Quique Neira

Quique Neira (cuyo verdadero nombre es Enrique Neira Leiva) es uno de los nombres solistas más importantes del reggae chileno. Vocalista de dos bandas germinales en el género, Bambú y Gondwana, con quienes estuvo cinco años y alcanzó una masiva popularidad en todo Chile. El 2002 anunció el inicio de su camino solista, que ha trascendido los circuitos del reggae varias veces, y que  ha alcanzado una importante difusión dentro y fuera de Chile. Canciones de amor, temáticas sociales e historias de vida nutren el extenso cancionero del que, por muchos, es considerado una de las grandes voces de la música popular chilena.

Fechas

Santiago - 11 de abril de 1973

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Quique Neira

Gabriela Bade / Jorge Leiva

Cuando el rock se preparaba a volver en grande a la industria chilena de los años ’90, el cantautor Quique Neira buscaba un espacio como vocalista y líder de un grupo más orientado al pop: Bambú. Con ellos logró probar suerte con relativo éxito. Un disco homónimo y un EP basado en un cover de Los Prisioneros (“No necesitamos banderas”) fue la producción que alcanzó Neira en esa primera banda, que, sobre todo, le sirvió para probar también su temple de frontman y líder.

Esa experiencia fue clave para unirse en 1997 a Gondwana, el más exitoso grupo de reggae que hasta ahora ha existido en Chile, y con quienes alcanzó a trabajar en tres bien recibidos álbumes, y legar al menos un clásico de la canción romántica de la época: «Armonía de amor».

El 2003, a un año de su salida de Gondwana, debutó con Eleven, el disco con el que rompió la camisa de fuerza del reggae y se abrió a otros estilos. En el álbum también podía escucharse soul y voces de distintos colaboradores, además de samplers y un cover de Foxy («Pensando en ti»), que le permitió una alta rotación en radios.

Simultáneamente a la edición de ese álbum, Neira se ocupó en el papel de Jesucristo para la ópera rock Jesucristo Superestrella, en un montaje del año 2003 en el Teatro Providencia. Su actuación culminaba con un desnudo que fue ampliamente difundido por los medios de comunicación. Sólo fueron tres presentaciones durante el fin de semana santo de ese año, tras las cuales Neira se mantuvo cerca de su música.

Tanto así que apenas había editado Eleven, ya estaba pensando en las canciones de un sucesor. En 2005 apareció su segundo trabajo como solista: Cosas buenas. Allí se repetían las colaboraciones, con gente como Juan Sativo, de Tiro de Gracia, que lo acompañó en el sencillo «Lady». Esa canción y, sobre todo, «Cosas buenas», alcanzaron una alta presencia radial.

A fin de 2007, regresó a su raíz folclórica jaimaiquina, con Jah rock , en un disco que . en su momento, se definió como el «mas reggae» de sus discos. Un  gran presencia de un mensaje espiritual y religioso (en el que el propio Neira llegó a decir que era «un instrumento de Dios») distingueron este tercer disco, que si bien tuvo menos presencia masiva en Chile, le abrió su hoy consolidado camino internacional.

Los pasos internacionales
En septiembre de 2007, durante la preparación de Jah rock, Quique Neira viajó por primera vez a México para cinco presentaciones promocionales, en lo que fue la antesala de su creciente agenda fuera de Chile. El año 2008 emprendió su primera gira europea y fue el primer chileno en presentarse en el Festival de Jazz de Montreux, en Suiza. El 2009 estuvo en Puerto Rico,México y Argentina, y desde entonces ha realizado sucesivas giras por América y Europa.

El 2009 editó una disco con versiones de remezclas dub, del disco Jah rock, y el 2010 realizó un concierto en la Isla de Pascua, que luego editó en el DVD Reggae en Rapa Nui.  La intensa producción la cerró el 2011, con un nuveo disco original. Alma, cuya gira promocional incluyó varias fechas en México, y donde dice que quiso acercarse de nuevo a su país, a pesar de que su grabación se hizo justamente en medio de su intensa agenda. Con su estudio portátil, o en otros estudios, el disco incluyó grabaciones en Suiza, Suecia, Inglaterra y Austria, Jamaica, Puerto Rico,  Venezuela, Argentina y Chile.

«Alma», un tema suave, algo así como una balada reggae, fue el primer sencillo del disco, y se convirtió en uno de sus nuevo clásicos. Tambié hubo otros grandes hits en ese disco: : «Yo planto», donde testimonia su propia detención de varios días, por tener siete plantas de marihuana en su casa, y «Un poquito de ti», canción que dedicó a su hija y que cantó junto a los entonces emergentes raperos de Movimiento OriginalAlma también incluyó una llamativa versión de «La gotita (de Gloria Benavides), cantada por su hermana Talulah, tema  que reveló los extensos colores de la música de Quique Neira.

Chileno del root
Con una actividad permanente dentro y fuera de Chile, el 2014 Quique Neira presentó un nuevo disco de canciones originales, Un amor, que por primera vez en su historia contó con un productor externo. Jason Farmer, músico jamaiquino con una nutrida experiencia en el reggae, imprimió un sonido al disco más cercano a las raíces del género, porque de hecho, buena parte de los músicos que grabaron el disco eran de Jamaica.

«Agua de la fuente» y «Chileno del root» fueron los sencillos promocionales del disco que también incluyó un tema en  en portugués y uno ingles, «Live another day», acompañado nada menos que por Ky-Mani Marley,  uno de los hijos de Bob Marley.  «Chileno del root», el segundo single, era, como dijo, su «propia historia»: Habla de sus orígenes , de su infancia en la comuna de San Ramón, y del niño que, de alguna manera,  había cumplido su sueño: «Creo que seguir siendo el mismo / El que cantaba en las calles / Un muchachito sencillo / El que soñaba ser amigo de Bob Marley».

En octubre de 2015 celebró en el teatro Caupolicán sus 25 años de historia musical, demostrando que su popularidad en Chile seguía gozando de buena salud, y el 2016 adelantó su nuevo disco, con  «Tus huellas». El disco se presentó el 2017 con el nombre La vida es una canción, y con la mezcla cuatro temas nuevos, con siete viejas canciones de su autoría (dos de Gondwana) , que regrabó especialmente. El 2018 continuó su recorrido por la historia, pero como intérprete de un breve cancionero de covers de de pop, de balada, e incluso uno de Víctor Jara.

París ya tiene el Centro Cultural Ángel Parra

En París fue inaugurado el primer centro cultural del mundo con su nombre. Está en el Barrio 14 de la capital francesa, donde el cantautor vivió desde los años de su exilio y allí el Centro Cultural Vercingéntorix, que él ayudó a construir, ahora se llama Ángel Parra. Su hermana Isabel y sus hijos Ángel y Javiera viajaron a su inauguración.

«Voz de la calle»: El primer concierto 2019 de Electrodomésticos

El lunes 27 la banda lanza una edición “deluxe”, de su disco 2017 Ex la humanidad. Con invitados en escena y una revisión de su catálogo, será el primer concierto del 2019 de la agrupación liderada por Carlos Cabezas.