Sebastián ‘Tan’ Levine

Pocos músicos chilenos pueden jactarse de haber pasado por más bandas durante los años ochenta que Sebastián Levine. Pinochet Boys, Electrodomésticos y Supersordo fueron algunos de los nombres que ocuparon a Levine durante algo así como una década, antes de que decidiera una partida del país que, con intermitencias, ya se extiende por más de dos décadas. La búsqueda de una vida creativa y nómade marca la biografía de este percusionista chileno, en los créditos de numerosos discos.

Fechas

Boston (Estados Unidos) - 04 de septiembre de 1966

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Sebastián 'Tan' Levine

Marisol García

Músico escolar
Levine aún no terminaba el colegio cuando comenzó a colaborar en vivo con grupos del primer underground desarrollado en Chile bajo dictadura. A partir de 1983, fue parte de La Banda del Gnomo (cuando el grupo era un intento de trabajo progresivo; antes de la llegada de la cantante Catalina Telias) y se ocupó también en un proyecto fugaz de punk junto a Jorge González: La Goma de Pegar.

Su primera banda de importancia fue Primeros Auxilios. Poco a poco, el baterista fue pasando de su inicial interés por el rock crudo a-lo-Kiss hacia la sofisticación new-wave importada como a goteras al Santiago de la época por unos pocos sujetos bien informados; entre estos, los hermanos Miguel e Iván Conejeros, quienes habían llegado a Santiago desde La Unión junto a su colección de discos del mejor pop británico. Con ellos y Daniel Puente, Levine formó los Pinochet Boys, para muchos el primer grupo punk que existió alguna vez en Chile y el motor de una expresión breve pero intensa que terminó animando a un montón de músicos, pintores y realizadores audiovisuales a su alrededor.

El grupo se disolvió en Sao Paulo, Brasil, en 1987, y allí se quedó Tan Levine durante dos años más. Tras un tiempo de residencia en Estados Unidos, el baterista volvió a Santiago hacia fines de 1990, y comenzó a trabajar de inmediato con su hermana María José (la ex tecladista de Upa) en la banda María Sonora, al tiempo que se hacía cargo de la percusión de Electrodomésticos, que para entonces animaban sus últimos conciertos. Con los primeros grabó un disco que quedó inédito, y con los segundos se mantuvo hasta su primera despedida, en enero de 1992. Los grupos Supersordo, y Saturnino y Los Marginales fueron sus siguientes sedes de trabajo, antes de recibir una invitación de Carlos Cabezas para apoyar en vivo los primeros conciertos de Jorge González.

Mudanza a Nueva York
Terminó siendo ésa una experiencia breve, tras la cual Levine creyó que había llegado el momento de volver a viajar. Esta vez, el destino fue Nueva York. «Ya se estaba cumpliendo un ciclo y sentía que no tenía nada que hacer acá», le contó después a El Mercurio. «Se había terminado mi relación con Supersordo y Jorge González, y se había congelado María Sonora porque mi hermana tuvo un hijo. Además, había estado tratando de mover el rap, pero no agarraba. Allá trabajé en restoranes y fui corresponsal de la revista Extravaganza! Me quedé tres años y medio».

Volvió a Santiago en 1997 para ayudar a su hermana María José con la producción y primeras presentaciones de Golosina Caníbal, el grupo que de algún modo retomaba lo trabajado antes por María Sonora. Pero, de nuevo, se trató de una experiencia de estabilidad precaria, considerando su condición independiente.

Levine viajó entonces a Europa, y a partir de 1998 se instaló de modo más o menos definitivo en Hamburgo, gracias a una invitación especial de Niños con Bombas (el grupo de Daniel Puente, su antiguo socio en Pinochet Boys). Ese año, terminó recorriendo Alemania y Holanda en una gira conjunta con LaFloripondio (los cuales comenzaban con su trabajo de promoción europea, y a quienes también apoyó en percusión). Durante un tiempo, Levine se mantuvo como invitado estable de Niños con Bombas, además de emplearse como DJ en un club nocturno.

Su vida de los últimos años ha seguido la misma pauta de itinerancia y colaboraciones diversas, si bien ha establecido una residencia más o menos fija en Alemania. De Tan Levine se sabe de vez en cuando, siempre desde un nuevo punto geográfico y otra aventura musical. Las más recientes incluyen la fundación de una etiqueta disquera (Pil-Pil Recordings) y la formación junto a músicos de Undercroft de un proyecto de rock llamado Cebiche Humano, con el cual se presentó en un festival de música chilena realizado en Hamburgo en el año 2000.

Los espacios donde irrumpe Carola López

Las décimas con perspectiva de género de Carola López son las de inquietudes personales fundidas con una explosión social mayor. Su disco debut, Una mujer como usté, ya había sido escogido entre los principales títulos del año por MusicaPopular.cl en su Antología 2018, y hoy esa cualidad se ve refrendada por el premio Pulsar, que logró como Mejor Artista de Música de Raíz.

Pulsar al fomento de la música

La periodista, investigadora y autora de libros como Canción valiente y Llora corazón, integra el equipo editorial de MusicaPopular.cl. Obtuvo el primer reconocimiento que los premios realizan a divulgadores de la música chilena.