Gondwana

La más popular e internacional banda de reggae chilena nació en La Pincoya en 1987, pero debió esperar una década para convertirse en un fenómeno de la música chilena y alcanzar una considerable difusión en Chile y el extranjero. Su alternancia entre la ortodoxia del género, las citas a la cantautoría consciente y el pop de baladas (la más famosa, “Armonía de amor”) ha sido en diferentes momentos una fórmula inteligente para su continuidad y difusión. Durante siete años, el grupo tuvo como vocalista a Quique Neira, y consiguió que su salida, en 2003, no disolviera al grupo. La banda mantiene hasta hoy un ritmo continuo de presentaciones; muchas de ellas, en el extranjero. Sus cambios de integrantes son una constante en un grupo que se entiende mejor como un colectivo de género que como una banda de identidad autoral inalterable.

Leer más

Años

La Pincoya, 1987 -

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

gondwana

Integrantes

I-Locks (Claudio Labbé), bajo (1987 – )
Isaac Blondy (Isaac Lagos), voz y guitarra (1987-1996)
Bernardo Berny Aravena, guitarra (1987-1989)
Keno Fingaman Valenzuela, teclados (1991 – )
Tom Urrejola, voz (1992 – 1995)
Don Chico (Dagoberto Dago Pérez), percusión (1992-2002)
Alexcy Cárdenas, batería (1993-2005)
Jorge Gato Ramos, saxo (1994 – )
Sergio Checho Aguilera, voz (1995-1996)
Nelson Pez López, guitarra (1996 – )
Patricio Pato Luco, trompeta (1995-2011)
Quique Neira, voz y guitarra (1996-2003)
Hugo A Go-Gó Prado, trombón y coros (2000-2010)
Kingo, voz y guitarra (2003-2007)
Fabián Carvallo, batería (2005-2007)
Maximiliano Vargas (Padawan), voz (2007-2011)
Fabián Córdova, guitarra (2007-2011)
Ronny Álvarez, teclados (2007-2011)
Claudio Yayo Loyola, batería (2007 – ?)
Pancho Contreras, trompeta y coros (2007 – •).
Leo Dread, percusión (?)
MC Jona, voz (2011 – •)
Panty, guitarra y coros (2014 – •)
Maxi Valdéz, batería (2016 – •)

Marisol García

Precarios inicios
La primera visita de The Police a Chile, para una sorpresiva participación en el Festival de Viña del Mar de 1982, tuvo efectos insospechados en la juventud local de la época, y entre éstos estuvo el golpe de inspiración que su show televisado produjo en Claudio Labbé, un quinceañero de La Pincoya que al día siguiente de escuchar por primera vez ese ritmo cadencioso comenzó a investigar sobre sus orígenes.

Llegó así a la respuesta obvia: lo de The Police era una mezcla de rock y reggae; este último, el género que definiría la vocación de Labbé de ahí en adelante. Pese a su nula experiencia musical, el joven comenzó a reclutar amigos que pudieran interesarse en formar una banda acorde al estilo. Un tío suyo era bajista (alguna vez, apoyo de Leo Dan), y le enseñó lo básico. Sus primeros escenarios fueron peñas y celebraciones comunales, siempre como cuarteto y bajo el nombre Taxi. El suyo era un grupo de pocos recursos, que vendía lo que fuese para financiar sus instrumentos, y que iba de casa en casa buscando un lugar donde ensayar. Labbé siente que todo fue algo aficionado hasta 1992, cuando consiguieron su primera sala de ensayos.

Publicaron entonces un primer cassette independiente (Gondwana), con seis temas propios. La música se había convertido a esas alturas en una cruzada irrenunciable, aparejada a los descubrimientos espirituales y religiosos que el reggae les había llevado a conocer. Al menos Labbé era para entonces un chileno con dreadlocks, que vendía artesanía frente a una discoteque de Bellavista. Años más tarde esa misma discoteque llegaría a ser no sólo de su propiedad (Jammin’), sino que también el primer club reggae del país.

Pasos profesionales
No quedaban ya dudas sobre las ambiciones masivas de Gondwana cuando el grupo aceptó telonear una presentación de los argentinos Los Pericos en el capitalino Teatro Monumental, en 1994. Sin embargo, la banda no lograba estabilizar una formación firme, y pasaba de un vocalista a otro sin dar con un rostro representativo.

Gondwana001 - 318

Foto: BMG

Luego de la salida de Isaac Blondy, Gondwana encontró al frontman soñado en el cantante del grupo Bambú, un cuarteto que hasta entonces había trabajado algo que podría definirse como pop de raíz negra y que había tenido cierto éxito con el single “Mamá, yo quiero”. Quique Neira aceptó unirse a Gondwana al verificar su compromiso con la ortodoxia reggae. «Me gustaba mucho el Bob [Marley] y veía que Gondwana representaba eso», ha explicado.

La incorporación de Neira fue un empuje enorme al sonido del grupo, tanto por su cálido registro vocal como por su capacidad como compositor de canciones, más sencillas y dirigidas que las que hasta entonces venían componiendo. La reformulación del grupo interesó rápidamente a la multinacional BMG. La etiqueta financió la grabación de un primer álbum y la producción de un prestigioso asesor estadounidense del género: Dr. Dread. Fue un socio importante para el grupo, que los acompañaría también en su segundo disco y haría los contactos necesarios para su debut en Estados Unidos, a mediados del año 2000 (en una minigira que incluyó también su participación en el festival “Reggae on the River”, con el legendario Jimmy Cliff como cabeza de cartel).

Para su debut, el grupo se había asentado en una formación extensa y experimentada, con al menos dos integrantes (el trompetista Patricio Luco y el baterista Alexcy Cárdenas) con estudios formales de música.

Crecimiento disco a disco
Como pocos discos debut de esa época, el de Gondwana (Gondwana, 1997) fue un golpe comercial casi inmediato, primero gracias al single “Changa langa” y luego por la balada “Armonía de amor”, probablemente la canción chilena más rotada en radios durante 1999.

Definieron su siguiente álbum, Alabanza. Por la fuerza de la razón (2000), como el resultado de un compromiso mayor del grupo con el reggae de raíz (o roots). El single “Antonia” compartía los sentimientos paternales del baterista, pero allí se incluían también los temas “Sólo es verdadero (El amor de Jah)” y “Traficantes de fe”. Los temas “Libertad” y “Defendamos” hacían alusión a la lucha de los familiares de víctimas de la dictadura de Pinochet, un tema sensible para el grupo por las experiencias personales de sus integrantes (el percusionista Don Chico es hijo del desaparecido Sergio Pérez y de Lumi Videla; esta última, célebre militante del MIR, cuyo cadáver fue arrojado a la embajada de Italia catorce meses después del Golpe de Estado).

La promoción del disco los llevó por primera vez al extranjero, para presentaciones en Estados Unidos y Puerto Rico, y una visita especial a Jamaica. Sería el inicio de un circuito internacional que no ha sido extraño en su carrera, con giras también los años 2002, 2005 (cuando llegaron incluso a Europa) y 2006 (Costa Rica y México).

Con ese nivel de difusión, fue natural su incorporación como invitados del Festival de Viña 2001. Regresaron a ese escenario dos años más tarde. De algún modo, Chile se ha ido acostumbrando con ellos a los códigos del reggae, y a superar caricaturas. Al respecto, fue llamativa la querella civil interpuesta por Dago Pérez (luego apoyada por el resto del grupo) contra una empresa de piojicidas que sugirió en un comercial que sus clientes eran quienes usaban dreadlocks. Según el músico «[En el comercial] se usaba música reggae con nyabinghi, que son los tambores sagrados de Jamaica. Se ocupaban los colores etíopes y muchos conceptos que eran como era un ataque directo hacia el movimiento reggae en Chile».

Partida de Neira
Made in Jamaica —un disco grabado, efectivamente, en Jamaica—  fue el último álbum del grupo con Quique Neira en voz (poco antes se había producido la salida del percusionista Dago Pérez, quien luego se dedicó a la producción y el trabajo solista y con La Banda de Don Chico). La noticia de su sorpresiva salida se conoció a principios del año 2003, justo antes de que el grupo comenzara una serie de presentaciones que incluirían el Festival de Viña y una gira por Perú, México y Estados Unidos. Quizás por ello, el grupo se mostró como un ente sólido, sin dudas sobre su continuidad. «Hemos trabajado durante muchos años forjando un sonido de banda determinado y bueno. Hay muchos cantantes, hay un movimiento reggae acá en Chile que es bastante amplio y podemos trabajar con ellos también», dijo Gato Ramos a radio Cooperativa.Gondwana002 - 318

La banda organizó un recital de despedida a Neira el 17 de mayo en el estadio Víctor Jara. Poco después apareció el álbum solista del cantante, quien desde entonces se mantiene como cantautor. En declaraciones a Emol, Neira reconoció que su salida de Gondwana tuvo que ver con su deseo de continuar como solista, y de que «cuando te das cuenta que no te necesitan como líder, lo que te corresponde es dejar en libertad a la banda y dar un paso al lado. Nunca fueron mi grupo, estuve orgulloso de ser parte del grupo, pero no eran mi banda».

A partir de Crece (2004) el cantante oficial de Gondwana fue Kingo, un viejo amigo del grupo con experiencia informal en otras bandas reggae (incluyendo a Los Root’s, uno de los primeros grupos del propio I-Locks). En los años siguientes, Maxi Vargas y MC Jona ocuparían sucesivamente ese lugar. Gondwana se fue afirmando con el tiempo como un colectivo de género, cuya esencia no ha se ha alterado por los cambios de vocalista. Más bien, el grupo decidió afirmarse como un combo de proyección internacional, con viajes constantes por Latinoamérica al menos desde el año 2005. El 2009 eso se plasmó en un disco: Grabaron un concierto en un abarrotado Teatro Colegiales de Buenos Aires, que prensaron en un CD y un DVD y que reveló la enorme popularidad de la banda al otro lado de la cordillera, con cientos de personas coreando sus canciones. Un fenómeno que se repite en varios otros países del continente.Gondwana032 - 318

Hoy Gondwana se mantiene como una banda de creciente promoción extranjera, con más trabajo fuera que dentro de Chile y un ritmo saludable de publicaciones incluso en tiempos de crisis discográfica. Su líder, el bajista I-Locks Labbé, es parte del grupo desde su fundación. El 2017 celebraron 30 años con un concierto en el Caupolicán, un disco nuevo (con Ky-Mani Marley entre sus invitados) y, desde el 2006, con un promedio de más de 60 actuaciones fuera de Chile cada año.

Natalino sale a recorrer Chile con nueva canción

El trío romántico abre su itinerario el 14 de diciembre con un concierto en Valdivia. Seguirán en Puerto Varas, Casablanca, Panquehue, Maullín, Curacaví, Quintero y Papudo, entre otras localidades. Con miras a su nuevo álbum, titulado Natalino vivo, el grupo liberó además la balada “No volveré a caer”, del autor curicano Lenny Zing.

El año de Jorge Peña Hen

A 45 años de su asesinato a manos de la Caravana de la Muerte, en La Serena se levantó un monumento que recuerda su pionera labor como educador.