1980

80

Keko Yunge

Baladista que comenzó su carrera en los años '80, Sergio Keko Yunge alcanzó alta difusión radial y televisiva con temas de amor y alusivos a problemas sociales. Canciones como "Siglo XX" o "Algo más que dos amigos" son parte esencial de la banda sonora de esos años. Desde entonces, ha mantenido una carrera intermitente en cuanto a su relevancia pública, pero por sus propias canciones, o por sus colaboraciones con otros músicos (como Alberto Plaza o Pablo Herrera), ha tenido una regular presencia en radios y medios de comunicación.

Roberto Lecaros

Roberto Lecaros Venegas es el primer jazzista de un clan de músicos que tiene varias generacionesl. Es una figura carismática, creativa y compleja en su esencia, nombre fundamental en la cronología del jazz chileno desde el inicio de la década de 1960, que tuvo seguidores acérrimos y grandes detractores durante toda su carrera. Violinista, cornetista, tubista, contrabajista y pianista, se desempeñó en el jazz sin prejuicios como nombre activos tanto en los ambientes tradicionalistas como en las escenas modernistas. Pero en su historial aparece la labor de profesor como la actividad con que más alcanzó, enseñando los misterios de esta música a distintas generaciones, ya desde los años '80. En 2014 se convirtió en el primer jazzista en recibir el título de Figura Fundamental de la Música Chilena, que concede la SCD. El pequeño multifacético del jazz chileno.

Antonio Smith

Un camino de búsqueda, musical y filosófica, encauzado primero en los grupos Congregación y Sol de Chile, y más tarde en diversos proyectos a solas (bajo seudónimos como Awankana y Senchi) ha sido el de Antonio Smith. Su creación musical ha estado vinculada desde un inicio a un cuestionamiento más amplio sobre la vida, la trascendencia y la deriva humanista; y así ha quedado registrada en los discos grabados por él a lo largo de cinco décadas (principalmente en Argentina, donde reside desde 1973). Es música por completo ajena a la dinámica promocional, que, en palabras de su autor, conforma un lenguaje de síntesis y magia «para penetrar en las dimensiones ocultas de palabras simples.»

La Sonora Palacios

La Sonora Palacios es la banda responsable del nacimiento y la popularización de la llamada cumbia chilena, al ser el primer grupo local en grabar ese ritmo, poniendo la primera piedra de su enorme arraigo en el público chileno. El trompetista Marti Palacios, con estudios de violín en el conservatorio, fundó el conjunto en 1963, admirando los sonidos de la Orquesta Huambaly, pero recogiendo el ritmo colombiano luego de escuchar sus canciones durante una gira por Argentina. En 1964 grabaron el primer LP, Explosión en cumbias, ya con la voz de Patricio Zúñiga (conocido ahora como Tommy Rey), iniciando una historia de que ya completa más de cuatro décadas. Dividos en varias ocasiones —de sus filas salieron La Sonora de Tommy Rey y La Sonora Palacios Jr—, en un hecho que no le ha arrebatado a la Sonora su constante presencia en fiestas y locales nocturnos a lo largo de Chile.

Cantonuevo

Conjunto inserto dentro de los primeros intentos por restablecer el canto popular en dictadura, y temporal vehículo musical para el cantautor Dióscoro Rojas. Ensayaban en el Taller 666 y se presentaban en locales como los del Teatro Ictus, Taller 666 y el campus El Comendador de la Universidad Católica. Fueron parte de recitales colectivos en el Teatro Caupolicán y la Parroquia Universitaria. El 1 de enero de 1980, la agrupación ofreció un concierto en la capilla del capitalino cerro San Cristóbal.

Chocolate Rodríguez

La música tropical ubica protagonistas en lugares y funciones diversas, y Juan Chocolate Rodríguez se ganó esa figuración merecidamente en el micrófono. Fue desde los años cincuenta voz de la cumbia, la salsa, el bolero y otros ritmos de raíz centroamericana sobre todo como cantante de las orquestas Cubanacán y Ritmo y Juventud.

Rafael Peralta

Rita Pavone hizo en 1963 del twist asunto italiano gracias a su popular "Il ballo del mattone", y en Chile fue Rafael Peralta quien más convincentemente tradujo la canción al castellano. "El baile de la baldosa" fue el mayor éxito de este intérprete asociado a la Nueva Ola, que se inició en el canto inspirado más bien por la estampa de los grandes crooners estadounidenses —fueron junto a orquesta sus primeras grabaciones—, pero que luego orientó su trabajo y talento hacia el imperativo juvenil y animoso del pop chileno de su tiempo. Otras de sus grabaciones exitosas fueron "Problemas", "Te has quedado negra" y "Hola, papi. Hola, mami".