Marcelo Peña

Promovido desde los ensambles del histórico Ernesto Holman, Marcelo Peña es uno de los músicos y gestores más profundamente invoclucrados con la cosmovisión mapuche. Peña, originalmente baterista de rock progresivo, llegó a ser adelantado intérprete de percusiones del jarrón de greda que el ex músico de Congreso llamó metawe y que él reconsideró ortográficamente como metahue, el mismo nombre que bautizó su primer disco de música electro-étnica de inspiración mapuche, Metahue (2003).

Fechas

Santiago - 09 de diciembre de 1968

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Marcelo Peña

Compositor, percusionista y profesor de música, Marcelo Peña se inició casi de manera autodidacta en los dos primeros frentes, y llegó a integrar la formación original de Nimbus desde 1990, grupo de rock sinfónico, cultor de una música definida como “sinfoétnica”. Desde 1997 comenzó a trabajar en un laboratorio personal de teclados con música de carácter meditativa y fusión (luego se convertiría además en terapeuta musical), hasta que en 2002 se sumó al trabajo de Ernesto Holman, con quien ejecutó un recordado dueto de metawes grabado en el disco Ñamco (2003). Esa misma pieza sería regrabada en el álbum solista del propio Peña, titulado Metahue. Y también Peña adoptaría el nombre de Metahue como pseudónimo para presentarse en vivo.

A partir de su salida del proyecto iniciático del bajista eléctrico y compositor, quien lo presentó además a la comunidad mapuche Kalfulikán, Peña se vinculó con elementos más modernos y urbanos de la música, incluyó secuencias, bases, loops y una fuerte presencia de beats electrónicos de pista para desarrollar su mirada sobre esta música de la tierra. Su proyecto solista no omitió, en todo caso, instrumentos originarios como la trutruka, la pifilka y el kulkul, y para sus conciertos (donde además se acreditan presencias en versiones de Earthdance y Montemapu), Peña consideró músicos de apoyo como Jorge Herrera (teclados), Cecilia Castro (voz) o Andrés Fernández (oboe).

A 30 años de Corazones

El cuarto disco de Los Prisioneros, una colección de dolorosas canciones de amor y con fuerte presencia de los sintetizadores, es considerado hoy como una referencia de la música chilena. Fue publicado oficialmente el martes 22 de mayo de 1990, como indica este documento del sello EMI que circuló en la época y que guardamos entre nuestros archivos.

Rezos para el aislamiento

A cinco años de su primera publicación, el sello Pueblo Nuevo pone para libre descarga el tercer disco del compositor electroacústico José Miguel Candela.