Ranchera y corrido

Una de las expresiones extranjeras que más calurosa bienvenida ha tenido históricamente en Chile es la de la música popular mexicana, expresada en ritmos propios como los famosos ranchera y corrido. El cine de los años ’30 posibilitó un primer contacto entre esa manifestación y la audiencia nacional, al tiempo que se formaban los primeros conjuntos de música ranchera en los círculos juveniles universitarios de la época. A lo largo de casi un siglo es mucho lo que ha cambiado esta música, hoy alojada a fondo entre el público popular tras generaciones de cantantes, dúos y conjuntos de rancheras y corridos que han incorporado el ritmo ranchero y norteño hasta fundirlo con la identidad nacional.

Los Estudiantes Rítmicos

Los Estudiantes Rítmicos fueron lo que los especialistas creen la primera experiencia de música pop de la historia en Chile. El conjunto nacido en aulas universitarias, encabezado por el joven compositor José Goles, impuso nuevos términos entre las audiencias durante la década de 1940, con energía juvenil y ritmo popular, a través de un repertorio de boleros, valses, corridos, polkas y foxtrots y todo tipo de expresiones musicales de impacto masivo.

Los Dos Maulinos

Los Dos Maulinos son una sociedad de dos músicos del Maule, Mauricio Vega, de Linares, y Miguel Molina, de Molina, que han desarrollado un riguroso trabajo de recopilación e interpretación del repertorio campesino de su zona. Se conocieron en Santiago el año 2013, cuando ambos eran músicos de los circuitos de la cueca. Vega estaba recopilando tonadas y canciones del Maule, cuando Molina llegó como invitado a una tocata de Los Guainas, grupo del que era parte Vega y ambos descubrieron su afinidad con ese repertorio. El 2015 ya estaban grabando su primer disco Vamos cantando cantores, con 15 tonadas, cuecas, valses y hasta corridos, que ellos conocieron de primera fuente, de cantoras y de folcloristas del Maule. Los Dos Maulinos han recibido reconocimientos de varios grandes de folclor: Margot Loyola, su compañero Osvaldo Cádiz y Luis Araneda, el Baucha, y el payador de La Pincoya Bigote Villalobos.

Amparito Jiménez

Cantante de origen colombiano arribada en los años '60 a Chile, Amparito Jiménez es una pieza fundamental en la historia de la cumbia en el país, donde ganó el apodo de "Reina de la cumbia" y es reconocida por ser la primera en popularizar ese ritmo en su vertiente folclórica colombiana. Entre sus mayores éxitos en el país se cuenta "La pollera colorá", de autoría del fallecido maestro colombiano Wilson Choperena junto a Juan Madera Castro, compositor de la línea melódica.

Fernando Trujillo

Uno de los precursores del éxito de la música mexicana en Chile es Fernando Trujillo. Contemporáneo del éxito de cantantes internacionales como Pedro Vargas y Pedro Infante, tiene edad suficiente para haber empezado al mismo tiempo que los adelantados locales de Los Queretanos o Los Huastecos del Sur, de los que formó parte entre 1953 y 1963, y convive hoy con los dúos y cuartetos de corridos y con los cantantes mariachis en frecuentes festivales rancheros como Lupita Aguilar, Los Hermanos Bustos, Los Llaneros de la Frontera o Eliseo Guevara. No sólo la música mexicana es su especialidad. Fernando Trujillo popularizó además el éxito "Antofagasta dormida", vals de Gamaliel Guerra.

Porfirio Díaz

Uno de los lazos más firmes tendidos por un músico chileno hacia el tango es el que desde los años treinta aseguró Porfirio Díaz, acordoneonista, bandoneonista, pianista, director y compositor nacido en Valparaíso. Con orquesta típica y cuarteto grabó títulos clásicos del género, adaptó canciones populares a nuevas claves de arreglos, y obtuvo con ello gran éxito y repercusión, gracias a un «sello milonguero y amable», según descripción de Hernán Restrepo. Pero Díaz (quien comparte nombre con un histórico militar y presidente mexicano) fue también parte de grabaciones fundamentales para la música popular chilena, como "En Mejillones yo tuve un amor" (1945), de Gamaliel Guerra, y tangos de autoría local, como "Noches de Santiago" y Viejo San Diego" (ambos de Mario Ríos). Legó, además, un desvío inesperado para su estilo, pues es el compositor de la música del clásico vals "Viejo lobo chilote".

Palmenia Pizarro

La mujer que con mayor sentimiento ha cantado el vals peruano y el bolero en Chile es Palmenia Pizarro. Iniciada a comienzos de los años ‘60, ha desarrollado su carrera en Chile y luego en México, donde vivió y cantó durante más de veinte años entre 1973 y 1997. Revalorada por una nueva generación desde los años '90 en adelante tal como Cecilia, Palmenia Pizarro reanudó su trabajo en su país y hoy, después de cinco décadas de historia, es una de las figuras centrales de la canción más popular chilena, con éxitos como los valses y boleros "Cariño malo", "Ódiame", "Ajeno" y "Amarraditos".

Los Reales del Valle

Los Reales del Valle son, junto a Los Luceros del Valle y Los Hermanos Bustos, parte de la punta de lanza de la explosión de la música norteña mexicana en Chile en los años ‘70, y al igual que ellos han cimentado su popularidad en el éxito combinado de los corridos y las cumbias.