Benjamín Furman

Indistintamente en los territorios del jazz, la música de raíces sudamericanas o la canción de autor, Benjamín Furman se ha desempeñado como un diestro compositor y líder de proyectos, desde que comenzó a aparecer en los circuitos musicales, muy joven, hacia mediados de la década de 2010. Sus primeros trabajos, Desde el jardín (2014) y Luz de la mañana (2016), piloteados desde su posición de pianista, dan cuenta de una versatilidad que considera también acercamientos musicales a su linaje hebreo.

Fechas

Santiago - 28 de mayo de 1991

Décadas

2010 |

Géneros

Con estudios preliminares de piano, Furman exploró desde muy niño la canción como artefacto, lo que desembocó, por ejemplo, en la  obtención del primer premio en la USA Songwriting Competition de 2016, con su canción “Felina”. Esa pieza quedaría registrada en el EP Luz de la mañana, un anteproyecto enfocado en la fusión latinoamericana como lenguaje amplio, con miras a una próxima etapa creativa.

Antes, sin embargo, Furman había cursado nuevos estudios de piano avanzado en la escuela de Berklee, en Boston, y a los 23 años regresó a Chile para organizar un primer conjunto de jazz y sumarse a una escena que entonces ponía en vitrina a jóvenes pianistas como Valentino Baos, Raimundo Barría, Gabriel Paillao y Sebastián Castro. Para su primer disco, Desde el jardín, reunió a un sexteto con Cristián Gallardo (saxo alto y flauta) y Cristóbal Menares (guitarra) como solistas principales. En simultáneo al jazz realizó una observación personal del folclor sudamericano desde un ángulo moderno. Sus composiciones se han desenvuelto entre los límites tanto del jazz mainstream como en el folk, el pop y las músicas de Medio Oriente y Latinoamérica, a menudo atravesando esas mismas fronteras.