Canto Nuevo

El breve lapso que va entre mediados de los años ’70 y comienzos de los años ’80 bastó para inscribir en la historia a este movimiento llamado entonces Canto Nuevo. Fue la primera respuesta musical surgida en Chile a la represión cultural y general ejercida por la dictadura de Pinochet tras el golpe militar de 1973. Continuación lógica del movimiento previo de la Nueva Canción Chilena pero al mismo tiempo huérfana de ese antecedente a causa del exilio, el Canto Nuevo se articuló en torno a una generación joven de cantores y conjuntos, muchos de ellos surgidos en facultades universitarias, que se iniciaron en peñas, parroquias y actos solidarios desde 1974 en adelante, para transformarse ya a fines de la década en una escena que ganó espacios en el disco, la radio e incluso una televisión sometida a censura en la época.

Viento del Sur

Sudamérica fue el destino no sólo metafórico, sino real, de varios grupos chilenos iniciados en los años '70, como Viento del Sur, Agua y Fusión Latina, y los dos primeros tienen en Brasil un denominador común. Si Agua partió en Santiago y fue a ese país a hacer casi toda su carrera, Viento del Sur, al revés, nació en Sao Paulo en 1979 y volvió a Chile, donde fue parte activa del circuito del Canto Nuevo por la vía de la fusión latinoamericana y con canciones como ''Margaritas'' y ''Corazón de piedra''.

Antonio Gubbins

Cantautor de comienzos de los '80, Antonio Gubbins fue parte de los escenarios del movimiento del Canto Nuevo, trascendiendo, sin embargo, esos circuitos masivos gracias al tema "Magdalena Rapa Nui", que obtuvo varios premios en concursos televisivos. Con una prehistoria rockera, en el grupo The Apparition, Gubbins se retiró de la música a fines de los '80, para regresar en 1998 con un disco autoproducido, donde revisó su propia historia, en un ejercicio casi personal, que el denominó Intimo. Hoy está retirado de la actividad musical profesional.

Mariela González

Un rin con nombre y ritmo chilotes pero compuesto en el entorno citadino de Santiago es un reflejo fiel y un punto de partida para la música de Mariela González. "Rin del jardín" es una de las primeras melodías de esta autora y cantante iniciada en el Canto Nuevo, de los '70, a partir de los cuales ha sostenido un repertorio registrado décadas más tarde en su disco En privado (2002), además de algunas canciones de Congreso que cuentan con su coautoría. Radicada en Francia desde 2005, continúa allí su trabajo entre el canto y la fusión latinoamericana.

Pablo Herrera

A los 19 años de edad, Pablo Herrera abrió con su primer disco la historia de uno de los baladistas chilenos más exitosos de la música local, y probó que el género era y es uno de los que más valora el público. Rubricado como trovador o cantautor, Herrera se movió en escenarios alternativos hasta comienzos de los años '90, cuando por propia opción decidió acercarse a la balada y comenzó a escribir otra historia. Así, hoy acumula cientos de miles de discos vendidos, tiene varias canciones ancladas en el inconsciente colectivo chileno y su nombre suena en varios países de América Latina.

Cristina Narea

Cristina Narea es una cantautora y trovadora que comenzó su carrera en los años '80 en Chile  (con el nombre de Cristina González), inserta en la escena del Canto Nuevo y como parte integral de ese movimiento. Hija de Myriam von Schrebler (del dúo Sonia & Myriam) tiene varias canciones acuñadas en ese momento de la historia (como "Flor de aromo" y "11 de noviembre") y estuvo muchas veces en los escenarios de la época, en peñas,  parroquias y espacios universitarios. En 1986 editó el cassette Mensajero del amor con el Sello Alerce, y al año siguiente partió a España donde se radicó definitivamente.

Agua

Un grupo de jóvenes vestidos todos de blanco y formados uno al lado del otro subió en 1981 a tocar instrumentos latinoamericanos al Festival de Viña, con el puro y simple nombre de Agua. Su actuación en la competencia folclórica de ese espectáculo fue uno de los pasos finales en una carrera iniciada ocho años antes en Santiago, que llevó a estos músicos a descubrir y fusionar las raíces latinoamericanas, a radicarse en Brasil entre 1976 y 1980, a escribir de paso el mayor éxito del cantante Miguel Piñera (''Luna llena'') y a transformarse en los únicos chilenos que han grabado con el músico brasileño Milton Nascimento.

Eduardo Gatti

Autor del himno generacional “Los momentos”, Eduardo Gatti ha representado, en diferentes momentos de su extensa carrera, el virtuosismo sobre la guitarra eléctrica, el rostro del primer hippismo chileno, la voz del Canto Nuevo y la solidez de la trova adulta. Sin embargo, su trabajo constante debe más bien instalarse dentro de una corriente de cantautoría sin más clasificaciones que su identidad personal. En ese género es uno de los nombres mayores en la historia musical chilena, con una lista bastante larga de canciones acuñadas en el gusto popular.

Transporte Urbano

Cultores del folclor urbano con profundo arraigo popular, Transporte Urbano emergen como conjunto el 6 de octubre de 1982, cuando un grupo de estudiantes de la Universidad de Santiago, algunos de ellos hijos de la población La Bandera, empieza a tocar en micros, peñas y cafés concert con la intención de dar un mensaje social y financiar sus respectivas carreras universitarias. Arremetieron con protesta y ritmos pegajosos y combinaron algo de rock, salsa, cumbia, merengue, funk, bossa nova, reggae, son y balada tradicional, en un contexto inicial que estaba muy marcado por la lucha antidictatorial, y que con los años fue tomando otras motivaciones.

Osvaldo Leiva

Osvaldo Leiva es un cantautor que en los años 80 fue parte del Canto Nuevo, pero también tuvo presencia en la televisión. En 1982 ganó Chilenazo con "El flaco Chile", y luego estuvo dos veces en la competencia nacional de la OTI y en varios programas y festivales. Profesor de música, compositor y con un virtuoso dominio de la guitarra, nunca editó un disco en ese tiempo, y sólo grabó algunas aisladas canciones por producción propia. A fines de los '80, resolvió dejar la música, pero a partir de su nuevo oficio de apicultor regresó a ella, con la "Suite Miel. Música del Ballet de Abejas", compuesta en 1994. En los 2000 compiló en dos discos sus canciones nuevas y antiguas. Desde hace varios años vive en la costa central, donde mantiene su oficio de músico.

Chamal

En un punto intermedio entre los maestros de la proyección folclórica chilota y las nuevas generaciones dedicadas a esa música está Chamal. Fundado en 1968 bajo la influencia de recopiladores como Héctor Pavez, Gabriela Pizarro y Millaray, desde 1975 el conjunto mostró una presencia principal en la música folclórica que estuvo en la base del Canto Nuevo, y de hecho su primer LP, Tierra de alerces (1976), fue también el primero de la historia del sello Alerce, principal promotor disquero de ese movimiento. Con seis discos publicados entre 1976 y 2006 y frecuentes giras al extranjero desde 1988, Chamal mantiene vigente la proyección de los cantos y las danzas de Chiloé después de cuatro décadas de trabajo.