Música infantil

Rondas, adivinanzas, trabalenguas y juegos, la música infantil se nutre en su esencia de canciones simples, breves y de pocos acordes. Sin embargo, con el tiempo el género ha evolucionado hacia grabaciones más sofisticadas, con abundantes instrumententos y composiciones experimentales que caben por igual en ese campo de la música para niños. Orientada a veces a lactantes y en otras a prescolares o preadolescentes, en lo que usualmente se cree es una categoría reducida y acotada, caben propuestas musicales diversas que pueden sostenerse en el humor, un enfoque didáctico o la evocación poética. Se trata de música cantada y con letras dirigidas a una audiencia de menores de doce años, y en ocasiones se encauza en bandas sonoras de trabajos audiovisuales en televisión, teatro o cine.

María José Quintanilla

La más popular artista de la factoría del programa "Rojo, fama contrafama" de TVN es, sin duda, la pequeña María José Quintanilla. Parte de la primera generación de este espacio (la de María Jimena Pereyra, Leandro Martínez y Daniela Castillo), María José y sus doce años la convirtieron en la menor de todos los participantes. Si bien en la competencia no siempre las cosas le fueron fáciles, su carisma, talento vocal y la opción por un repertorio mexicano tradicional (corridos y rancheras) le permitieron sobresalir entre sus compañeros.

Charo Cofré

La música para niños y la Nueva Canción Chilena son dos de las grandes puertas de entrada a Charo Cofré, una de las cantantes surgidas a fines de los años ’60 en la escena de la Nueva Canción y dedicadas a la raíz del folclor y la música latinoamericana. Popularizada por la canción "Mi río", de Julio Numhauser, con la que ganó la competencia folclórica del Festival de Viña en 1973, suya es además la voz del LP Tolín, tolín, tolán (1971), uno de los discos históricos del repertorio chileno para niños, con música de Charo Cofré y versos de María de la Luz Uribe. Partida al exilio luego del golpe militar de 1973, grabó en italia el disco ¿En dónde tejemos la ronda?, sobre poemas de Gabriela Mistral, y a su regreso instaló en el capitalino barrio Bellavista la peña La Candela junto al músico y documentalista Hugo Arévalo, con quien también compartió el programa de TVN "Los musicantes" antes de fijar su actual residencia en Isla Negra.

Valentín Trujillo

La televisión ha sido la gran vitrina para el talento del pianista y orquestador Valentín Trujillo Sánchez, aunque no del todo justa con la profundidad de su trabajo y el alcance de sus vastos conocimientos musicales. El casi permanente acompañante de Don Francisco como director de orquesta en “Sábados Gigantes” es, también, uno de los arregladores fundamentales de la música popular chilena, tanto en discos como en grandes conciertos.

Vittorio Cintolesi

Aunque su título profesional era de arquitecto, Vittorio Cintolesi participó en un sinfín de actividades creativas paralelas, vinculadas principalmente a la composición musical y la escritura. Su trabajo musical figura en varios álbumes, y se repartió entre obras de teatro, programas de televisión, comedias musicales y conciertos para orquesta. Nacido en Santiago y con un largo período de residencia en París, Cintolesi fue pianista, compositor y arreglador. Acaso su hito popular más significativo sea su condición de súperventas por sus composiciones para el programa infantil "Pimpón" así como la canción "Eres exquisita", una de las más conocidas de la Nueva Ola.

Akinetón Retard

Desde la simbología de la estrella verde que acompañó la portada de discos como 21 canapés (2003), Akinetón Retard definió el sentido de una obra única que no iba a hacer las cosas fáciles para quien se sometiera a sus dosis sónicas, la mayoría de las veces "sobredosis" sónicas.

Zapallo

Junto al reconocido grupo Mazapán, el ensamble convocado por el flautista Rodrigo García y el violinista Gonzalo Pinedo bajo el nombre de Zapallo, es una de las columnas más firmes y estables en la música infantil. Con una historia prolífica en cuanto a composición original, recopilación de material y grabación de discos desde los inicios de la década de 1980, sus canciones dibujaron la escenografía colorida y construyeron la imaginería para sucesivas generaciones de niños.

Gloria Benavides

La primera niña solista de la música pop chilena fue Gloria Benavides. Surgida en el marco de la Nueva Ola, junto a otras precoces figuras de la canción como Marisole y Mireya Gilbert, la cantante dejó como hit para el cancionero popular el tema "La gotita", y se fue alejando paulatinamente de la música para convertirse en comediante televisiva. Desde ese oficio ha desarrollado varios personajes, con los que ha trascendido incluso más que su carrera musical.

Tikitiklip

La reinvención del disco Tolín, Tolín, Tolán, de Charo Cofré y María de la Luz Uribe de 1972, es la base de este proyecto, uno de los más brillantes de la música infantil de los 2000. Gestado por Alejandra Egaña y Paz Puga, Tikitiklip es una serie de 12 capítulos de microprogramas, donde se combina una canción de ese disco, con animaciones de motivos artesanales chilenos. El 2010 tuvo una segunda parte, con el subtítulo Precolombino, realizado a partir de piezas de arte del Museo Chileno Precolombino de Santiago. Todas las canciones fueron hechas por la dupla de José Miguel Miranda y José Miguel Tobar y, desde el 2012, cuentan con un espectáculo en vivo que realiza una banda de conocidos músicos.

Capitán Memo

Su rostro adulto, casi desconocido en fotos, y la larga experiencia de Juan Guillermo Memo Aguirre en la música quizás confundan al auditor sobre su alcance como cantautor. Aunque no lo parezca, Aguirre ha hecho famosas en toda Hispanoamérica sus canciones para programas infantiles.