Myriam Hernández

Myriam Hernández es la cantante popular más reconocible y de mayor alcance internacional en la música chilena de las últimas tres décadas, con frecuentes giras, producciones de discos y lanzamientos en mercados extranjeros. Iniciada como solista tras un adiestramiento en la televisión en los años ‘80, ha grabado nueve discos desde 1998 y se identifica con un repertorio de canciones de amor que le ha valido numerosos éxitos, cuatro de los cuales han llegado al número uno en las listas de la revista “Billboard” en su carrera: “Peligroso amor” (1990), “Te pareces tanto a él” (1991), “Ese hombre” (1995) y “Huele a peligro” (1998), entre un total de trece singles y cuatro álbumes destacados en esos ránkings.

Fechas

Santiago - 02 de mayo de 1967

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

David Ponce

Discos editados en más de quince países y sobre cinco millones de copias vendidas a nivel internacional son sus principales marcas, según los datos de sus casas disqueras, además de las diez canciones de su repertorio que han alcanzado las listas latinas de la revista “Billboard”, biblia del negocio disquero en Estados Unidos.

Myriam Hernández es dueña de uno de los mayores cargamentos de éxitos radiales chilenos, con títulos como “Ay, amor” (1988), “El hombre que yo amo” (1988), “Te pareces tanto a él” (1990), “Peligroso amor” (1990), “Tonto” (1990), “Un hombre secreto” (1992), “Se me fue” (1992), “Ese hombre” (1994), “No hace falta más que dos” (1994), “Huele a peligro” (1998), “Deseo” (1998), “La fuerza del amor” (1998), “Mañana” (2000), “No pensé enamorarme otra vez” (2007), “Vuela muy alto” (2007), “Rescátame” (2010), “Sigue sin mí” (2011), “Todo en tu vida” (2011) y otros que hacen de ella la mayor celebridad internacional en la música chilena de su tiempo.

myriamhernandez01

Foto:

De amor y de exportación: los comienzos
Myriam Raquel Hernández Navarro era una colegiala de diez años cuando actuó por primera vez en un festival estudiantil, y ya a los once se iniciaba en los programas “Generación joven” y “La pandilla” de la Televisión Nacional de Chile. Una fugaz actuación en la teleserie “De cara al mañana” (1982), del mismo canal, fue el preámbulo para su estreno formal como cantante en el espacio “Ránking juvenil” del programa de Canal 13 “Sábados gigantes”, donde se inició al lado de colegas como Andrea Labarca, Soledad Guerrero, Pablo Bravo, Irene Llano o Luis Jara.

La industria musical de la época estaba más ligada a la televisión que al negocio disquero, y no fue sino hasta después de seis años que Myriam Hernández grabó su primer álbum, Myriam Hernández (1988), con un éxito explosivo tras el retrato de la cantante en un vestido blanco sobre una silla en la arena. Del disco se descolgaron los éxitos radiales “Ay, amor” y “Eres” entre las baladas, “Corazón desorientado” y “Quiero saber” entre las canciones más ligeras, y “El hombre que yo amo” como un hito certificado para la posteridad entre los himnos de la música popular chilena.

Desde un primer momento la cantante proyectó parte de su éxito en otros países. Su primer disco superó las cien mil copias vendidas en Chile y también fue lanzado en Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Costa Rica y Estados Unidos, lugares donde “Ay, amor” y “El hombre que yo amo” figuraron en las listas de éxitos. En febrero de 1989 debutó en el Festival de Viña del Mar como parte del jurado internacional, y en diciembre el disco figuró entre los veinte álbumes en español más vendidos de 1989 según “Billboard”.

Ya en enero siguiente Myriam Hernández viajaba a Los Angeles, California, para la grabación del álbum sucesor, respaldado por el ingeniero chileno Humberto Gatica junto a productores asociados como David Foster y Jason Scheff. Myriam Hernández (1990), también conocido como Dos, inició un nuevo desfile de éxitos encabezado por “Peligroso amor” y reanudado por “Herida”, “Tonto”, “Mío”, “Todo lo tuyo” y “Te pareces tanto a él”, una canción cuyo videoclip, dirigido por el mexicano Luis de Llano, ella protagoniza con el actor chileno Cristián Campos y postuló en la categoría de “mejor videoclip latino” en los premios “Billboard”. El álbum estuvo dieciocho semanas seguidas en el número uno de la lista “Latin albums” de esa revista, en un ciclo coronado por el regreso de la cantante al Festival de Viña en febrero de 1991

Los Angeles, Miami, Viña del Mar: más y más
Un cambio de mano vino a sumarse a esta carrera con la elección, para producir el tercer disco, del español Juan Carlos Calderón, histórico compositor del grupo Mocedades y para entonces reciente y exitoso aliado de Luis Miguel.

myriamhernandez02

Foto: EMI Odeon

También grabado en Los Angeles y mezclado por Humberto Gatica, Myriam Hernández (1992) contiene menos impactos radiales que sus predecesores, pero fue difundido a escala continental por las baladas “Un hombre secreto”, fiel ejemplo del estilo de Calderón, “Se me fue” y “Si no fueras tú”, y registró marcas de ventas en Chile, Perú, Colombia, Venezuela, varios países centroamericanos, México y Estados Unidos. Por primera vez un disco de Myriam Hernández fue publicado además en Japón, Taiwán, Tailandia y los Emiratos Árabes Unidos, y en mayo de 1992 la intérprete chilena se presentó en el Festival de Acapulco, en México, acompañada en piano por el citado Juan Carlos Calderón.

Tras una tercera aparición en el Festival de Viña en febrero de 1994, escenario en el que cantó canciones de Violeta Parra, la cantante volvió a grabar en Los Angeles con Humberto Gatica y el resultado fue su cuarto disco, Myriam Hernández (1994), que no sólo elevó a cuatro la cantidad de álbumes de igual título, sino además incrementó su lista de éxitos con la balada “Ese hombre”, de María Angélica Ramírez, y las canciones pop “No hace falta más que dos” y “Lo mejor que me ha pasado”. Otro espaldarazo a su carrera internacional fue grabar la canción “Tu cabeza en mi hombro” con Paul Anka para el disco de duetos Amigos (1996), donde el astro estadounidense canta a dúo con Celine Dion, Julio Iglesias, Ricky Martin, Juan Gabriel y otras figuras.

Una nueva alza en su popularidad musical fue determinada por su quinto disco, Todo el amor (1998), otra vez con producción de Humberto Gatica. Esta vez el impacto primordial fue el de la balada “Huele a peligro”, del maestro mexicano Armando Manzanero, que ocupó durante cuatro semanas el primer lugar de las listas latinas de “Billboard”, seguida luego por los éxitos “Deseo”, de la española Mónica Naranjo, y “La fuerza del amor”, del colombiano Estéfano. Y por primera vez Myriam Hernández intentó desmarcarse del rótulo de cantante de baladas con su sexto álbum, + y más… (2000), grabado en Miami, ciudad donde se radicó en 2000. Para ese disco acudió a un bloque de cinco productores con sede en la ciudad, entre Lester Méndez, Estéfano, Kike Santander, Rudy Pérez y Humberto Gatica y difundió singles como “Quién cuidará de mí” y “Mañana” (de Juan Andrés Ossandón). En febrero de 2001 actuó por cuarta vez en el Festival de Viña.

Enamorarse otra vez: nuevos discos y duetos
En adelante el certamen veraniego chileno iba a ser un trabajo sostenido para Myriam Hernández. Entre 2002 y 2006 fue la animadora del festival junto a Antonio Vodanovic, Ricardo Montaner y Sergio Lagos, y en 2002 también fue parte del show internacional. Su carrera como conductora de TV coincidió con una pausa en la grabación de nuevas canciones, y entre 2001 y 2005 dedicó su carrera disquera a dos discos en vivo y una recopilación de éxitos.

Uno de ellos es El amor en concierto (2001), registro de dos actuaciones celebradas en octubre de 2001 en el Teatro Municipal de Santiago. Luego el compilado Huellas (2004) trajo consigo, además de una versión de “Mío” junto al grupo argentino Los Nocheros, las canciones nuevas “No te he robado nada”, de Armando Manzanero, “El amor de mi vida”, escrito y grabado junto a la banda funk Los Tetas, y “He vuelto por ti”, de la misma cantante junto a su hijo Jorge Ignacio Saint-Jean, entonces de ocho años. Y Contigo en concierto (2005) es su primer CD-DVD, grabado en vivo.

myriamhernandez03

Foto: Sony Music

Myriam Hernández volvió a lanzar un álbum inédito con Enamorándome (2007), su octavo disco, grabado en Miami y difundido por las canciones “No pensé enamorarme otra vez”, a dúo con el cantante de salsa puertorriqueño Gilberto Santa Rosa, “Vuela muy alto”, “Donde hubo amor” y una versión de “Dónde estará mi primavera”, éxito del mexicano Marco Antonio Solís. Con él se reencontró cuatro años más tarde en su noveno disco, Seducción (2011), donde ambos comparten el single “Sigue sin mí”. En el mismo disco la cantante grabó a dúo con el también mexicano Cristian Castro la balada “Todo en tu vida”, y el álbum obtuvo una nominación al premio Grammy Latino en la categoría “mejor álbum vocal femenino”.

Myriam internacional: escenarios, giras, premios y listas
Myriam Hernández ha actuado en escenarios como el Madison Square Garden de Nueva York, el Orange Bowl y el anfiteatro Jackie Gleason de Miami. En 2015 emprendió por América Latina una gira con veinticinco éxitos a modo de celebración de igual cantidad de años desde el inicio de su carrera, y recibió dos reconocimientos internacionales: el Premio de la Presidencia de la Academia Latina de la Grabación, otorgado por la entidad responsable del premio Grammy Latino, y su incorporación al Salón de la Fama de los Compositores Latinos (Latin Songwriters Hall Of Fame), círculo creado en 2012 por los compositores Desmond Child y Rudy Pérez.

Este último es un reconocimiento a su faceta de autora y compositora, manifestada en canciones de su repertorio como “No pienso enamorarme otra vez” (1988), “Herida” y “Que no” (1990), “No hace falta más que dos” (1994), con Juan Carlos Duque, y “Cenicienta de tu amor” (2000). La autoría de Juan Andrés Ossandón y la presencia en bandas sonoras de teleseries son rasgos comunes de las más recientes “Rescátame” (2010) en “Mujeres de lujo” (Chilevisión) y “Mi pequeño dilema” (2014), en “Valió la pena” (Canal 13).

De la relevancia internacional de Myriam Hernández hay amplia evidencia en los registros de “Billboard”, en cuyas listas han figurado cinco de sus discos. En el ránking “Latin pop albums” constan los dos primeros, Myriam Hernández (1988) y Myriam Hernández (1990), en los puestos 4° y 1° respectivamente, y tres de los siguientes alcanzaron en paralelo las listas “Latin pop albums” y “Top latin albums”: Todo el amor, de 1998 (8° y 18°), Enamorándome, de 2007 (10° y 49°), y Seducción, de 2011 (10° y 39°).

myriamhernandez04

Foto:

Según la misma publicación, trece singles de la cantante chilena han figurado en la lista “Hot latin songs” de la revista: “El hombre que yo amo” (10° lugar en 1988), “Ay, amor” (15° en 1988), “Peligroso amor” (1° en 1990), “Te pareces tanto a él” (1° en 1991), “Herida” (3° en 1991), “Un hombre secreto” (4° en 1992), “Si no fueras tú” (8° en 1994), “Se me fue” (14° en 1992), “Ese hombre” (6° en 1995), “No hace falta más que dos” (25° en 1995), “Huele a peligro” (5° en 1998), “No pensé enamorarme otra vez” (28° en 2007) y “Dónde estará mi primavera” (28° en 2007).

Cinco de ellos han impactado además en la lista general “Latin pop songs” de la revista: “Ese hombre” (1° en 1995), “No hace falta más que dos” (5° en 1995), “Huele a peligro” (1° en 1998), “No pensé enamorarme otra vez” (10° en 2007) y “Dónde estará mi primavera” (18° en 2007): un compilado completo de grandes éxitos de Myriam Hernández y una marca principal en los registros de la música popular chilena.

Natalino sale a recorrer Chile con nueva canción

El trío romántico abre su itinerario el 14 de diciembre con un concierto en Valdivia. Seguirán en Puerto Varas, Casablanca, Panquehue, Maullín, Curacaví, Quintero y Papudo, entre otras localidades. Con miras a su nuevo álbum, titulado Natalino vivo, el grupo liberó además la balada “No volveré a caer”, del autor curicano Lenny Zing.

El año de Jorge Peña Hen

A 45 años de su asesinato a manos de la Caravana de la Muerte, en La Serena se levantó un monumento que recuerda su pionera labor como educador.