Acuarela

Desde que en los inicios de la década de 1980 los conjuntos Mazapán y Zapallo inauguraran una nueva escuela creativa para la música infantil —con composiciones originales que ampliaron el repertorio de canciones dirigidas a los niños, además de la utilización de un instrumental diverso— una serie de proyectos se alinearon con la propuesta que marcaría los siguientes años para el género. Uno de los más importantes de esta línea fue Acuarela, fundado en 1990 por un grupo de profesoras de música de la Universidad de Chile.

Leer más

Años

Santiago, 1990 -

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Acuarela

Integrantes

Luz María Saitua, voz, guitarra (1990 – •).
Myriam Ruddoff, voz, flauta traversa, teclados (1990 – •).
Adriana Alvarado, voz, percusión (1990 – •).
Lili Pérez, percusión (1996 – 1997).
Rosita Ferrada, voz, bajo (1996 – 1997).
Cecilia De la Fuente, voz, guitarra (1994 – 1997).
María Josefina Echaurren, bajo (1990 – 1997).
María Soledad Opazo, voz, flauta dulce (1990 – 1997).
Nena Domínguez, voz (1990 – 1997).

Iñigo Díaz

Inicialmente como sexteto, sus integrantes pusieron la mirada en un fuerte trabajo pedagógico y en el desarrollo de la expresión imaginativa, corporal y auditiva de los niños a través de cuentos musicales y una distintiva puesta en escena multidisciplinaria (con títeres, marionetas, bailes diversos y disfraces). El repertorio incluido en sus discos llegó a ser considerado material didáctico para los ciclos prebásico y básico, y utilizado en las salas de clases.

Musicalmente, Acuarela trabajó desde sus inicios con una serie de solistas invitados, provenientes de otras esferas de la música popular, que le dieron versatilidad al sonido de sus canciones. El bajista Pablo Lecaros y el percusionista Pedro Greene (del grupo jazz fusión La Marraqueta) participaron en la puesta a punto de los primeros discos, mientras que Juan Caballero (entonces bajista de Sol Azul) y Carlos Basilio (percusionista de Entrama) trabajaron para publicaciones siguientes. A ellos se sumó la permanente colaboración del multi-intrumentista Gastón Recart, miembro de ensambles de música antigua como Extempore y Surantigua. De su catálogo de canciones destacaron títulos como «Trique traca», «Los enanos pirquineros», «Las hadas» o «La semilla de trigo», cuentos transferidos a canciones educativas.

En 1997 el grupo se fragmentó con la salida de cuatro integrantes que comenzaron su propio proyecto musical, llamado Agualuna. Las fundadoras Luz María Saitua (guitarra), Myriam Ruddoff (flauta traversa) y Adriana Alvarado (percusión) se mantuvieron entonces como núcleo inalterable. Y tras de diez años de trabajo musical y edición de discos, Acuarela comenzó una nueva etapa creativa con el traspaso de su propio material musical a textos de aprendizaje preescolar. Así ocurrió en el disco junto al cantautor Nano Acevedo, En canciones cuentos para niños sobre las aves de Chile (2006).

La muerte de un artífice

El 19 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento del músico, como consecuencia de un accidente automovilístico en las afueras de Valparaíso. Desde 1959, el pianista Omar Nahuel encabezó a una generación de modernos jazzistas y dejó para la historia valiosos álbumes con su Nahuel Jazz Quartet en 1963 y 1965.

Adiós a un chilenero

Los Chileneros, Mario Catalán, Los Chinganeros son algunos de los nombres de la cueca con los que compartió Carlos Pollito Navarro, acordeonista fundamental, que falleció ayer a los 89 años, según informa el sitio Cancionero Discográfico de Cuecas Chilenas. Esta es su historia.