Transporte Urbano

Cultores del folclor urbano con profundo arraigo popular, Transporte Urbano emergió cuando un grupo de estudiantes de la Universidad de Santiago (entonces UTE) empezó a inicios de los años ochenta a tocar en micros, peñas y café-concerts, con la intención de dar un mensaje social y financiar sus respectivas carreras universitarias. Sus ritmos alegres, la ironía de sus canciones, el uso del habla popular y la esperanza por el cambio los distinguieron en la escena de resistencia antidictatorial de esos años. Fue un grupo forjado sobre todo en vivo, con actividad en escenarios de poblaciones en Santiago, Pudahuel, La Pincoya, Peñalolén y en parroquias como la del Cristo Quemado, cerca de grupos como Callejón y Sol y Lluvia, en peñas, escenarios estudiantiles y en innumerables actos vinculados, sobre todo, a la izquierda política, en cuyos partidos varios de los músicos eran militantes. De esa época se mantiene el cantante y fundador del grupo, Óscar Riveros, que hoy integra Transporte Urbano junto a una serie de músicos que han ido variando, al igual que su instrumentación.

Leer más

Años

Santiago, 1982 -

Décadas

1980 |1990 |2000 |

Géneros

Transporte Urbano

Integrantes

Óscar Riveros, voz, guitarra y cajón (1982 - )
Edgard Cifuentes, percusión y coros (?)
Roberto Cisternas, voz y bajo (1990)
Claudia Ojeda, voz, trompe, percusión (1990)
Fabiola Conejera, voz y percusión (1990)
Enzo Ocaranza, voz, tiple, trutruca y cajón (1990)
Paul Haute, batería (1990)
Hernán Arriagada, voz, guitarra eléctrica, tiple y trutruca (1994 - )
Alejandro Cabrera, voz y teclados (1994 - )
Víctor Videla, timbaletas, pifilcas y accesorios (1994 - )
Christian Rojas, bongó, congas, cajón peruano, trompe y accesorios (1994 - )
Isaac González, voz, bajo y coros (1994)
Nelson Muñoz, bongó y accesorios (1994)
Gerardo Zúñiga, voz, guitarra y bajo (2000 -)
Patricio Carú, bajo (2000 - )
Fernando Gajardo, charango, bongó y batería (2000 - )
Raúl Ramos, batería, repique, bombo legüero, cancahuilla y udú (2003)
Carlos León, guitarras
Franco Toro, saxo y flautas
Cath Collins, trompeta
José Luis Sepúlveda, voz y bajo
Leo Farías, batería

Milena Bahamonde

El primer registro de Transporte Urbano fue de 1986 y era un cassette grabado artesanalmente, en una pista y con todos los músicos tocando al mismo tiempo. Aunque no tiene un gran mérito técnico, logró gran difusión y permitió reunir fondos para grabar profesionalmente el mismo repertorio en su primer disco oficial: , ¿A’onde la viste?. Allí desplegaron los que eran sus mayores "éxitos" en vivo: "¿A’onde la viste?", con ironías sobre dichos oficiales de las autoridades de ese tiempo; "Los asientos de las micros", donde hablaban de los rayados contra la dictadura; y "La cumbia del paro", en la que llamaban a parar y movilizarse contra la dictadura.

En su segundo cassette repitieron varias de esas canciones, y sumaron otras, participando además en el trabajo colectivo El camotazo. De sus primetas grabaciones con un sonido era completamente acústico, con sólo un par de guitarras, cuatro, charango, percusión e incluso canto a capella, fueron nutriendo su sonido de instrumentos eléctricos, y plasmaron por primera vez todo eso en su disco Ella… , de 1990.

Con fuertes mensajes sociales entregados siempre con un toque de humor, Transporte Urbano ha rendido homenajes en sus canciones a víctimas de la dictadura como Carmen Gloria Quintana, Óscar Fuentes o los profesionales degollados en 1985, y dotados de perseverancia han continuado produciendo música "a puro pulso", como definen ellos mismos.

"El pueblo unido" en pandemia

Más de 50 voces en un coro, 21 guitarristas, 21 instrumentistas de viento, seis percusionistas, un arpista, 12 violinistas... Un total de 120 músicos doctos en Chile y otros cinco países registraron con sus celulares "El pueblo unido", como un homenaje al estallido de octubre. Así lo presentan: "Nuestra lucha está en pausa".

"Cantar cuando se acaba el mundo"

"Porque esta es mi misión". "Corona blues" es la rockera mirada de Eduardo Carrasco, director de Quilapayún, a  la pandemia. La producción es de Fernando Julio, y lo acompañan, entre varios, ex músicos de Los Bunkers.