Los Centrinos

Los Centrinos pertenecen a la primera generación de músicos de cueca brava que grabaron discos, surgida a mediados del siglo XX. Por cercanía y doble militancia de sus integrantes están emparentados con Los Chinganeros y con Los Chileneros, y en el único LP que grabaron, Buenas cuecas centrinas (1971), se muestran fieles a los orígenes históricos de la cueca.

Leer más

Años

Santiago, - 1974

Décadas

1960 |1970 |

Géneros

Los Centrinos

Integrantes

Luis Téllez Viera, voz y pandero
Luis Hernán Araneda, El Baucha, voz y pandero
Raúl Lizama, El Perico, voz, piano y guitarra
Luis Téllez Mellado, voz y pandero.

Verónica Marinao

Luis Téllez Viera fue un pequeño industrial de la marroquinería, pero su pasión no estaba en los cueros, sino en la cueca. Tocaba un pandero de tres corridas de platillos que mandaba a confeccionar especialmente para él, e integró la primera versión de Los Chinganeros, la precursora agrupación que formó ya en los años '30 el cantor y estudioso Fernando González Marabolí.

En los años '60 conoció además a dos integrantes de Los Chileneros: Luis Hernán Araneda, el Baucha, y Raúl Lizama, el Perico, y junto a ellos y a su hijo Luis Téllez Mellado formó Los Centrinos. El grupo sólo grabó un disco, el mencionado Buenas cuecas centrinas (1971), pero se presentó hasta 1974 en distintos lugares de Santiago. Téllez Viera es compositor de cuecas como "El beso de Judas" y "No hay como el roto chileno", que junto a otras chilenas o cuecas compuestas por González Marabolí formaban parte del repertorio de Los Centrinos.

El grupo adoptó ese nombre porque la cueca es por definición centrina, según la noción histórica de que aventureros andaluces, impregnados de la cultura árabe tras la invasión a España, se establecieron en sectores de la provincia de Aconcagua, Valparaíso y Santiago, en la zona central de Chile. Ellos desarrollaron el grito característico de esta música y la costumbre de llevar el compás con las manos, así como el arpa grande, el pandero y la técnica de apoyar la mano en un costado de la cara al cantar.

De acuerdo con estos antecedentes, la cueca en su forma más plena se canta entre cuatro personas y, al terminar cada estrofa, toma la voz un nuevo cantor, "vigilado, cuidado y afirmado" por una o dos segunda voces, mientras una cuarta se hace cargo de las animaciones. Y el origen de la cueca es "gritado": el posterior canto liso y de tono bajo representa al proceso de deformación de este género, cuando fue difundido por Chile entero. Los Centrinos son un referente obligado para aprender este estilo de interpretar la chilena.

De la Sorbonne a la Picá de la Yasna

La academia que lleva su nombre recuperó las cintas con la presentación que dio en noviembre de 1956. Con guitarra traspuesta o kultrún, aparece en 18 tonadas, cuecas, refalosas, canciones mapuches y rapanuís, parte del valiosísimo documento Margot Loyola en La Sorbonne, que se lanzó en el escenario de Pedro Aguirre Cerda.

Justicia para Gustavo

Desde las tres de la tarde, PedroPiedra, Medio Hermano (en la foto), Flor de Rap, y muchos otros, protagonizarán una jornada en el Centro Cultural Rojas Magallanes de la Florida en apoyo a Gustavo Gatica. Se recibirán insumos para la Cruz Roja.