Tropical

Pocas influencias extranjeras han tenido una presencia tan sostenida y variada en el tiempo como los diversos géneros musicales venidos del Caribe, adoptados por el público chileno como parte de los gustos bailables y la fiesta nacional. Son generaciones de ritmos y de audiencias las que han disfrutado de esta música tropical, desde los años ’30 con la guaracha, el cha cha cha y el mambo de las orquestas de los ’40 en adelante, y con la explosión en cumbias de los años ’60, incluidas todas las transformaciones que ese ritmo colombiano ha experimentado entre sonoras, combos, orquestas y conjuntos, hasta llegar a modas más recientes como la del sound, la música axé, la cumbia villera y el reggaetón. La música tropical ha moldeado la fiesta popular y el baile nacionales por décadas.

Pancho Aranda

Pianista, compositor, arreglador, conductor de orquestas y productor discográfico, Francisco Aranda Reinoso es el ejemplar más joven entre los músicos que se iniciaron en conjuntos de la Nueva Ola y que luego se reconvirtieron en figuras autónomas como directores y productores. Es una camada de talentos en la pluma, la batuta y la gestión, que comienza en los años ’60 con gente como Juan Azúa, Toly Ramírez y Jorge Pedredros y deriva en Horacio Saavedra, Juan Salazar, Miguel Zabaleta y Pancho Aranda, nombre recurrente dentro del círculo del Festival de Viña del Mar y la industria televisiva de los años '80.

Los Viking’s 5

Los Viking's 5 son parte de la segunda generación de grupos chilenos de cumbia. Nacidos en Coquimbo, en una zona especialmente prolífica en bandas tropicales, siguieron la huella abierta antes por La Sonora Palacios o Luisín Landáez en la mitad de los años '60, pero a la usanza nortina; esto es, cumbia con guitarra, bajo y batería, y sin sección de bronces.

Dulce Latina

Dulce Latina es el dúo que forman las modelos, bailarinas y celebridades televisivas Jocelyn Medina y Alejandra Díaz. La primera logró fama a través del programa juvenil "Yingo" y la segunda como figura de "Show de goles", y más aún en su calidad de conejita Playboy chilena. Esas características las llevaron a formar un grupo de repertorios bailables y fiesteros, y de sugerentes temáticas sexuales, en estilos de cumbia, ranchera tropical y reggaetón. El dúo se sumó así a la nutrida camada de figuras que aprovecharon su exposición televisiva para llegar a la industria de la música popular (Yamna Lobos, Angélica Sepúlveda, Jenny Contardo, Arenita), con distinos resultados. A fines de 2010 Medina y Díaz grabaron junto a Los Kuatreros del Sur la canción "El baile del gusanito", cuya presentación en TV llegó a ser censurada en un programa de mediatarde por su alto contenido erótico.

Santa Feria

Santa Feria es parte de una segunda camada de grupos de la llamada “Nueva Cumbia Chilena”, que trajo a una nueva generación de músicos a la cumbia. Iniciados con un núcleo de amigos de Ñuñoa, admiradores de la cumbia villera ( y de nombres mayores que ellos, como Juana Fe o Chico Trujillo),  la banda debutó el 2011 con el disco Le traigo cumbia. Su primer hito de popularidad fue la canción “Sákate 1”. La “cumbia casera”, como les gusta definirse, ya se ha plasmado en tres discos y EP, y con un intenso trabajo en vivo tienen un hito histórico: ser la única banda de su estilo que ha llenado el Movistar Arena en agosto de 2016. Letras de amor, de temas sociales y de como divertirse, y sobre todo muy bailables, son el sello de esta banda, una de las más populares de la música chilena.

Rumberos del 900

«Preservar en la conservación histórica del repertorio popular bailable de todos los tiempos en Chile», es cómo esta orquesta define la orientación de su trabajo, y en esa definición hay pistas sobre los cauces de su sonido pero también sobre su conciencia al hacerlo circular. Rumberos del 900 se alista en la tradición de grandes orquestas de baile que han trabajado en Chile desde los años '40, y avanza en pleno siglo XXI en un pulso afrocaribeño, rigor interpretativo y repertorio que se conecta con ella, de la Orquesta Huambaly a la Ritmo y Juventud (entre sus influencias, también mencionan a combos extranjeros clásicos, como los de Pérez Prado y La Sonora Matancera).  

Santiago All Stars

Santiago All Stars es una pionera orquesta de salsa hecha en Chile, formada por una selección de músicos de otras agrupaciones, y que desde comienzos de los años 2000 tiene un sólido y estable circuito en vivo. Encabezada por el trombonista Héctor Briceño (el popular "Parquímetro"), y el percusionista Jorge Hasbún, el conjunto busca tributar los sonidos de la salsa original, y po eso su nombre es un homenaje a Fania All Stars, emblemática banda latina de Nueva York de fines de los años 60. En sus grabaciones han incluido también versiones "salseras" de canciones chilenas, y duetos con nombres como Cecilia y Buddy Richard.

Sergio Lillo

Un muy inusual giro musical muestra la carrera de Sergio Lillo, un cantante iniciado dentro del auge del Neofolklore, y que integró dos de los más importantes grupos de ese género: Los Cuatro Cuartos y Los Solitarios (este último, con Willy Bascuñán). Sin embargo, fue el pop y la música de raíz tropical la que fue atrayendo cada vez más a Lillo una vez que se alejó del trabajo colectivo, y su carrera solista durante los años ’80 (inevitablemente asociada a los recuerdos de “Sábados Gigantes”) fue la de un baladista de pulso ágil y comodidad ante las cámaras de TV. Para muchos, trascendió sobre todo su apodo: "El ciclón del Caribe". En 1992 se retiró de la música por más de una década, hasta que en la década del 2010 regresó a grabar canciones y presentarse en vivo.

Genniman’s

Originarios exponentes de la cumbia nortina, Genniman's son un conjunto formado en Iquique en 1990 y activo bajo ese nombre desde 1991. C

Francisco Flores del Campo

Francisco Flores del Campo no sólo es un autor principal de la música popular chilena. También es el más versátil. Ya en los años '30 anticipó el sueño de la carrera internacional al trabajar ocho años en EE.UU., quedó en la historia como el chileno que actuó en la mayor película de Gardel e intervino en el origen de la industria fílmica local. Luego pondría su rúbrica definitiva como compositor. Suyas son las tonadas ‘‘Mi caballo blanco’’, ‘‘Qué bonita va’’ (1964) y ‘‘Dos corazones’’ (1965), los boleros ‘‘Sufrir’’ y ‘‘Agonía’’ y su obra mayor: las canciones de la comedia musical La pérgola de las flores (1960).