Música infantil

Rondas, adivinanzas, trabalenguas y juegos, la música infantil se nutre en su esencia de canciones simples, breves y de pocos acordes. Sin embargo, con el tiempo el género ha evolucionado hacia grabaciones más sofisticadas, con abundantes instrumententos y composiciones experimentales que caben por igual en ese campo de la música para niños. Orientada a veces a lactantes y en otras a prescolares o preadolescentes, en lo que usualmente se cree es una categoría reducida y acotada, caben propuestas musicales diversas que pueden sostenerse en el humor, un enfoque didáctico o la evocación poética. Se trata de música cantada y con letras dirigidas a una audiencia de menores de doce años, y en ocasiones se encauza en bandas sonoras de trabajos audiovisuales en televisión, teatro o cine.

José Miguel Miranda

Una trayectoria con énfasis en la composición de música para cine, teatro y danza ha sido el camino profesional del pianista José Miguel Miranda. Junto a su habitual socio, José Miguel Tobar, se ha hecho cargo de muchísimas bandas sonoras de filmes y programas televisivos locales, aunque también deben destacarse trabajos suyos a solas para directores teatrales y coreógrafas. Su huella asoma en porciones del trabajo de nombres tan diversos como Electrodomésticos, Isabel Aldunate y Cometa, a los que ha apoyado como sesionista. El exitoso proyecto Tikitiklip lo vinculó por primera vez a la música infantil.

Tiramizú

Siguiendo con la tradición de la música infantil más allá de las canciones instaurada por el grupo Mazapán desde comienzos de los '80, el trío vocal Tiramizú nació en 1996 como la respuesta directa a su propio público: los niños.

Charo Cofré

La música para niños, por un lado, y el canto de raíz con contenido levantado por la Nueva Canción Chilena son las dos grandes puertas de entrada a Charo Cofré, aunque están también en su trabajo la calidez del folclor campesino y el coraje de la cantautoría en el exilio. Inspirada desde un inicio por Violeta Parra, y expuesta luego a las nuevas influencias que encontró en Europa, Charo Cofré firmó un cancionero reflexivo, a veces denunciante, apegado al paisaje chileno y a quienes lo habitamos.

Tikitiklip

La reinvención del disco Tolín, Tolín, Tolán, de Charo Cofré y María de la Luz Uribe de 1972, es la base de este proyecto, uno de los más brillantes de la música infantil de los 2000. Gestado por Alejandra Egaña y Paz Puga, Tikitiklip es una serie de 12 capítulos de microprogramas, donde se combina una canción de ese disco, con animaciones de motivos artesanales chilenos. El 2010 tuvo una segunda parte, con el subtítulo Precolombino, realizado a partir de piezas de arte del Museo Chileno Precolombino de Santiago. Todas las canciones fueron hechas por la dupla de José Miguel Miranda y José Miguel Tobar y, desde el 2012, cuentan con un espectáculo en vivo que realiza una banda de conocidos músicos.

Patricia Holman

Parvularia en su origen y luego incluso conductora de programas televisivos infantiles, Patricia Holman Grossi fue transformándose cada vez más en educadora a través de la música y las canciones didácticas, sobre todo tras el proyecto que realizó en 1999 junto a la sicopedagoga y premio nacional de Educación Mabel Condemarín, titulado Juguemos a leer, que se convertiría prontamente en la amplia colección Canciones de todos los niños. Fue el punto de inflexión para una sostenida creación musical dedicada a la primera infancia.

Clara Solovera

Autora de los populares versos ‘‘Ayúdeme usted, compadre / pa’ gritar un viva Chile’’, Clara Solovera es una de las principales creadoras de la música típica chilena. Suya es esta clásica ‘‘Chile lindo’’ (1948), canción que encabeza la lista de himnos costumbrista de las tonadas chilenas, además de ‘‘Mata de arrayán florido’’ (1948), ‘‘Manta de tres colores’’ (1956), ‘‘Álamo huacho’’ (1963), ‘‘Te juiste pa’ ronde’’, o ‘‘Huaso por donde me miren’’, parte del repertorio que hace de ella una de las más prolíficas fuentes para la tonada.

Antonia Schmidt

Cantante, autora, instrumentista y educadora de pedagogía Waldorf, desde ese ángulo Antonia Schmidt ha sostenido su propuesta creativa de una música para niños que supera el mero enfoque didáctico tradicional. En sus palabras, la suya es una "música para sentir". Desde esa perspectiva, ha compuesto canciones con temáticas sobre meditación y medioambiente, además de recopilación de cuentos, mitos y leyendas de Chile y Latinoamérica que presentó en sucesivos trabajos. En esa discografía destaca Música para la Tierra (2014), el álbum que la puso de lleno en el circuito de la música infantil.

Epewtufe

Epewtufe, voz mapudungún que significa "los que cuentan cuentos", es un elenco de música para la infancia encabezado por el compositor y multiinstrumentista Lincoyán Berríos (Callejón, Kimantú, Taller Taucán, Apus Jazz Bank, Mangüé). Basado en el concepto ancestral mapuche del "epew", el cuento que se transmite por la oralidad a través de generaciones, Berríos elaboró un proyecto para explorar temas en discusión en las sociedades modernas, como la aceptación de la diferencia, el bullying o el peligro de la adicción infantil a las tecnologías. Al mismo tiempo, Berríos escribió textos para cuentos infantiles, convertidos en canciones.

Achú

Achú es un programa musical infantil, que el año 2008 concibieron los hermanos Pablo y Felipe Ilabaca, integrantes de Chancho en Piedra, a partir de una serie de canciones compuestas para un proyecto asociado a la Junji. Las canciones eran una serie de fábulas que los músicos optaron por usar de base para un proyecto más personal, de mayor envergadura. Así fue como, un año después, los temas se materializaron en un microprograma emitido por TVN, que luego ha sido editado en CD y DVD y que ha tenido un importante circuito de presentaciones en vivo.