Francisca Meza

Intimista, reflexiva y melancólica en su poesía, Francisca Meza es una trovadora de absoluta generación espontánea. A los 24 años tomó por primera vez una guitarra que se encontraba en su casa y cantó de una sola vez su primera pieza autoral, "Cosas por hacer", un auténtico manifiesto personal que dos años después fue grabada en su disco debut, Podas y brotes (2010). Fue un trabajo que la instaló en una generación de cantautoras que tienen como denominador común la raíz latinoamericana y la canción pop, como Paz Quintana, Carmen Salvador, Natalia Contesse, La Pájara y Javiera Barreau, entre otros nombres.

Fechas

Santiago - 06 de julio de 1983

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Hermana mayor de la guitarrista de jazz Camila Meza, su rumbo musical se encaminó a la canción y la música de fusiones. Licenciada en Música en la Universidad Católica, en 2016 continuó sus estudios de educación musical en Londres. Ambas facetas, la cantautoría y la formación, la describieron durante la década de los años '10. En el intertanto presentó sus primeros dos discos, el citado Podas y brotes, que contó con la participación de músicos como Javier Barría y Analí Muñoz, y que fue presentado días después del terremoto de 2010, y más tarde Camino largo (2014), donde Francisca Meza extendió los límites de la tradición trovadoresca y la fusión, para acceder a territorios del soul, el pop e incluso el rock.

En tanto, ha trabajado como compositora de canciones con elencos teatrales, como la compañía Colectivo de Ficción y el Colectivo Cuentos en Fa, que se dedican al teatro infantil y familiar. En ese mismo terreno, junto a los músicos Fernanda Mosqueda (Merkén, Sankara) y Julio Escobar compuso la música para la obra de teatro familiar Teo y la Isla del Olvido (2018). Y como nombre propio registra la autoría de la música para la obra Kamshout, el espíritu del bosque (2016).

A 30 años de Corazones

El cuarto disco de Los Prisioneros, una colección de dolorosas canciones de amor y con fuerte presencia de los sintetizadores, es considerado hoy como una referencia de la música chilena. Fue publicado oficialmente el martes 22 de mayo de 1990, como indica este documento del sello EMI que circuló en la época y que guardamos entre nuestros archivos.

Rezos para el aislamiento

A cinco años de su primera publicación, el sello Pueblo Nuevo pone para libre descarga el tercer disco del compositor electroacústico José Miguel Candela.