Fusión latinoamericana

Más un instinto que un estilo, más una tendencia múltiple que un movimiento formal, la fusión latinoamericana es una expresión que permite designar los diversos resultados que generaciones de creadores, músicos y grupos chilenos han obtenido durante cinco décadas a partir del cruce entre las ricas fuentes de la música del continente adoptadas en Chile. Como método y espíritu tiene una genealogía que puede remontarse a los intentos de folclor panamericanista previos al Neofolklore de los ’60, y que luego pasa por la fusión de conjuntos de la Nueva Canción Chilena, se mezcla con el instinto del rock y llega hasta compositores, intérpretes y conjuntos de la actualidad, abiertos al jazz, la música basileña y las raíces europeas.

Álvaro Bello

En el triángulo de nuevos guitarristas de jazz que despuntaron al finalizar los '80, en comparación con Ángel Parra (hijo) y Pedro Rodríguez, el vértice menos recurrente para el público nacional tuvo a Álvaro Bello como figura. El solista chileno hizo su carrera largamente en París, ciudad en la que se radicó desde 1991 y desde la que logró sus mejores momentos como sideman y en el liderazgo de sus propios proyectos jazzísticos.

Alianza

Dos hombres de la diáspora de exiliados desplegada tras la dictadura chilena coinciden en Alianza, un sexteto formado en Inglaterra en 1992 y constituido en mitades iguales por músicos ingleses y chilenos. Steve Knightley, Phil Beer y Dave Townsend junto a Sergio Ávila, Mauricio Venegas y Vladimir Vega dieron forma durante dos años a este grupo, que grabó un disco antes de que Venegas y Vega siguieran caminos propios mientras Knightley y Beer consolidaron su dúo Show of Hands, formado en 1991.

Gabriel Reyes

El jazz contemporáneo, la raíz brasileña y otras variables de fusión latinoamericana han determinado los lenguajes de la fina guitarra de Gabriel Reyes, quien pertenece a una generación de solistas que aparecieron en la primera mitad de los años 2000: Cristóbal Menares, Nicolás Vera, Sebastián Prado, Armando Ulloa, Nicolás Yankovic o Gabriel Feller, con quien colideró un poderoso cuarteto post-bop a dos guitarras eléctricas. Su trabajo de creación de obras para ensamble de jazz moderno desembocó tiempo después, con el disco Trébol (2008), que Reyes editó con el sello Vértice Records.

Sol y Medianoche

Sol y Medianoche es uno de los primeros grupos que se atrevieron a recrear el legado del canto popular dejado por Violeta Parra en clave rockera y pesada. Si Los Jaivas, Blops y Congreso lo hicieron comenzando la década de los '70 con canciones originales y fusionando instrumentos andinos con eléctricos, Sol y Medianoche lo hizo a comienzos de los '80, poniendo rock a las bellas y sentidas composiciones de la creadora de "Gracias a la vida" y "Volver a los 17".

Verónica González

Iniciada espontáneamente en el Canto Nuevo de los ’80, Verónica González no fue una figura habitual en aquellos circuitos de música, poesía y protesta política y social como sus contemporáneas Isabel Aldunate, Cristina González o Rosario Salas. Sus permanentes viajes la ubicaron como una artista de paso por Chile, y fue la influencia de muchos sonidos la que determinó su lugar en la música: una exponente de la world music en Alemania, su lugar de residencia.

Gabriel Parra

Gabriel Parra nunca fue un baterista convencional, y por eso su muerte se define hasta hoy como un golpe irreparable para la biografía de Los Jaivas. Por técnica, carisma, liderazgo y creatividad, el músico se convirtió en uno de los pilares de la creación popular chilena, y el impacto ante su talento cundió varias veces entre especialistas extranjeros. Incontables instrumentistas jóvenes locales aseguran haber decidido su vocación luego de ver en vivo la fuerza incombustible del que es considerado, casi sin disidencia, el mejor baterista de nuestra historia. Cada 25 de julio —su nacimiento— se conmemora el Día del Baterista y Percusionista Chileno.

Cecilia Echenique

Entre las intérpretes chilenas, Cecilia Echenique es una de las más versátiles en repertorio y, en consecuencia, la que mantiene mayor vigencia gracias a los procesos de búsqueda que ha hecho durante el tiempo. Su carrera, marcada por sus diez años como integrante del grupo de música infantil Mazapán, ha sabido buscar caminos de desarrollo en ámbitos casi opuestos; desde la música de inspiración religiosa, hasta un sensual registro con clásicos de Brasil.

Newen Afrobeat

Considerada la primera orquesta de afrobeat chilena, Newen Afrobeat se formó en torno al compositor y cantante Nicolás Urbina (quien había integrado además el grupo Abya Yala), y desarrolló una música inspirada en el nigeriano Fela Kuti, precursor y punto de partida de esta corriente que desde los años '70 definió parte de una nueva música afro.