Carmen Salvador

El mismo camino sin un destino definido que Nano Stern recorrió a mediados de la década de los 2000 siguió la compositora, autora y viajera Carmen Salvador, una de las figuras que en el cambio de década abordaron la raíz folclórica latinoamericana desde una mirada moderna de la música. Salvador es parte de una generación de cantautoras en esta variante, que tiene nombres como los de Pascuala Ilabaca (n. 1985), Natalia Contesse (n. 1978), Camila Moreno (n. 1985), Paz Quintana (n. 1983) y Javiera Barreau (n. 1985), entre otras.

Fechas

Santiago - 16 de diciembre de 1981

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Iñigo Díaz

Con estudios de piano en la Escuela Moderna de Música con Pablo Bruna, hacia el año 2001 Carmen Salvador se inició como bajista de la primera formación de Los Prana, grupo que por entonces desarrollaba una música pop casi experimental. Su salida de la banda la llevó a realizar los primeros viajes por Latinoamérica, con estaciones en Argentina, Brasil y Uruguay. Durante ese período se introdujo en la obra de Violeta Parra y comenzó a escribir sus primeras canciones en ritmos folclóricos.

De regreso en Santiago, grabó “La edad del sol” junto a con Paz Quintana. En 2008 trabajaría en el estudio de grabación junto al productor Pedro Santacruz para el registro de su primer disco, Brotes, un trabajo que sólo sería publicado en 2010, con una abundante carpeta de material pop de raíz folclórica («Día azul», «Restos de ayer», «De lunas y penas»). Ese año Carmen Salvador retomó los viajes y se estableció durante una temporada en Australia y Nueva Zelanda. Allí formó una banda multinacional y actuó en una serie de festivales de folk y músicas del mundo.

De regreso a Chile en 2011 inició un nuevo proyecto discográfico, esta vez sola frente a la guitarra, para Canciones pequeñitas (y otras menudencias) (2012), que presentó canciones íntimas de la tierra como «El sauce», «Historia de un bichito» y «Canción pequeñita», entre otras. En 2016, volvió al disco con el autobiográfico La parte narajana, sin abandonar proyectos musicales que ha mantenido en paralelo a su trabajo solista. En ese plano, Carmen Salvador ha sido bajista, en una suerte de regreso instrumental a sus inicios en Los Prana, del conjunto de música infantil Don Barbarroja.