Portavoz

Forjado en los circuitos hip hop del norte de Santiago de la primera década del 2000, Jorge Andy Ferrer Milanao, Portavoz, es considerado por muchos como uno de los principales nombres de su generación. Sus canciones hablan de amor, de historias de vida o  de política, y han penetrado en públicos que exceden por mucho los espacios del rap. Varias, como “El otro Chile”, “Desde” o “Solo para ti”,  acumulan millones de visitas en plataformas de streaming, suenan en fiestas, en actos políticos y en tomas estudiantiles. Portavoz ha pasado por decenas de escenarios: sindicatos de regiones, Festivales de Hip Hop, Lollapalooza y países de Europa y América, pero, ante todo, se define como parte de la comunidad rapera chilena. Como tal, además de integrar el grupo Salvaje Decibel, ha colaborado o ha invitado a sus canciones a varios nombres del rap chileno.

Fechas

Santiago - 31 de octubre de 1987

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Portavoz

Jorge Leiva

Portavoz creció en casa sus abuelos en Recoleta, hasta que de adolescente se trasladó a la población Juanita Aguirre de Conchalí. En esos barrios consolidó su compromiso con el rap que había  conocido de pequeño, por su hermano mayor o mirando videos en televisión. Nombres como Cypress Hill, House of Pains o Beastie Boys lo acercaron al rap, y a la música negra. “Michael Jackson me volvió loco” reconoce. Y, por supuesto, el rap chileno que por entonces comenzaba a sonar en algunas radios, como Tiro de Gracia y más tarde Makiza.

Pero hay otra fuente en sus caminos musicales: “Mis papás y mis tíos con los que crecí siempre escuchaban Víctor Jara, Sol y Lluvia, Daniel Viglietti, Quilapayún, Silvio Rodríguez. Todo eso yo lo absorbí” . Con padres de historias vinculadas a las militancias de izquierda – su padre aparece en el Informe Valech por una detención en los ’70-, la política fue desde el comienzo un ingrediente esencial en la personalidad de Ferrer.

Pero todo eso se cuajó en el rap. “Donde fuera yo andaba buscando el rap. Salía a la calle a jugar a la pelota o a andar en skate y trataba de cacharlo. Todos mis amigos eran raperos. Había vecinos  que ya estaban haciendo sus propios versos  (el Scooby, el Confidencial, el Rucio) y así aprendí a hacer mis letras, a cantar frente a la gente”, cuenta.

“Yo solo hago rap con las gana que juega el Andrés”, dice en “Desde” una canción del año 2005, citando los juegos de su hijo. “Eventos y las tocatas solas vinieron después,  / estamos en esto antes que existiera el Internet,  / desde que el rap vive en mí  / y de su swing sí me enamoré”.

Cambiando cassettes con amigos, tocando en los llamados “Micrófonos libres” que se hacían antes de las tocatas y produciendo sus propios beats, Portavoz registró  su casa sus primeras canciones. “ Grabando con lo que había / Esta poesía / Aprendí a hacer beats porque a mí nadie me los hacía” recita también en “Desde”.

Salvaje Decibel
Con un computador, el software Cool Edit Pro  y un micrófono (“Un shure SM58”) grabó sus primeras maquetas, que el año 2005 se compilaron en un disco que se llamó Formato de MC, pero que en rigor no considera parte de su discografía. Su comienzo para él es claro: lo marca en su grupo  Salvaje Decibel, donde junto a otros tres MCs de su sector debutó el 2007 con el disco Poblacional.

Con bases hechas por Funky Flu (o Pablo Parra) y el propio Portavoz, el disco tuvo un evidente y severo  contenido político: “Entre casas pareadas, departamentos básicos y mediaguas / Surgen sueños de pequeños que se esfuman entre pasta y paragua / Si de Okinawa hasta América Central, siempre es el mismo cuento / El excedente pal opresor y el trabajador que aspire pegamento / La revolución social se gesta en el malestar de cada hogar”, dicen en la canción “Casas bajas”.

Junto a Salvaje Decibel, Portavoz fue recorriendo cada vez más escenarios, y también comenzó a desarrollar sus propias canciones. En esos años ingresó a estudiar Pedagogía en Historia en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, pero sólo permaneció tres años, y  tuvo que dejar su carrera por distintas razones (las económicas entre ellas). En lo inmediato, estuvo por un tiempo haciendo talleres de rap y de beats en su población, pero el oficio musical fue ocupando cada vez más su tiempo.

En el 2011 los circuitos de Portavoz fueron claros. “Toqué en cuanta toma y Universidad hubo ese año. Yo siento que tenía un pie en el hip hop y otro en los movimientos sociales”, dice sobre los primeros circuitos donde se escucharon sus canciones. “Te quieren” (“Quienes dominan de arriba son los ricos,  / ellos te quieren dominado, cuadrado, segado y sumiso”), “El otro Chile” (”Vengo del Chile común y corriente / Ese que no sale en comerciales de TV / Donde los grifos se abren, porque aquí el sol sí arde / Cuidado con quemarte con este mensaje”) y “Escribo rap con R de revolución” (“Mi texto es político / de un contexto político, / creado por decisiones políticas ) son canciones que calaron profundo en diversos  sectores de la sociedad chilena.

El año 2013 Portavoz editó un segundo disco con Salvaje Decibel, y para el 2018 anunció su segundo trabajo individual. En el intertanto, se ha presentado en América y Europa. Ha grabado con varios raperos (como Luanko, Movimiento Original, Ana Tijoux, Hordatoj, Guerrillerokulto, Renca Mundo o Subverso), y también con nombres de otras dimensiones de la música, como Evelyn Cornejo o Santa Feria. Puede actuar en actos políticos, ha estado dos veces en Lollapalooza y tiene varias canciones donde reconoce orgulloso su ascendencia mapuche, de padre y madre.

Aunque Portavoz ha sonado en radios, ha aparecido en televisión  y a veces es destacado en medios de comunicación, en general está alejado de los circuitos masivos.  De cualquier manera, nunca los ha necesitado. Sus canciones se han convertido en hits populares por otros canales: En plataformas de streaming, descargadas de Internet o circulando de mano en mano. Hablando de amor, de política y de historias de vida, y con beats compuestos por él mismo, esas canciones retratan –como pocas en este tiempo- profundas realidades de la sociedad chilena, y tienen una popularidad que ya se quisieran otros músicos de hoy. Por todo eso, y sobre todo por sus canciones, el nombre de Portavoz ya está inscrito en la historia de la música popular chilena.

París ya tiene el Centro Cultural Ángel Parra

En París fue inaugurado el primer centro cultural del mundo con su nombre. Está en el Barrio 14 de la capital francesa, donde el cantautor vivió desde los años de su exilio y allí el Centro Cultural Vercingéntorix, que él ayudó a construir, ahora se llama Ángel Parra. Su hermana Isabel y sus hijos Ángel y Javiera viajaron a su inauguración.

«Voz de la calle»: El primer concierto 2019 de Electrodomésticos

El lunes 27 la banda lanza una edición “deluxe”, de su disco 2017 Ex la humanidad. Con invitados en escena y una revisión de su catálogo, será el primer concierto del 2019 de la agrupación liderada por Carlos Cabezas.