Pedro Rodríguez

Pedro Rodríguez es uno de los mayores nombres de la guitarra eléctrica desde los tiempos de la transición, un referente entre la generación de jazzistas de los años ’90 y uno de los fundadores y líderes del grupo de blues rock La Banda del Capitán Corneta, que bien representó esa época. Su profundo conocimiento de la música, sus estudios en Estados Unidos y Alemania, y su habitual despliegue como solista en terrenos del blues, el rock y sobre todo el jazz le han dado jerarquía en el mapa de la música popular. Rodríguez forma parte de una tríada de guitarristas de esos tiempos, junto a Álvaro Bello y Ángel Parra , el más popular de ellos.

Fechas

Santiago - 15 de diciembre de 1969

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Iñigo Díaz

Hijo del trompetista de los Santiago Stompers, el Dr. Pedro Rodríguez, vivió muy de cerca la historia del jazz nacional. Tenía una adelantada cultura musical y acceso directo al Club de Jazz. Ya desde los 15 años tocaba en grupos de Jack Brown (su gran maestro), Luis Huaso AránguizPeter Kennedy. Para 1986 estaba superando el miedo escénico de actuar en vivo, integrando la Hamilton Big Band y luego como el primero de los sucesivos guitarristas de Nexus.

Hijo del blues: la guitarra en expansión
Para muchos miembros de las generaciones del hot jazz, el joven Rodríguez representaba la perpetuación de la vieja escuela. Pero esos mismos aficionados se iban a llevar una ingrata sorpresa cuando el guitarrista regresó de Alemania y se presentó al mando de un nuevo conjunto orientado a la electricidad, el volumen y el blues: La Banda del Capitán Corneta (1991-95, circunstancia que lo conectó con su «otro yo», el guitarrista Mauricio Rodríguez).

Los héroes de sus inicios (Wes Montgomery, Joe Pass) estaban siendo reemplazados ahora por nuevas guitarras (Bill Frisell, Ben Monder). Por eso resultó toda una sorpresa cuando Rodríguez grabó un álbum de jazz tradicional junto a Roberto Lecaros: Hot jazz (1994). Tras nuevas temporadas de estudio en Estados Unidos, regresó para centrar su trabajo en tríos acústicos. Tuvo a Andy Baeza y a Óscar Bustamante en la batería, y a Alejandra Santa Cruz y Rodrigo Galarce en el contrabajo.

El último de estos conjuntos se llamó Marx Trío (con Jorge Rocha y el mismo Baeza) y fue la plataforma perfecta sobre la que Rodríguez desarrolló su nuevo pensamiento experimental, trabajando la expansión tímbrica sobre material de Víctor Jara. Para entonces, la lesión de su mano estaba tomando intensidad y cuando grabó junto a Los Titulares el álbum Bipolar (2003), los dolores eran insoportables, por lo que se temió que llegara a dejar la guitarra.

En 2004 regresó a las pistas liderando uno más de sus conjuntos. En Dead Man tuvo al lado al bajista Nelson Arriagada y al baterista alemán Dieter Schmigelok, y nuevamente en la línea del «power trío» de improvisación y dureza eléctrica. En 2005 volvió a trasladarse, esta vez a Estados Unidos, donde ha seguido una carrera musical polivalente en Nueva Jersey y Nueva York.

Nicole a 30 años de «Tal vez me estoy enamorando»

La cantante y figura capital del pop chileno mira hacia 1989 cuando grabó su primer disco, con 12 años de edad. Este 5 de junio, Nicole presentará en el Teatro Nescafé de las Artes el segundo volumen del álbum Nicole 30 años, además de la película Panal vivo, que documenta el proceso de creación de su disco de 2013.

Américo es de toda América

El astro ariqueño de la cumbia romántica se convirtió en el primer chileno en obtener uno de estos galardones que premian lo mejor de la música latinoamericana. Lo hizo en la categoría de Mejor Artista Sur.