Amanitas

Por su formación ciento por ciento femenina, los primeros pasos de Amanitas no tardaron en ganar comparaciones con los de bandas previas como Venus o Mamma Soul. Sin embargo, el tiempo fue distinguiendo su sonido en una identidad musical valiosa en sí, evolucionando desde un dominante patrón rítmico cercano al funk hacia mayores abstracciones. Además, muchas de sus canciones contienen ya sea una detención inusual en la sensibilidad erótica femenina como una marcada crítica a la sociedad de las desigualdades.

Leer más

Años

Santiago, 2011 -

Décadas

2010 |

Géneros

Amanitas

Integrantes


Lorena Guerra
, voz y electrónica (2011 – •)
Josefa Hidalgo, guitarra y voz (2011 – •)
Natalia Pérez, batería y voz (2011 – •)
Manuela Reyes, bajo (2012 – •)
Paula Rojas, teclados (2013 – •)

El proyecto original se formó al finalizar 2011, en torno a la cantante Lorena Guerra (Lou), la guitarrista Josefa Hidalgo (Jóse) y la baterista Natalia Pérez (Natti), quienes se trabajaron en el encuentro musical del funk-rock setentero representado por la afroamericana Betty Davis, y el trip-hop de Portishead. De hecho, la propia banda definió la música de su primer disco como «tripfunk».

Al año siguiente, el grupo se completó como cuarteto con la llegada de Manuela Reyes (Manu) y adoptó el nombre de Amanitas, género de hongo altamente venenoso. En 2012 el grupo ganó un concurso de Uniacc que le permitió grabar sus primeras canciones. En el estudio conocieron a Eduardo Silva, bajista de El Cruce, quien trabajó como productor musical, y de este modo iniciaron una intensa actividad en vivo frente a públicos univesitarios. Tras ganar la convocatoria del Sello Azul en 2013, Amanitas sumó a la tecladista Paula Rojas (Pau), y ya con el material del disco Sale el mundo a gritar! y llegaron a compartir escenario como debutantes con grupos de trayectoria en el ámbito del funk y soul como Chancho en Piedra, De Kiruza, Los Tetas y Matahari.

Un giro estético respecto de esos inicios funk se consolidó definitivamente con la canción «Aventurar», reconocida con cierta categoría de himno a las transgresiones por un público generacional alrededor de Amanitas. La banda fue adoptando más elementos sónicos del soul y bordes del dream pop, y depuró el trabajo de las letras en sus nuevas canciones, ahora expuestas en el disco EP Anónima (2016). Su primera gira internacional remarcó el rumbo musical de la banda, Amanitas se presentaron en ciudades de la remota China, Beijing, Shenzhen, Guangzhou y Guiyang, donde fueron parte de los programas del China-Latin America Caribbean 2016 Year of Cultural Exchange y el Guiyang Music Festival.

La baterista y cantante Natalia Pérez (quien en paralelo ha presentado algunos singles solistas bajo el seudónimo Cancamusa) comenzó entonces a tomar más protagonismo como letrista y cantante, y además de su llegada a Mamma Soul como baterista, fue colaboradora de Javiera Mena y Mon Laferte. Para entonces, Amanitas instalaba un sonido nuevo de pop onírico y soul contemporáneo, a través de su segundo álbum, Amor celeste imperial (2017). Las novedades en la promoción de ese álbum pasaron por más ambiciosas citas en vivo (gira por once ciudades del centro-sur en 2018 y single junto a Ana Tijoux —»Lluvia frenesí»—, más cupo en Lollapalooza-Chile al año siguiente) y las noticias en torno a un eventual traslado a México. Allí vive desde inicios de 2019 la baterista Natalia Pérez, quien aceptó unirse como parte de la banda estable de Mon Laferte.

Congreso: 50 años y contando

El grupo nacido en Quilpué celebra este sábado su medio siglo de vida, con un concierto de larga duración en el Teatro Caupolicán. Ahí estarán músicos que han pasado por sus distintas formaciones, como Joe Vasconcellos, Jorge Campos y Ernesto Holman, para celebrar a una banda que continúa creando música y renovando su leyenda.

Denise se renueva

La cantante lanza el segundo avance de su próximo disco, «El amor no duele», mientras se prepara para el concierto que ofrecerá el próximo 12 de diciembre en el Movistar Arena.