1980

80

La Sonora Palacios

La Sonora Palacios es la banda responsable del nacimiento y la popularización de la llamada cumbia chilena, al ser el primer grupo local en grabar ese ritmo, poniendo la primera piedra de su enorme arraigo en el público chileno. El trompetista Marti Palacios, con estudios de violín en el conservatorio, fundó el conjunto en 1963, admirando los sonidos de la Orquesta Huambaly, pero recogiendo el ritmo colombiano luego de escuchar sus canciones durante una gira por Argentina. En 1964 grabaron el primer LP, Explosión en cumbias, ya con la voz de Patricio Zúñiga (conocido ahora como Tommy Rey), iniciando una historia de que ya completa más de cuatro décadas. Dividos en varias ocasiones —de sus filas salieron La Sonora de Tommy Rey y La Sonora Palacios Jr—, en un hecho que no le ha arrebatado a la Sonora su constante presencia en fiestas y locales nocturnos a lo largo de Chile.

Los Huasos de Algarrobal

La troncal de los cuartetos vocales de huasos urbanos tiene a este conjunto como nombre principal en una tercera rama de la genealogía. Los Huasos de Algarrobal son “nietos” de Los Cuatro Huasos (1927) e “hijos” de Los Huasos Quincheros (1937) y durante más de cuatro décadas desarrollaron un estilo propio basado en la tradición de ambas agrupaciones, pero proyectado hacia una canción dinámica y versátil.

Pancho Valdivia Taucán

El de Pancho Valdivia Taucán es uno de los nombres de la diáspora de chilenos que han ejercido en otros países su trabajo en la fusión y las raíces latinoamericanas. Desde sus inicios en Chile ha tocado y grabado discos como solista y con diversos grupos en Ecuador, Francia, Suiza y Argentina, donde en los años '80 además trabajó con César Isella y con Ariel Ramírez en presentaciones de la Misa criolla, original de ese autor argentino.

Payo Grondona

Una de las voces más irónicas e incisivas surgidas en el contexto de la Nueva Canción Chilena fue la de Gonzalo Grondona, el Payo. Nacido en Playa Ancha y fogueado al calor de las transformaciones sociales de los años '60, Grondona se convirtió tempranamente en una figura ineludible para hablar del movimiento artístico del puerto, gracias a canciones llenas de humor, solidaridad y sutil denuncia, muchas de las cuales han resultado de una vigencia imbatible.

Pepe Fuentes

Es cantor y toma la guitarra, el pandero o el bajo cuando hay que tocar. Cuequero o tanguero si es por hacer bailar, autor y compositor si hace falta repertorio, arreglador y director de grupos y grabaciones si es preciso llevar la batuta, ha sido también viajero y cronista innato a la hora de hacer historia y memoria. Son muchas las facetas de Pepe Fuentes, un hombre en el que coinciden los oficios diversos del músico popular. Tiene una carrera que avanza desde conjuntos históricos como Fiesta Linda en los años '50 y Los Pulentos de la Cueca en los '80 hasta su llegada a las generaciones que en el nuevo siglo lo siguen viendo en acción sobre los escenarios, a dúo con la cantante María Esther Zamora o con músicos actuales como Álvaro Henríquez.

Rita Góngora

La llamada "Billie Holiday chilena" no sólo se transformó en una de las primeras divas del jazz chileno, sino que durante años mantuvo su impronta de solista vocal de talento innato, altamente emotiva y que sin estudios formales de música y canto hubo puesto su nombre en los anuncios desde mediados de los '60. No es trivial que una de las principales directrices expresivas de Rita Góngora estuviera centrada, precisamente, en la figura de Billie Holiday. Tras una vida personal que la sacó de los escenarios, a comienzos de los años 2000, la cantante reinició su carrera y en 2006, casi cuarenta años después de un debut como solista, editó su primer álbum de canciones de jazz: Rita Góngora.

Buddy Richard

Buddy Richard es uno de los pocos solistas chilenos adscritos al movimiento de la Nueva Ola que logró trascender a ese movimiento con un repertorio propio y un estilo de marca personal que mezcla balada romántica y rock orquestal. Autor de composiciones que han cruzado las fronteras del país ("Mentira", "Tu cariño se me va", "Despídete con un beso"), y que han sido recreados por músicos pop y rockeros chilenos de generaciones posteriores a la suya, el cantante es uno de los valores más reputados e incombustibles de la escena local, cuya actividad marcó un cierre en 2008 con una gira de despedida y su anuncio de retiro, aunque se ha mantenido con apariciones esporádicas en vivo.

Alsur

Antes de que La Marraqueta comenzara a elaborar una propuesta que luego llamó "fusión criolla", existió el grupo Alsur. Ambos estuvieron emparentados directamente en lo estilístico y también en lo histórico, pues tanto La Marraqueta como Alsur surgieron desde el ensayo de jazz eléctrico llevado a cabo por un puñado de músicos jóvenes en los años '80 al interior del grupo Cometa. Pero fue Alsur en 1986, encabezado por el brillante guitarrista eléctrico y compositor Edgardo Riquelme, el que primero se aventuró a trabajar sobre la mixtura de la improvisación jazzística, la instrumentación rockera y la inspiración abierta de la música de raíz folclórica chilena.