Pascuala Ilabaca

Autora, compositora, cantante, acordeonista y pianista, Pascuala Ilabaca ha delineado una de las trayectorias más llamativas entre los músicos chilenos proyectados a otros países en el nuevo siglo. Elementos del folclor de Chile, ritmos latinoamericanos y música de la India son fuentes de su repertorio, difundido por canciones como «Lamenta la canela», «Ay mamita mamita» y «Busco paraíso». Ha publicado en España sus discos Diablo rojo diablo verde (2010), Busco paraíso (2012) y Rey Loj (2015), grabados con su banda Pascuala Ilabaca y Fauna, así como Pascuala canta a Violeta (2008) y Me saco el sombrero (2014), como solista, y desde 2011 ha viajado cada año a Europa en ocho giras por España, Alemania, Francia, Inglaterra y Bélgica.

Fechas

Girona (España) - 13 de abril de 1985

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

David Ponce

Valparaíso es el hogar de Pascuala Ilabaca, aunque los viajes han sido desde temprano parte esencial de su vida. Nacida en 1985 e hija de la vitralista Pilar Argandoña y del pintor Gonzalo Ilabaca, recuerda viajes familiares de infancia por India, Guatemala y México, donde aprendió a tocar acordeón y donde vivió hasta 1999. Entre los seis y los diez años estudió piano en la Universidad Católica y es licenciada en ciencias y artes musicales en la Universidad Católica de Valparaíso, donde fue alumna del compositor Eduardo Cáceres.

Es la época de sus grabaciones más tempranas, registradas en Caleidoscopio – música contemporánea de la Región de Valparaíso (2005), un CD de compositores como Cristián Retamal, Bryan Holmes, Jaime Frez y Sebastián Ramírez. De ese período datan sus obras «Música para mirar desde el tren», para piano y tabla; «Siete minutos para Elmar Gris», para piano y voz; «Caravana», para clarinete, trompeta y piano, y «Juncos», para coro femenino en mapudungun, con la que terminó su carrera universitaria en diciembre de 2007.

Ese es el año de su empalme en vivo con la música popular, mediante el repertorio que estrenó en octubre de 2007 a raíz de la celebración de los noventa años de Violeta Parra, y que virtió pronto en su primer disco personal a los 23 años. Es Pascuala canta a Violeta (2008), con catorce composiciones de Parra y una original, «La tormentosa». El disco fue grabado por Pascuala Ilabaca (voz, piano y acordeón), Cristián Retamal (guitarra) y Jaime Frez (batería y percusión), los dos últimos provenientes de la banda de rock y folclor Los Hermanos Carrera. Tres meses después del estrenar el disco en mayo, la cantante partió junto a Jaime Frez por un año a India, donde ambos vivieron entre agosto de 2008 y agosto de 2009.

Retorno con Fauna: primeras canciones propias
El primer reencuentro de Pascuala Ilabaca a su regreso a Chile fue en vivo. En octubre de 2009 actuó en la tercera versión del festival Rock Carnaza organizado por las Escuelas de Rock en el Teatro Municipal de Valparaíso, y en enero ganó el Festival de Huaso de Olmué con la interpretación de seis canciones de Víctor Jara como parte de Pascuala y la Tripulación, grupo formado para ese encuentro junto a Cristian Retamal y a cinco integrantes de Inti-Illimani: Jorge y Marcelo Coulon, Juan Flores, Manuel Meriño y César Jara. También en febrero tocó en la sexta versión del festival Rockódromo en Valparaíso.

Luego tradujo a discos ese año de experiencia en India. Primero fue con Samadi, el dúo que integra con Jaime Frez y con el que lanzó en enero el disco Perfume o veneno (2010). Y a la par formaba Pascuala Ilabaca y Fauna, grupo formado por Pascuala (voz, piano y acordeón), Cristián Retamal (guitarra), el nuevo integrante Cristian Wai Ming Chiang (bajo) y Jaime Frez (batería y percusión). Es el elenco que grabó el siguiente álbum, Diablo rojo diablo verde (2010), lanzado en agosto con conciertos en Santiago y Valparaíso.

En ese disco incluye canciones compuestas en India como «Ay mamita, mamita» y «Diablo rojo diablo verde», bajo influencias de diablada y de huayno con cumbia respectivamente, además de los ritmos de cueca para las canciones «Violeta y Frida», «Cueca triste» y «Cueca la sincera», y dos composiciones de estructuras progresivas cantadas en mapudungun, «Señas para llegar a Mapu» y «Machi», basadas en testimonios del lonco mapuche Pascual Coña publicado en los años ’20. Melodías evocadoras como «Mal día» y «La escala», título inspirado en el baladista venezolano Rudy La Scala, se escuchan junto al single «Lamenta la canela», cuyo clip ganó el «premio del público» en la cuarta versión del Festival del Videoclip en 2010.

Oleada de cantantes acústicos: experiencia en vivo
En esos años ganaba notoriedad en Chile una gama de músicos jóvenes identificados con figuras como Violeta Parra y con la naturalidad de la guitarras acústica, y Pascuala Ilabaca vino a integrar ese espíritu de la época.

En febrero de 2010 compartió un concierto con Chinoy, Nano Stern y Fernando Milagros en el Teatro Municipal de Viña del Mar, y un retrato más certero de esa escena es el documental «Temporary Valparaíso» que el realizador francés Vincent Moon grabó en 2009 en el puerto, con registros de Chinoy, Camila Moreno, Pascuala Ilabaca, Gepe, Fernando Milagros, Kaskivano, Goli Gaete y Ángelo Escobar, y que fue estrenado en agosto de 2010 con un concierto en Valparaíso. También ahí Pascuala Ilabaca tocó en octubre en la cuarta versión de Rock Carnaza a trío con Camila Moreno y Francisca Valenzuela, y en noviembre abrió un show de Pedro Aznar, ambas actividades como parte del III Forum Universal de las Culturas realizado en Valparaíso.

Para el año siguiente la cantante fue parte del festival «Yo no canto por cantar» en junio de 2011 en el Teatro Caupolicán, con un elenco de once nombres entre Juanjo Montecinos, Evelyn Cornejo, Natalia Contesse, Fernando Milagros, Javier Barría, Pedropiedra, Nano Stern, Kaskivano y las bandas de Camila Moreno y los Disfruto y Chinoy y los Niños Preferidos del Ruido. En octubre tocó en el ciclo «Un árbol lleno de pájaros cantores» con motivo del cumpleaños de Violeta Parra en el Teatro Municipal de Valparaíso, y en noviembre volvió al festival Rock Carnaza en el mismo teatro, protagonizado esta vez por veinticinco mujeres bajo el lema «Chile, país de creadoras», desde Tita Parra y Sol Domínguez hasta Evelyn Cornejo y La Chinganera.

Busco paraíso: conexión en Barcelona
En paralelo Pascuala Ilabaca ya había cumplido desde 2011 sus primeras visitas internacionales, y fue en medio de una gira europea que estrenó su tercer álbum, Busco paraíso (2012), publicado primero en España por el sello catalán Petit Indie antes de su lanzamiento en vivo en Santiago y Valparaíso en octubre.

Es el disco en el que se agrega Miguel Razzouk (saxo y clarinete) al grupo, sumado a una variedad de sonidos cosmopolita entre el ritmo latinoamericano de «Isla», el drum n’ bass de «No es nuez» o la cumbia de «Rezos en Montegrande» y «Carnaval de Sal Lorenzo», las dos en el mismo tono menor. Son matices diversos para la propuesta de una fusión, íntima en «Canción de noche», cadenciosa en «Pecado original», espaciosa en «Sueño de pelícano», densa en «Es difícil» y «En el tren a Kanyakumari» y a capella en «La luna llena», con una voz que trae el eco de la «Tonada de luna llena», del fundamental compositor venezolano Simón Díaz.

Muchos de esos versos aluden a viajes, como en «Canción de noche», «Carnaval de San Lorenzo de Tarapacá» y «En el tren a Kanyakumari», que fue compuesta en el ferrocarril con destino a ese pueblo en India, así como «Busco paraíso» fue hecha en Tulum (México), «Rezos en Montegrande» en el Valle del Elqui, «Isla» en Temuco y «Sueño de pelícano» en Valparaíso, según ha detallado la autora. Y allí también se escucha «Pájaro niño», composición dedicada a los niños mapuche víctimas de la represión policial en la Araucanía e incluida primero en el disco Música x Memoria (2011), publicado por el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Rey Loj y el efecto del tiempo
Después de dos discos colectivos de Pascuala Ilabaca y Fauna, la cantante firmó el siguiente como solista. Me saco el sombrero (2014) es una colección de recreaciones de poemas y canciones de Gabriela Mistral («Canción quechua», «El maíz», «En tierras blancas de sed»), Violeta Parra («Verso por despedida a Gabriela Mistral», «En los jardines humanos», «Me gustan los estudiantes»), Víctor Jara («El arado» y «La luna siempre es muy linda») y Álvaro Peña («El látigo de la indiferencia») a modo de homenaje.

Al mismo tiempo trabajaba en la composición de canciones originales para su próxima grabación junto al grupo, en la que Pascuala Ilabaca profundizó la idea planteada ya en Busco paraíso de un relato común a todo el disco. El resultado fue Rey Loj (2015), su cuarto álbum, con catorce nuevas canciones articuladas en torno a la idea del tiempo simbolizado en la figura del reloj. Los cambios de pulso del primer single, «No esperes más», entre aires de hot jazz, samba y cumbia, son la más fiel presentación del disco.

A lo largo de Rey Loj hay ritmo de vals de «El perdón», métrica precisa de cueca recreada a pulso cansino en «La mariposa» y una nueva página para el repertorio de cumbias de Pascuala Ilabaca en «Caminito viejo». Se oye un carácter más progresivo desde el arresto rockero de «Rey Loj» a la intimidad de piano de «Preguntas al rey» entre otros contrastes y afinidades: una continuidad a tono con las letras oníricas de «Santa Caravana», la metáfora de las religiones de «Sueño con un rayo», la reflexión sobre el desarraigo de «Yo nací en Chuqui» o «La muerte en Quillagua» y el cierre casi psicodélico con la extensa «Sabatanasa».

Pascuala Ilabaca en la ruta: giras y premios
En paralelo a estos discos, Pascuala Ilabaca ha tocado con frecuencia en escenarios porteños como los festivales Rockódromo y Rock Carnaza así como en La Cumbre del Rock Chileno III (noviembre de 2012), Lollapalooza (abril de 2013) y la primera edición del festival Womad (febrero de 2015).

Y su agenda internacional no ha hecho sino recrudecer desde 2011. En febrero y marzo de ese año visitó México, donde registró clips para la serie Son Pa’ Llevar, como inicio de una saga regular de tours y festivales. La cantante cumplió su primera gira a Europa (junio y agosto de 2011) con fechas en España, Alemania, Bélgica y Francia, visita en la que reeditó Diablo rojo diablo verde (2010) en España por medio de Petit Indie.

Tras un viaje a México (diciembre de 2011), su segunda visita europea (febrero y marzo de 2012) abarcó España y Alemania, junto a la reedición española de Pascuala canta a Violeta (2008). La tercera (julio y agosto de 2012), por Alemania, Francia y España, coincidió con el lanzamiento de Busco paraíso (2012). La cuarta (febrero y marzo de 2013), por España y Alemania, fue seguida por idas a Perú y Colombia (agosto de 2013) y Argentina (septiembre de 2013). En 2014 la agenda fue más intensiva, con tres viajes a Europa sólo en ese año: su quinta gira (marzo y mayo de 2014) por Francia, Bélgica, España y Alemania; la sexta (junio y agosto de 2014), por Alemania, Portugal, España, Francia y Suiza; y la séptima (noviembre de 2014), a Inglaterra. La octava (julio y agosto de 2015), por Inglaterra, España, Francia y Alemania, fue paralela a la edición de Rey Loj.

En esos países Pascuala Ilabaca se ha presentado en festivales como Cantar Opinando en Mendoza, Argentina (mayo de 2011), Desfolca’t en Barcelona, España (junio de 2011), la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (diciembre de 2011), TFF (Tanz und Folkfest) en Alemania (julio o agosto de 2012); BarnaSants en Barcelona y Musik und Politik en Berlín (febrero y marzo de 2013), la Feria Internacional de la Música de Buenos Aires, Bafim (septiembre de 2013), la sala Kammermusiksaal del teatro Berliner Philharmoniker o Filarmónica de Berlín, en Alemania (enero de 2014) y más festivales como Cinelatino y CulturAmerica en Francia, London Jazz Festival en Inglaterra (2014) y Womad en Inglaterra (2015).

El correlato de esos itinerarios está registrado en la difusión que Pascuala Ilabaca ha conseguido para su música más allá de las fronteras de Chile. En agosto de 2013 Busco paraíso (2012) ganó en las categorías “world beat” y “premio del público” en la duodécima versión de The Independent Music Awards, reconocimientos otorgados en Nueva Jersey, EE.UU. En 2015 volvió a ganar ese premio, esta vez por Me saco el sombrero (2014) en la categoría de “disco tributo”. Y tras la gira inglesa de 2014, la canción “Carnaval de San Lorenzo de Tarapacá”, de Busco paraíso, fue destacada en el disco compilatorio anual Top of the worldpublicado por la revista inglesa “Songlines”, especializada en músicas del mundo. “Pascuala Ilabaca pertenece a la generación de músicos post-Pinochet que pasaron desde la esfera andina a forjar un estilo más abierto, más consciente de su globalidad y más matizado”, es la reseña en esa publicación, reflejo de la nueva música chilena que esta autora y compositora ha esparcido por el mundo.

Mamma Soul presenta «Sexoul»

En el el Bar El Clan de Bellavista, este sábado 17 el histórico grupo femenino presenta la segunda canción original del 2019, tras lanzar en enero «Fuerte (T.H.F.)»: «Sexoul». Mamma Soul tiene a dos fundadoras en sus filas y ya supera los 20 años de vida. Aquí su historia.

100 años de Orrego Salas

El fundamental compositor y académico cumplió un siglo en enero. Este jueves 25 en el Instituto Cultural de Providencia se ejecutarán obras de cámara compuestas entre 1952 y 1980 para maderas, cuerdas, piano y clavecín.