José Miguel Miranda
Foto: Sitio oficial

Discos

José Miguel Miranda

Una trayectoria con énfasis en la composición de música para cine, teatro y danza ha sido el camino profesional del pianista José Miguel Miranda. Junto a su habitual socio, José Miguel Tobar, se ha hecho cargo de muchísimas bandas sonoras de filmes y programas televisivos locales, aunque también deben destacarse trabajos suyos a solas para directores teatrales y coreógrafas. Su huella asoma en porciones del trabajo de nombres tan diversos como Electrodomésticos, Isabel Aldunate y Cometa, a los que ha apoyado como sesionista. El exitoso proyecto Tikitiklip lo vinculó por primera vez a la música infantil.

Fechas

Santiago - 28 de marzo de 1961

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Marisol García

Cine, teatro, danza, televisión
Estudios particulares de composición junto a Andrés Alcalde fueron la formación principal de José Miguel Miranda en la música durante los años ochenta. Se vivía entonces el auge del Canto Nuevo, y el tecladista solía acompañar conciertos de bandas y solistas asociados a ese movimiento, «pero tenía claro que lo que quería era la composición», recuerda.

Hay algo allá afuera (1990), de Pepe Maldonado, fue su primer encargo para cine. Chile se reinstalaba en la democracia, y la industria fílmica prometía dejar registro de los nuevos aires creativos de la transición. Para Miranda, el resultado marcó su vocación de ahí en adelante. Asociado a José Miguel Tobar, han sido las películas y documentales chilenos sus más vistosos y continuos encargos, con créditos conjuntos en cintas como Machuca (2004), Historias de fútbol (1997), Mi mejor enemigo (2005), Amnesia (1994), La buena vida (2007), Violeta se fue a los cielos (2011) y La Once (2014), entre varias otras. El productivo trabajo entre ambos es, según Miranda, difícil de explicar: «Es como una simbiosis. Hacemos toda la composición juntos, sin dividirnos por partes».

Trabajos musicales para televisión (“Inmigrantes”, “Viejo zorro”, “Héroes”) y publicidad, no le han impedido, también, hacerse cargo de montajes teatrales como los de Alfredo Castro (participó con él en la serie “Trilogía Testimonial de Chile”); además de acompañar los trabajos de danza de coreógrafas como Elizabeth Rodríguez, Francisca Sazié y Paulina Mellado. Miranda recurre a elementos como samplers y secuencias «para producir un estado en los actores, para que así puedan apoyarse en la música para construir un cierto mundo», explica.

Como parte de sus lazos con televisión, Miranda y Tobar recibieron en el 2005 su primer encargo para un programa infantil. El resultado fue sorpresivo para ellos y la audiencia. Tikitiklip cautivó a los niños a través de historias animadas recreadas con elementos de la artesanía y arte popular chilenos, sobre canciones parcialmente inspiradas en el disco Tolín, tolín, tolán, que Charo Cofré publicó en 1972.

José Miguel Miranda mantiene un estudio de grabación y posproducción donde elabora encargos para sus propios clientes o los de otros compositores.

Los Bunkers: cancionero popular

Luego de cinco años de receso, la banda tocó durante una manifestación en Plaza Baquedano que fue convocada por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y de la cual también participó Inti-Illimani. El quinteto se presentó con pañoletas rojas, de cara al sol poniente y frente a decenas de miles de personas.

Una décima constituyente

El Pueblo es el soberano
La ley es su voluntad
Se asegura la igualdad
Y los Derechos Humanos
Dignidad para el anciano
Acceso a la educación
Menos fuerza y más razón
Salud sin clases sociales
Derechos medioambientales
Estado y plurinación