José Miguel Miranda
Foto: Sitio oficial

Discos

José Miguel Miranda

Una trayectoria diversa pero con énfasis en la composición de música para cine, teatro y danza ha sido el camino profesional del tecladista José Miguel Miranda. Junto a su habitual socio, José Miguel Tobar, se ha hecho cargo de los soundtracks de filmes como Machuca y La buena vida, pero han sido encargos solistas los que ha asumido para montajes de Alfredo Castro o coreógrafas chilenas.

Fechas

Santiago - 28 de marzo de 1961

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Marisol García

Su huella como tecladista y pianista asoma en la biografía de nombres tan diversos como Electrodomésticos, Isabel Aldunate y Cometa, a los que ha apoyado como sesionista. El exitoso proyecto Tititiklip lo vinculó por primera vez a la música infantil.

Cine, teatro, danza, televisión
Estudios particulares de composición junto a Andrés Alcalde fueron la formación principal de José Miguel Miranda en la música durante los años ochenta. Era el auge del Canto Nuevo, y el tecladista solía acompañar los conciertos de Isabel Aldunate, Schwenke y Nilo o Cometa, e incluso participó en algunos recitales de los rockeros Electrodomésticos, «pero tenía claro que lo que quería era la composición», recuerda.

Hay algo allá afuera (1990), de Pepe Maldonado, fue su primer encargo para cine. Chile se reinstalaba en la democracia, y la industria fílmica prometía dejar registro de los nuevos aires creativos de la transición. Para Miranda, el resultado marcó su vocación de ahí en adelante. Asociado a José Miguel Tobar, han sido las películas chilenas sus más vistosos y continuos encargos, con créditos conjuntos en cintas como Machuca (2004), Historias de fútbol (1997), Mi mejor enemigo (2005), Amnesia (1994) y La buena vida (2007). El productivo trabajo entre ambos es, según Miranda, difícil de explicar: «Es como una simbiosis. Hacemos toda la composición juntos, sin dividirnos por partes».

Trabajos musicales para televisión (“Inmigrantes”, “Viejo zorro”, “Héroes”) y publicidad, no le han impedido, también, hacerse cargo de montajes teatrales como los de Alfredo Castro (participó con él en la serie “Trilogía Testimonial de Chile”); además de acompañar los trabajos de danza de coreógrafas como Elizabeth Rodríguez, Francisca Sazié y Paulina Mellado. Miranda recurre a elementos como samplers y secuencias «para producir un estado en los actores, para que así puedan apoyarse en la música para construir un cierto mundo», explica.

Como parte de sus encargos para televisión, Miranda y Tobar recibieron en el 2005 su primer encargo para un programa infantil. El resultado fue sorpresivo para ellos y la audiencia. Tikitiklip cautivó a los niños a través de historias animadas recreadas con elementos de la artesanía y arte popular chilenos, sobre canciones parcialmente inspiradas en el disco Tolín, tolín, tolán, que Charo Cofré publicó en 1972.

José Miguel Miranda mantiene un estudio de grabación y posproducción donde elabora encargos para sus propios clientes o los de otros compositores.

Clásicos: cine y música junto a Horacio Salinas

En 1996, el director de Inti Illimani Histórico creó una banda sonora para El húsar de la muerte, la película de Pedro Sienna en torno a Manuel Rodríguez. Este 27 de marzo y 3 de abril, a las 19 horas, se pone al frente de la Orquesta Clásica Usach para musicalizar en vivo el filme, en el Aula Magna de la institución.

Cumpleaños con Quilapayún

El programa El Zócalo Nacional, que se emite en Radio Universidad de Chile, cumple 20 años al aire y festeja con un concierto de Quilapayún. El jueves 21 de marzo, en la Sala Master (20:30 hrs.).