Funk y soul

Si la música soul elevó el alma hacia un cielo propio, el funk trajo al cuerpo de vuelta a la tierra. Soul significa “alma”, mientras que para la juventud de color en Estados Unidos la palabra funk significaba “cuerpo”, o más estrictamente, el aroma que exudaba el cuerpo en una pista de baile cuando sonaba esta nueva música. Funk y soul son entonces dos vías de acceso a la música de raíz afroamericana, que tiene sus orígenes en el gospel y el R&B, y más particularmente en el famoso sello Motown con una serie de artistas jóvenes como Sam Cooke, Ray Charles o Aretha Franklin durante los años ’50 y ’60 en el ámbito del soul, y con el James Brown de fines de los ’70 como el máximo referente del funk. 

Lorena Pualuan

Entre las diversas exponentes del canto femenino de aproximación al pop-soul como Ema Pinto (Matahari), Moyenei Valdés (Mamma Soul) o Cristina Araya (Feria), Lorena Pualuan logró que su nombre fuera definitivamente reconocido y repetido en cierto circuito B del pop cuando se puso al frente de la orquesta de bronces LaMonArt al comenzar los años 2000.

Los Bipolares

Tres músicos jóvenes pero de enorme experiencia se asociaron en Los Bipolares poco después de comenzar a trabajar juntos en Inti-Illimani Histórico. Entre otras bandas, Camilo Salinas había pasado ya por los Pettinellis, Los Tres y Ángel Parra Trío; Fernando Julio fue integrante de Javiera & Los Imposibles; y Danilo Donoso apoyó en vivo a Anita Tijoux y a grupos como Bizikleta.

C-Funk

Diez años al frente de Los Tetas, una de las agrupaciones emblemáticas del funk-rock chileno de los años '90, jugaron a favor de Cristián Moraga en su escalada solista. A partir del año 2005, el guitarrista, cantante, compositor y uno de los hombres de mayor peso específico en esa banda, cambió definitivamente su álter ego. Moraga fue desde entonces C-Funk, un llamado abierto a “ser funk” y batírselas por sí mismo. Tras idas y venidas, incluyendo una reactivación de Los Tetas en el año 2011, Moraga se incorporó sorpresivamente como guitarrista en 2018 a Chancho en Piedra, sus históricos rivales en el campo del funk.

Pulso

Pulso fue un pequeño “supergrupo” el que formaron en 2006 el guitarrista Nicolás Vera y el saxofonista tenor Agustín Moya para explorar en el groove del jazz-funk. Representó un paréntesis creativo en la historia de jazzistas de la generación ’00 con autonomía de vuelo y peso específico. Dejó un único disco, titulado Litio (2008).

Raiza

Raiza es una de las agrupaciones más sólidas del soul chileno, una variante melódica y rítmica que vino a proyectar la experiencia rockera iniciada por grupos como Chancho en Piedra y Los Tetas en los '90. Inicialmente un trío formado por Yuri Hevia (batería), Gustavo Figueroa (bajo y voz) y Ernesto Kong (guitarra), Raiza hizo una identitaria fusión del soul con la música latina.

Cyberjazz

Cyberjazz fue el primer proyecto de acid jazz en Chile. Liderado desde 1998 por el saxofonista Ignacio González y el guitarrista e ingeniero de grabación Daniel Lencina Jr , tuvo a la adelantada cantante de jazz Rossana Saavedra como frontwoman y una sección rítmica de jazz eléctrico con Pablo Vergara (teclados), Christian Gálvez (bajo) e Iván Lorenzo (batería), jóvenes y activos músicos del Club de Jazz de Ñuñoa.

Alüzinati

Alüzinati tardó mucho tiempo en reponerse de la deserción de Anita Tijoux. Era la frontwoman del más fuerte y agudo proyecto chileno sobre el jazz electrónico a mediados de los 2000, que se había convertido en el sucesor de la experiencia inicial del grupo Cyberjazz. Ambas bandas tuvieron a diestros improvisadores en sus líneas y generaron una nueva forma de enfrentarse a los grooves musicales. Todo lo que tuvieron de pop grupos como LaMonArt, Ovolo o Feria, Alüzinati lo tuvo en música soul. Y todo lo que estas mismas bandas tuvieron en soul, Alüzinati lo tuvo en acid jazz (aunque para ellos el concepto más directo fue el de nu jazz).