Nexus
Foto: Archivo del Club de Jazz

Discos

Nexus

Nexus es el estandarte del modernismo jazzístico en Chile, desde mediados de los ’80. El más longevo y, por cierto, único en su especie en un ecosistema donde prácticamente todas las agrupaciones que sobrevivieron a más de una década durante los difíciles años para la música chilena, estaban alineados en la tradición del jazz de Nueva Orleans, Chicago y París: La Retaguardia Jazz Band (1958), los Santiago Stompers (1965) y los Santiago Hot Club (1987). Los fundadores de Nexus, Patricio Ramírez (saxo alto) y Carlos Vera (vibráfono), observaban atentos las enseñanzas del jazz clásico que, por cierto, conocían bien, pero estaban inspirados por otras columnas musicales como el bop y el cool. Y así dirigieron sus acciones sobre la factoría de talentos llamada Nexus.

Leer más

Años

Santiago, 1986 - 2012

Décadas

1980 |1990 |2000 |

Géneros

Nexus

Integrantes

Patricio Ramírez, saxo alto (1986 – 2012)
Carlos Vera, vibráfono (1986 – 2012)
Jorge Rocha, contrabajo (1986 – 2012)
Alejandro Mota Riquelme, batería (1986 – 1988)
Ernesto Holman, bajo (1987)
Alejandro Reid, percusión (1988 – 1992)
Óscar Carrasco, batería (1988 – 1990)
Pedro Rodríguez, guitarra (1989 – 1990 / 1994 – 1995 / 1998)
Cristóbal Rojas, batería (1990 – 1992)
Álvaro Bello, guitarra (1990)
Álvaro Pastel Asela, guitarra (1991 – 1992)
Carlos Silva, piano (1993 – 1994)
Moncho Pérez, batería (1993 – 1994)
Alejandro Finkelstein, guitarra (1995)
Pablo Vergara, piano (1995)
Nelson Oliva, batería (1996)
Carmen Paz Kuki González, piano (1996 – 1998)
Andy Baeza, batería (1998 – 2000)
Jaime Pinto, piano (1999 – 2001)
Cristián Santis, piano (2001 – 2002)
Felipe Candia, batería (2001 – 2005)
Sebastián Duplaquet, guitarra (2002 – 2012)
Dieter Schmigelok, batería (2006 – 2012)

Iñigo Díaz

A mediados de los ’80, Ramírez y Vera actuaban en el cuarteto bop Conexión. Pronto se unieron al contrabajista Jorge Rocha (alumno de los talleres iniciales de Roberto Lecaros) y al baterista Alejandro Mota Riquelme para formar un ensamble con la misma estructura de aquel anterior conjunto. Ramírez tenía inclinación por los altoístas de la costa oeste como Bud Shank o Paul Desmond, mientras que Vera, que había sido formado por Guillermo Rifo, gustaba de los modernos vibrafonistas bop Milt Jackson y Bobby Hutcherson.

Como ex solista del Nahuel Jazz Quartet, Ramírez era el jazzista con más larga trayectoria entre ellos y se transformó en la cara visible del grupo. A su costado estaría el versátil Vera, quien había tocado música de cámara y fusión latinoamericana con el Sexteto Hindemith 76 y lideraba el Grupo de Percusión UC. Rocha, a la larga, se transformaría en el tercer hombre clave del ensamble durante 20 años.

El buque-escuela y sus jóvenes jazzistas
Y a pesar de que en dos décadas de trayectoria jamás ingresó al estudio para grabar discos, el ensamble jazzístico Nexus se convirtió históricamente en una plataforma de lanzamientos para una gran comunidad de músicos desde 1986, tal como ocurriera posteriormente con el grupo Los Titulares. Nexus experimentó una rotativa de solistas muy diversos que le han impregnado al conjunto matices y personalidades sonoras de toda línea. Ejemplos: los pianistas Carlos Silva, Carmen Paz Kuki González o Pablo Vergara, los guitarristas Pedro Rodríguez, Álvaro Pastel Asela o Sebastián Duplaquet, y los bateristas Cristóbal Rojas, Moncho Pérez, Andy Baeza o Felipe Candia.

Originalmente como cuarteto y luego en sus muy variadas formaciones de quinteto y sexteto, Nexus dio curso a estas líneas estilísticas, llegando incluso a grabar un videoclip a fines de los ’80 con la pieza «Canción para Maura», un chachachá escrito por el saxofonista cubano Paquito D’Rivera. Durante esos años actuó sistemáticamente en espacios jazzísticos como L’Atelier, el Club de Jazz y La Calle del Delfín Verde, así como en distintas versiones del Festival de Jazz de Tongoy (integrando en 1987 a un recién llegado de la escena neoyorquina Ernesto Holman, en el bajo eléctrico) y en encuentros musicales que lo trasladaron hasta Punta Arenas.

Hacia mediados de los ’90 Nexus ya estaba consolidado como uno de los más contundentes proyectos de jazz straight ahead hecho en Chile. En esa época destaca uno de los períodos más importantes de su historia, con las incorporaciones en 1993 del pianista Carlos Silva (pronto a integrarse a Los Titulares) y el baterista Moncho Pérez (luego formaría en el Ángel Parra Trío).

El quinteto tomó así una total línea acústica post-bop, una magnífica forma conjunta y sintonía como pocas veces logró alcanzar. En 1997 la banda grabó una sesión libre en el Club de Jazz, integrando a la única mujer en su historia, la pianista Carmen Paz Kuki González, y a un Andy Baeza que ya se establecía como la alternativa a Pancho Molina en la batería. En adelante siguieron incorporándose músicos a sus filas, quienes le dieron a Nexus rostros diversos. Junto a Ramírez, Vera y Rocha formaron entonces los pianistas Jaime Pinto (proveniente de la Los Andes Big Band y líder del New Jazz Trío ) y Cristián Santis (de la Big Band UC ), así como luego lo harían sus más nuevos integrantes, y el guitarrista Sebastián Duplaquet (en 2002) y el baterista alemán Dieter Zipper Schmigelok (en 2006). El grupo terminó su historia paulatinamente entre 2011 y 2012.

Dos pájaras de un tiro

Natalia Contesse y Javiera Bobadilla, más conocida en los círculos musicales como La Pájara, comparten escenario con nuevo material de cantautoría que cruza el folclor y las músicas del mundo con la trova y el pop. Este viernes 18 de octubre ponen música al ciclo «Nosotras que nos queremos tanto», en la Sala SCD Egaña.

Milagros al escenario

Fernando Milagros acaba de lanzar el tercer sencillo de su disco Serpiente: «Antirevolución», que canta junto a la trapera Catana. El disco se lanza el 1 de noviembre, pero este miércoles se adelanta en el Teatro Nescafé.