Francisca Meza

Intimista, reflexiva y melancólica en su poesía, Francisca Meza es una trovadora de absoluta generación espontánea. A los 24 años tomó por primera vez una guitarra que se encontraba en su casa y cantó de una sola vez su primera pieza autoral, "Cosas por hacer", un auténtico manifiesto personal que dos años después fue grabada en su disco debut, Podas y brotes (2010). Fue un trabajo que la instaló en una generación de cantautoras que tienen como denominador común la raíz latinoamericana y la canción pop, como Paz Quintana, Carmen Salvador, Natalia Contesse, La Pájara y Javiera Barreau, entre otros nombres.

Fechas

Santiago - 06 de julio de 1983

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Hermana mayor de la guitarrista de jazz Camila Meza, su rumbo musical se encaminó a la canción y la música de fusiones. Licenciada en Música en la Universidad Católica, en 2016 continuó sus estudios de educación musical en Londres. Ambas facetas, la cantautoría y la formación, la describieron durante la década de los años '10. En el intertanto presentó sus primeros dos discos, el citado Podas y brotes, que contó con la participación de músicos como Javier Barría y Analí Muñoz, y que fue presentado días después del terremoto de 2010, y más tarde Camino largo (2014), donde Francisca Meza extendió los límites de la tradición trovadoresca y la fusión, para acceder a territorios del soul, el pop e incluso el rock.

En tanto, ha trabajado como compositora de canciones con elencos teatrales, como la compañía Colectivo de Ficción y el Colectivo Cuentos en Fa, que se dedican al teatro infantil y familiar. En ese mismo terreno, junto a los músicos Fernanda Mosqueda (Merkén, Sankara) y Julio Escobar compuso la música para la obra de teatro familiar Teo y la Isla del Olvido (2018). Y como nombre propio registra la autoría de la música para la obra Kamshout, el espíritu del bosque (2016).