Raúl Lizama – El Perico

Un maestro a la hora de avivar una cueca con pandero, platillo, tamboreo y huifa, Raúl Lizama, más conocido como el Perico Chilenero, también era autoridad si lo sentaban frente al piano o le pasaban una guitarra, un acordeón o un tañador. Nunca aprendió a leer ni escribir, pero hizo su propia escuela en los conventillos, fue parte de la alineación original de Los Chileneros, el conjunto que en 1967 llevó la chilena o cueca urbana por primera vez al disco, y tuvo su graduación con honores donde correspondía a un músico aguerrido de su talla, es decir en casas de remolienda, mataderos, La Vega y en estaciones de trenes.

Fechas

Valparaíso - 17 de noviembre de 1933
Santiago - 12 de diciembre de 2001

Décadas

1940 |1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |

Géneros

Grupos

Verónica Marinao

Por amor a la sandunga
Hijo de cantores, Raúl Lizama Quintero, nacido en 1933 en Valparaíso, no desarrolló más oficio que el de cuequero y comenzó a aprender este arte a los siete años. Tal conocimiento quedó plasmado en disco cuando se transformó en el integrante más joven de Los Chileneros, junto a Hernán Núñez, Eduardo Mesías y Luis Hernán Araneda, el Baucha, y participó en el histórico primer long play del grupo, La cueca centrina (1967), editado como parte de la serie «El folklore urbano» del sello Odeon.

También a fines de los años ’60 y después de ese debut formó un nuevo grupo, Los Centrinos, junto al propio Luis Hernán Araneda, además de Luis Téllez Viera y Luis Téllez Mellado, agrupación con la que también grabó un disco, Buenas cuecas centrinas (1967). Y además de cantor, pianista y guitarrista, El Perico Chilenero es autor de cuecas como «La sandunga» y «Me gusta que te diviertas», que han quedado incorporadas en el repertorio chilenero y adoptadas por las nuevas generaciones.

Desde su juventud Lizama fue músico de la Tía Carlina, famoso prostíbulo santiaguino del barrio Recoleta en donde, como en tantos otros, avivó la cueca. En ese ambiente escribió una de sus chilenas más famosas, «Por amor a las joyas», con letra bohemia y pecaminosa. «Te metiste a mujer mala / caramba pa’ tener / pa’ tener joyas brillantes / y ahora tu llanto empaña / caramba los brillos / los brillos de tus diamantes / La mujer de la vida / me causa pena / porque antes de ser mala / caramba, también fue buena», es parte de su letra.

Luego de años en los que este género de cueca popular urbana cayó en el olvido por parte de la oficialidad cultural, a mediados de los ’90 el Perico fue uno de los veteranos reconocidos por una nueva generación de músicos y de público que descubrió el valor de la cueca brava y de Los Chileneros en particular. El documental La cueca brava (2000) de Mario Rojas, promovió el rescate del grupo, y gracias a ese trabajo el conjunto se reunió, apareció en los diarios, cantó en el Estadio Nacional, actuó en el Festival de Viña con el actor Daniel Muñoz y grabó el disco Los Chileneros en vivo (2002).

Con su voz ronca y su manejo en múltiples instrumentos, El Perico fue uno de los más grandes cuequeros habidos en Chile, dedicado a crear y cantar chilenas. Y le faltó tiempo. En rigor murió también cantando cuecas porque la noche anterior a su partida, el 12 de diciembre de 2001, había estado tocando junto a Álvaro Henríquez en el lanzamiento del disco La Yein Fonda II (2001) en el bar Liguria de la capital. Para entonces Los Chileneros habían recuperado su sitial y habían enseñado a un nuevo público que la cueca nunca ha sido de rulos, que la cueca es del pueblo. Como El Perico.

La Cumbre 2019 con cartel completo

En enero de 2007 en el Estadio Nacional se desarrolló la primera Cumbre del Rock chileno, que desde entonces ha tenido seis versiones, y que este 2019 se realizará por primera vez en Rancagua. Esta semana mostró su cartel completo. Paritario y amplio: Desde Buddy Richard a Paloma Mami

Entrevista a Carola López

La cantautora que obtuvo la estatuilla en la categoría Música de Raíz por su disco Una mujer como usté, conversa con otra ganadora de un Pulsar, la coeditora de MusicaPopular.cl Marisol García.