones más importantes del retorno: “El equipaje del destierro”.

En 1996, Inti-Illimani vivió el momento más exitoso de su regreso a Chile con su disco Arriesgaré la piel. Este trabajo lleva de regreso al grupo a canciones tradicionales latinoamericanas, como rancheras, boleros y son cubano. Salinas, director artístico del conjunto, ha dicho para entonces que los prejuicios fueron cayendo y que estilos tal vez un poco menospreciados como ésos fueron revalorados por ellos. El disco vendió más de quince mil unidades —curiosamente todo un récord en el mercado local para el conjunto—, y tuvo exitosas presentaciones en vivo. Para esta grabación se incorporó el cubano Efrén Viera, contratado originalmente para adiestrar en las percusiones afrocubanas a Pedro Villagra. De los músicos de la actual formación, Viera llegó a ser el más “histórico” entre los “nuevos”.

El intenso ajetreo y las giras internacionales (viajando desde Chile) comenzaron a agrietar al grupo lenta y paulatinamente desde el año siguiente, 1997, con la partida de uno de los fundadores: el ecuatoriano Max Berrú. Al año siguiente lo imitó José Seves, por lo que el conjunto perdió a dos de sus voces más reconocibles (sin contar el aporte instrumental de Seves). Eso implicó una apertura de Inti-Illimani hacia músicos jóvenes que fueron cambiando la textura a su sonido.

Para hacer el siguiente álbum, Amar de nuevo, también de canciones tradicionales, con boleros y otros ritmos latinoamericanos, se incorporaron Daniel Cantillana y el venezolano Jorge Ball, que había sido parte del conjunto a fines de los ’70. Pero Ball no duraría mucho y ya para el siguiente, La rosa de los vientos (1999), dejó la formación de manera definitiva. Ese disco, además, fue una obra con orquesta y coro hecha por encargo para el Jamboree Mundial scout que se hizo en Chile el año 1998.

El quiebre: Inti Histórico, Inti Nuevo
Casi inmediatamente después y como consecuencia inevitable de La rosa de los vientos, apareció Sinfónico (1999), un volumen donde Inti-Illimani recrea sus temas más importantes a toda orquesta (interpretados por la Orquesta Clásica de la Universidad de Santiago) y con arreglos de José Miguel Tobar y Roberto de Simone.

Inti Historico y Nuevo

Fotos: Marlene Bergamo / Archivo Inti-Illimani

En el verano del año 2001, Inti-Illimani decidió hacer un recuento de su carrera en vivo con la participación de varios de sus ex integrantes. Un concierto hecho en la Quinta Vergara en Viña del Mar dio pie a la mirada antológica del conjunto que, además, para la ocasión revivió sus ponchos y las camisas color amaranto. Como resultado de esa cita aparece el disco Antología en vivo: dos volúmenes con toda la historia de Inti-Illimani y con un gran éxito en las ventas.

Tras ese álbum Inti-Illimani tendría que asumir un nuevo proceso creativo, para retomar al oficio de componer canciones. Pero en el proceso se dio una discusión interna que terminó con la salida del director artístico, Horacio Salinas, compositor de la mayoría de sus canciones. Como respuesta a esta deserción, el grupo se rearmó con el guitarrista Manuel Meriño (proveneniente del grupo Entrama), que no sólo reemplazó a Salinas en la interpretación y dirección musical, sino que además se puso a componer. Además llegaron nombres nuevos como el multiintrumentista Juan Flores (con una trayectoria larga en la música de raíz folclórica: Arak-Pacha, Illapu, Huara, Sol y Lluvia) o el flautista Christian González (ex Coré).

Al tiempo apareció el disco Lugares comunes (2002), que dio continuidad al proyecto también en vivo, pues Inti-Illimani mantuvo su ritmo de giras locales e internacionales. De la formación original ya sólo quedaban tres músicos: los hermanos Marcelo y Jorge Coulon y el charanguista Horacio Durán.

En el verano de 2004 y tras actuar en el Festival de Viña del Mar, esa tríada volvió a mermar, con el retiro de Durán. Esta partida detonó la crisis más importante en la historia del conjunto. En junio de 2004 Horacio Salinas anunció la reagrupación de tres de los ex Inti-Illimani históricos: él, además de Durán y Seves. Juntos, más la participación de Camilo Salinas (ex organista de Los Tres y Pettinellis) Fernando Julio (bajista de Javiera y Los Imposibles) y Jorge Ball (en su tercer período con el conjunto), generaron una formación paralela de Inti-Illimani que debutó públicamente el 15 de agosto en un concierto en Valparaíso, junto a Quilapayún, también reagrupado.

Luego los conciertos se repitieron en Buenos Aires y en tres noches en el Estadio Víctor Jara los días 20, 21 y 22 de agosto. El revuelo causado por la noticia ha producido el desencuentro más profundo entre las dos facciones del grupo, prometiendo acciones legales y judiciales en torno al uso del nombre Inti-Illimani. Mientras eso se resuelve, ambos conjuntos seguían su actividad en forma paralela tras un arbitraje respetado a veces más, a veces menos: Inti-Illimani Histórico e Inti-Illimani ®.

En el comienzo de 2006, el arbitraje fue desconocido legalmente y la facción de los hermanos Coulon logró publicar Pequeño mundo (2006), el álbum que había quedado entrampado en medio del conflicto. Esta vez el grupo incorporó el símbolo R, de “marca registrada” para sellar su opción por un Inti-Illimani modernizado muy cercano a nuevas sonoridades y mezclas de la fusión latinoamericana.

Sobre el final de ese mismo año, la facción de Horacio Salinas -el Inti-Illimani Histórico– editó el álbum Esencial como un respaldo a la historia íntima del grupo en cuanto a las composiciones y su tratamiento. En ambos álbumes participó con textos y música una figura que incluso los integrantes de ambas líneas consideraron superior a todo conflicto: Patricio Manns.

Hoy ambas agrupaciones escriben su historia por separado, manteniendo cada una su propia forma de llevar el patrimonio y la actividad artística del grupo. Con distinta intensidad, siguen editando discos y presentándose en vivo dentro y fuera de Chile.

En sonido e imagen: Napalé pasa revista a su historia

En concierto gratuito, el grupo estrena el sábado 16 de diciembre el primer DVD de sus 35 años: Migraciones. “Este viaje pretende comunicar a nuestros oyentes y espectadores con parte de nuestra historia musical, humana y política”, dice su director, Ernesto Pérez.

Crónica sonora de Valparaíso

Nacido en el cerro Cordillera, Carlos Carstens refiere una memoria vívida del puerto principal en su recién lanzado libro “Valparaíso, Cerro Cordillera. Crónicas de ensueño”.