Electrónica

Desde los experimentos en laboratorios de sonido por compositores venidos de la academia en los años ’50 hasta la extendida escena de DJs y músicos que trabajan en diversas vertientes en nuestros días, la música electrónica ha sido uno de los campos más múltiples de las últimas décadas. Alojada primero en los círculos doctos pasó a la música popular con el empleo de los primeros sintetizadores análogos aplicados a la música pop y rock en los años ’70, y luego ha viajado a través de los grupos «tecno» o «tecnopop» de los ’80, las precursoras fiestas con DJs de fines de esa década y un horizonte de músicos y productores que desde los años ’90 en adelante han multiplicado sus posibilidades. Entre la música más bailable y la más experimental, la electrónica se ha visto reforzada con el inicio de los sellos en Internet o netlabels que desde 2003 se han identificado sobre todo con esta música.

Atom Heart

El nombre de Uwe Schmidt excede con creces la escena chilena, y sus múltiples seudónimos deben pesquisarse no sólo en su natal Alemania, sino en cada foco significativo para la música electrónica global; de Tokio a Nueva York, de Buenos Aires a Goa. Pero el hecho de que Schmidt haya fijado residencia en Santiago de Chile (en 1997, y en parte por el nacimiento de su hija junto a la tecladista chilena Cecilia Aguayo) lo convierte en un referente cercano, que además no ha cesado de establecer vínculos de trabajo con músicos locales.

Compiuters

“Punky rap synthesizers” es el concepto estilístico con que se identifica el cuarteto Compiuters: mezcla de electro, pop y rap tributario de la música sintética de la década de 1980, que recuerda a exponentes locales como Nadie o Aparato Raro y también a extranjeros más nobles como Devo.

Violeta

La música de Violeta es puro pop. No podía ser de otra manera, si su música ha surgido casi completamente de Liverpool donde ha vivido por una década especializándose en Estudios de Música Popular. Violeta asistía a las fiestas organizadas por Hive Collective en esa ciudad, donde se montaban shows de electrónica con DJs locales.

Ricardo Villalobos

En capitales de la música electrónica como Londres, Berlín o Ibiza, la fecha que Ricardo Villalobos eligió para lanzar su primer disco es como cualquier otra: un 18 de septiembre. Pero para él fue un guiño. Aunque establecido en Alemania desde 1973, Villalobos es chileno e integra la comunidad de músicos que, nacidos o iniciados en este país, han ganado el reconocimiento de la audiencia internacional.

Florencia Lira

Pese a que su debut, cuando tenía veinte años, la puso en el mapa de una electrónica independiente, en el transcurso de su primera época creativa Florencia Lira se instaló en otro planisferio musical, como compositora, autora, cantante, experimentadora e incluso educadora, con la experiencia que tuvo con niños en etapa preescolar y sobre todo con el descubrimiento de la poesía de una maestra como Gabriela Mistral. Florencia Lira llevó esas vivencias al aplaudido disco La caminante (2016), que vino a cerrar un ciclo personal.

Rock Hudson

Cultores de lo que alguna vez llegó a rotularse como "electrónica orgánica", los nombres detrás de Rock Hudson le han dado a esta banda una categoría diferente, gracias a música hecha con las propias manos, por sobre el trabajo de generación de sonidos digitales, beats y muestras de cut-and-paste. El grupo se ha impuesto una activa agenda en vivo, que refuerza su vocación por los formatos propios y amplios de la música popular, y ha logrado por ello una difusión superior a la habitual en el género electrónico.

Bipolar

Bipolar fue la sociedad de dos músicos chilenos que hacia el año 2002 comenzaron a trabajar juntos en Barcelona, ciudad a la cual ambos se habían mudado en diferentes momentos para desarrollar de mejor modo su afición por la electrónica. Miguel Conejeros (ex Pinochet Boys y ex Parkinson) llegó a esa ciudad catalana ya con dos publicaciones editadas de su proyecto Fiat600, y descubrió en Pablo Maco Mellado un compañero de estimulante perspectiva creativa. Ambos trabajaron un primer álbum, publicado el año 2002 bajo el título Bipolar. Viajaron por parte de España y por el sur de Francia para mostrarlo en vivo. Ese mismo año aparecieron dos de sus temas en el compilado Fueradeserie!, coordinado por el DJ chileno Men-T-Zero. Entre sus pocas presentaciones en Santiago de Chile se cuenta la que el dúo ofreció en agosto del año 2004 en la sala Master, y exactos cuatro años más tarde en el encuentro Vector.

Baradit

Felipe Baradit Stevenson es uno de los gestores del prolífico sello Epa Sonidos, activo desde 2001 en Valparaíso y con internet como medio de expresión sin fronteras para una amplia oferta independiente; asociable, sobre todo, a la experimentación electrónica. Sus primeras composiciones datan de 1999, cuando el porteño ya se interesaba en los discos de Nine Inch Nails y Aphex Twin y «eran muy pocos los que conocían los computadores para componer». Su trabajo desde entonces lo ha ido acercando a lo que él mismo define como un ambient experimental, siempre influenciado por el paisaje a su alrededor y plasmado hasta ahora en más de una decena de discos.

Luciano

Lucien Nicolet estampó su primera firma en graffitis callejeros de Santiago de Chile, cuando su nombre, a mediados de los años '90, era DJ Magi-k. Luego, hacia fines de la década, ganaría su segundo alias en Europa para volverse uno de los productores y DJs chilenos activos en el circuito electrónico internacional, donde hoy es reconocido por igual como Lucien Nicolet, Luciano o Lucien 'n' Luciano.

Aves de Chile

Antes de formar parte del primer grupo del cantante Gepe en 2004 y de iniciar incluso el colectivo y sello disquero Jacobino Discos, Aves de Chile fue el dúo que conformaron Pablo Flores y Sebastián Sampieri, también conocidos como Namm y Farabeuf, para experimentar con sonidos acústicos y tratamientos electrónicos. Una sola grabación casera, publicada en formato de diskette y luego reeditada por el sello Horrible Registro que mantiene el músico Carlos Reinoso, integrante de Mostro, es el registro de Aves de Chile, que en 2009 se reunieron para ser parte de la exposición "La voz" presentada por Jacobino Discos y el artista Cristóbal Gajardo en la Galería Metropolitana de la comuna de Pedro Aguirre Cerda en la capital.