Álvaro Bello

En el triángulo de nuevos guitarristas de jazz que despuntaron al finalizar los ’80, en comparación con Ángel Parra (hijo) y Pedro Rodríguez, el vértice menos recurrente para el público nacional tuvo a Álvaro Bello como figura. El solista chileno hizo su carrera largamente en París, ciudad en la que se radicó desde 1991 y desde la que logró sus mejores momentos como sideman y en el liderazgo de sus propios proyectos jazzísticos.

Fechas

Santiago - 21 de abril de 1968

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Iñigo Díaz

Bello se había iniciado bajo la mirada del jazzista y profesor Roberto Lecaros, inspirado lógicamente por solistas clásicos como Wes Montgomery, Joe Pass o Jim Hall. Entonces alcanzó protagonismo a la cabeza de tríos eléctricos (con el bajista Robin Edwards y el baterista Alex García), tocando en el Club de Jazz y en L’Atelier, además de un breve paso por el grupo Nexus en 1990, como reemplazante de Rodríguez.

Pero la historia más consistente de Bello se detecta en Francia. Primero como músico de Ángel Parra (padre) en sus trabajos de música latinoamericana y luego como alumno de sus nuevos referentes de la guitarra jazzística: Pat Metheny, John Scofield y Mike Stern. Desde ese momento, Bello pasó a ser un músico mucho más versátil en su operativa, adecuando las seis cuerdas a los requerimientos del jazz straight ahead y del jazz fusión, y también de otras variantes como la chanson (con la cantante Enzo Enzo o Jean Guidoni), el pop latino (con el cubano Raúl Paz) o la fusión latinoamericana.

Entre sus apariciones en pequeños clubes parisinos y también espacios de prestigio como el mismísimo Olympia, el Elyseé Montmartre o el Zenith, Bello debutó como líder a través de un álbum jazzístico de influencias contemporáneas Meloalegría.(2003) y luego ensambles abiertos con acordeón, violín, flauta y clarinete para el autobiográfico ¿Y qué pasó! (2009).