Cholomandinga

Una de las bandas más representativas y populares de la cantera que han sido en Chile las ministeriales Escuelas de Rock, Cholomandinga encarna los principios de ese sonido mestizo surgido en Chile a partir de los años ’90, con su consabida mezcla de rock, funk, reggae, ska y juerga latina. Superadas las dos décadas de vigencia, la banda está entre las más duraderas de ese circuito y se ha vuelto un antecedente de la oleada de grupos de rock, cumbia y carnaval del nuevo siglo.

Leer más

Años

Concepción, 1996 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Cholomandinga

Integrantes

Claudio Karrumba Álvarez, voz (1996 – ).
Mauricio Chazcón Lermanda, guitarra (1996 – 2007).
Cristian Flako Lara, bajo y cajón peruano (1996 – 2005).
Víctor Garrido, batería (1996 – 2001).
Marcelo Sánchez, percusión (1996 – ).
Sammy Molano, batería y percusión (2001 – 2005).
Renzo Valenzuela, congas, timbal y percusión (2002).
Rodrigo Gómez, trompeta (2002 – 2004).
Daniel Danielitro Carmona, trombón (2002 – 2007).
Eduardo Oso Jorquera, saxo y flauta traversa (2002 – 2007).
Ignacio Pelao Ferrera, trompeta (2004 – ).
Edson Negro Cristi, bajo (2005 – ).
Leonardo Loko Leo Espina, batería (2005 – ).
Iván Fredes, guitarra (2007 – ).
Patricio Pato Pailamilla, trompeta (2007 – ).
Juan Contreras, trombón (2007 – ).
Esteban Núñez, saxofón (2007 – ).
Miguel González, percusión (2007 – ).

Carola Jiménez

En una playa de Tomé
Oriundo de una de las denominadas cunas del rock crillo, Cholomandinga se formó en Concepción en 1996, según el propio registro del grupo, durante una tarde en una playa de Tomé y a partir del núcleo entre el cantante Claudio Karrumba Álvarez y el guitarrista Mauricio Chazcón Lermanda.

El grupo debe su nombre a un enlace de términos extraídos de la cultura popular, donde “cholo” significa hombre de tez negra y “mandinga” es una de las denominaciones del diablo en el campo, además de una de las figuras de la santería afrolatina. Cristian Flako Lara (bajo), Víctor Garrido (batería) y Marcelo Sánchez (percusión) completaron esa primera alineación de la banda.

Luego de actuar en un buen número de lugares en la Octava Región, entre los que se destacan Cariño Malo, Medio Toro y el festival Grito de Fin de Siglo celebrado en 1996, el grupo hizo una primera grabación de prueba que tuvo un lento pero efectivo movimiento en algunos circuitos de la capital y les permitió ganar en el mismo año el concurso “Puro grupo”, del show juvenil de TV “Extra jóvenes”.

Cuando el programa gubernamental de las Escuelas de Rock se extendió a las regiones y llegó a Concepción en 1997, Cholomandinga ya tenía canciones como “Chile”, “Capitán Cana”, “Abia yala” y “El opio del pueblo”, y ésta fue incluida ese año en el tercer compilado de las Escuelas. Entusiasmado con la difusión del disco a nivel de las radios comunales, el grupo decidió dar el salto y en una noche de esparcimiento tomaron la resolución de instalarse en la Región Metropolitana.

Guacho, la volá es afrolatina
Universidades, fiestas mechonas, bares y pubs en Santiago fueron el campo de batalla para los ocho reclutas, que en el fogueo de cada concierto en vivo pusieron a prueba su identidad. Cholomandinga ganó dos veces el festival de bandas de rock de la comuna de Providencia en 2000 y 2001 e incluso viajó a tocar en Buenos Aires y Miami.

Su arribo a Santiago también les permitió conocer a Joe Vasconcellos, que apoyó al grupo en la grabación de su primer disco. Con algunos cambios en el equipo original y tras una estada en 2002 en el valle del Elqui, al año siguiente Cholomandinga lanzó Porque Chile es porno (2003), grabado en el estudio Batuke, de Vasconcellos, y con el productor venezolano Gelson Briceño, el mismo de la emblemática banda ska caraqueña Desorden Público.

Con un título tomado de la misma canción “El opio del pueblo”, Porque Chile es porno es un disco de rock mestizo con un discurso callejero latinoamericano, pero en códigos “made in Chile”. A seis años de su versión original, la propia “El opio del pueblo” fue el single que sonó en las radios, al lado de otras canciones del mismo tiempo o más recientes como “Kapitán Kana”, “Chile” y “Narigón”, acerca de la popular creencia de la relación directamente proporcional entre el tamaño de los genitales y la nariz.

Dos años después y tras la partida del bajista fundador Cristián Lara, el grupo editó su segundo disco, En toma (2007), que incluye “Dale guacho”, “Soy senador!!!”, “La marihuana”, y “Afrolatino” entre quince canciones compuestas en su mayoría por Karrumba y Lermanda.

El 2011 editaron un disco en vivo grabado en Balmaceda 1215, donde revisaron canciones de toda su historia, y que editaron con el sello de la SCD Oveja Negra, y el año 2011 lanzaron un trabajo conceptual: La agüita de la perdiz, que es el nombre de una aguerrida población de Concepción, surgida luego de la segunda toma de terreno que se hizo en Chile, en 1958. En ese trabajo articularon temas rockeros, cumbias y hasta boleros, abriendo nuevos colores para la banda, en un camino que siuguió abriendose en el 2016 con un disco que incluyó hasta un mambo, inspirado en el sonido de las grandes orquestas chilenas de los años ’50.

Así, Cholomandinga confirma que lo suyo es el rock con sabor, olor y personajes chilenos, que sólo pueden ser reales para personas que han nacido en esta larga y angosta faja de tierra, pero con un sonido que incorpora instrumentos y ritmos sudamericanos, según la propia declaración del grupo: “Somos latinos y estamos orgullosos de serlo”.

 

Fallece Lucho Gatica,
la mayor voz chilena de todos los tiempos

Su deceso fue anunciado oficialmente por la familia y la noticia ha tenido gran repercusión en México, país que lo consagró como el más grande intérprete de boleros del siglo pasado.  Aquí, la historia musical de la voz que provino desde Rancagua y dejó huella como “el Frank Sinatra latinoamericano”.

El sonido de Cometa

A 30 años de su único caset, la pionera banda jazz rock lanza un vinilo triple con su música, incluido un concierto de 1986 en el Teatro Cariola.