Makiza

Makiza es un nombre fundamental del hip-hop chileno de la primera década del siglo, y su legado de tres discos abrió nuevas vías de influencia para el desarrollo del género en el país. Su interrumpida carrera puede resumirse además en una frase con la que alguna vez el propio grupo definió su relación: «En el amor puede pasar cualquier cosa». Con sucesivos períodos de separación y reunión, el grupo concluyó definitivamente su romance a mediados del año 2006, luego de un destacado e influyente trabajo de casi una década; el cual hoy destaca no sólo por la alta calidad de sus grabaciones, sino también por haber impulsado el desarrollo de músicos más tardes destacados de sobra de modo solista o en otros proyectos, incluyendo a Ana Tijoux, Cenzi y Seo2.

Leer más

Años

Santiago, 1997 - 2006

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Makiza

Integrantes

Ana Tijoux, voz (1997 – 2000 / 2004 – 2006).
Seo2 (Cristián Bórquez), voz (1997 – 2000 / 2004 – 2006).
Cenzi (Gastón Gabarró), voz y programación (1997 – 2000 / 2004).
Squat (Jean Paul Hourton), tornamesas (1997 – 2000).
DJ Caso, tornamesas y programación (2003-2005)
Sonido Ácido (Osvaldo Espinoza), voz (2004 – 2006).
Nakeye (Cristóbal Navarrete), tornamesas (2004 – 2006).

Alejandra Lazo / Marisol García

Infancia internacional
La formación de la banda hacia 1997 explica la perspectiva cosmopolita de muchas de sus composiciones. Ana Tijoux nació en Francia debido al exilio de sus padres; Squat pasó su adolescencia en África; Cenzi llegó a Chile a los dieciséis años desde Canadá; y Seo2 pisó suelo chileno recién en 1992, proveniente de Suiza.

Esa mezcla intercultural dio como resultado una voz musical que proclamaba ser como la de un ciudadano del mundo, y que a la vez defendía la historia de los países reprimidos y desiguales. La banda llamó la atención por delinear características hasta entonces nunca vistas en el rap trabajado en el país, como poner a una mujer a la par de sus compañeros de grupo y versificar sobre asuntos sociales no necesariamente marginales.

Sus primera grabación fue un trabajo independiente, repartido de mano en mano entre seguidores. Vida salvaje (1998) mostró las primeras composiciones de Cenzi en las voces de Seo y Anita (con títulos como “Ojo x ojo”, “Máscaras” y “Acto de traición”). Con una agenda en vivo constante pese a que aún eran estudiantes, Makiza se ofrecía como la opción ideal para las disqueras multinacionales, que hacia 1997 buscaban cómo reproducir el éxito que había alcanzado Tiro De Gracia con su primer disco. Sony Music se acercó al cuarteto con una propuesta osada: que fuese sólo Anita la que se presentara públicamente en plan solista. Pero, obstinados, el debut oficial del grupo fue el de un cuarteto. En 1999 apareció Aerolíneas Makiza, destacado de inmediato en radios a través del single “La rosa de los vientos”, lleno de referencias al desarraigo del exilio.

Los versos de esas veinte canciones se habían construido sobre experiencias propias, vinculadas a temas como la relación con los padres (“In loco parentis”) y los ideales juveniles (“La vida es como un sueño”). Sonoros elogios (incluso de gente como Mauricio Redolés) mantuvieron al grupo en la cumbre de la atención durante al menos un año. En mayo del 2000 fueron el único grupo invitado al escenario para las últimas presentaciones de Los Tres en Santiago (registradas luego en el disco Freno de mano de los penquistas, más tarde reunidos).

Sin embargo, el manejo de su trabajo probó ser una tarea en la cual sus integrantes no podían coincidir. Hacia noviembre del 2000, Anita anunció que el grupo funcionaba «como una pareja en la que uno está más enamorado que el otro» y, antes de salir a escena en un recital en la Usach, les hizo saber a sus tres compañeros sobre su decisión de retirarse. La cantante se marchó al poco tiempo a París sin explicar en público sus razones. Trabajó allí en diversos oficios y formó por un breve período el grupo Panamericana junto a Sebastián Arce, baterista de Pánico.

Separación y reunión: rap cosmopolita
De cada fragmento de esa unidad rota nació una nueva entidad: Squat se instaló en Francia con los también emigrados Pánico; Gastón y Seo2 se unieron en el dúo Némesis (Cenzi venía además ocupándose en la asesoría a varios músicos y en su sello, Aguasónica) y Ana tuvo un hijo y regresó a Chile en el 2003. Sus primeros esfuerzos musicales entonces los invirtió en la banda Alüzinati junto al pianista de jazz Ariel Pino, pero de ahí se retiró antes de alcanzar a grabar un álbum. Su voz fue más tarde importante en las bandas sonoras de la película Sub terra (en un dúo junto a la mexicana Julieta Venegas) y el programa de animación “Pulentos”.

La presencia de Ana en Chile ayudó a reestablecer relaciones. Con el inicial objetivo de editar oficialmente su primer cassette independiente, Makiza anunció su reunión con un concierto en febrero del 2004, en el Teatro Providencia. Más tarde, Sony publicó una versión remozada de Vida salvaje, que quedó al fin en CD y con dos temas nuevos. Y aunque Cenzi decidió emigrar a Canadá, el resto del grupo se comprometió en el trabajo para un nuevo disco.

El resultado fue Casino Royale (2005), un álbum trabajado con formación de cuarteto —además de Anita y Seo se habían incorporado para entonces Sonido Ácido y DJ Nayeke— y el involucramiento de varios nombres de importancia, como DJ Raff, C-Funk y la mexicana Julieta Venegas. Fue una producción de estándares excepcionales para el medio local, con ocho productores comandados por Foex como asesor principal.

El disco comenzó a sonar a radios a través del single “Cosas de la vida”. En entrevista con el diario La Nación, Tijoux lo definió como un álbum «con textura, honesto. Nos han criticado la ausencia de letras de reivindicación política, pero hemos cambiado y eso es válido. Somos padres, vivimos otras cosas y otras responsabilidades». En algunas de esas entrevistas de promoción, la cantante aprovechó de confirmar la publicación de un álbum solista para el año siguiente. De algún modo, esas actividades paralelas ya venían afianzándose con su trabajo para la banda sonora de Pulentos, un programa infantil de Canal 13 en cuya música (de orientación hip-hop), Anita colaboró como cantante y parcial compositora.

A la larga, estos proyectos terminaron por distanciar a sus integrantes, quienes anunciaron la disolución de Makiza cuando Seo2 decidió dejar el grupo, en septiembre, y Tijoux ya grababa su debut solista. Su última presentación en conjunto había sido en agosto en La Batuta, luego de regresar de una gira de presentaciones por Haití y Venezuela, y dejar registrado una estupenda versión de “¿Dónde estabas tú?” para el álbum de homenaje a Los Jaivas. Desde entonces, debe pesquisarse el trabajo solista de cada integrante por separado.

A la maestra, con cariño

Con cuevas bravas, cuecas capitalinas y cuecas porteñas, Daniel Muñoz y los Marujos anuncian un concierto íntimo en homenaje a la gran defensora y divulgadora del folclor María Sánchez, conocida como La Maruja, cuyo nombre bautizó a este elenco. El concierto será el 27 de mayo en la Sala SCD Bellavista.

Para hablar de Violeta Parra

En las jornadas de conversación Lectura de Fondo de la Editorial IES,  este jueves 24 el periodista investigador Víctor Herrero hablará sobre “Después de vivir un siglo“, la mayor biografía de Violeta Parra, presentada en el 2017, en la sede de la editorial en Las Condes.