Cristián Gallardo

Cristián Gallardo conforma la segunda mitad de uno de los tándems más representativos y bravos del nuevo jazz chileno de los 2000. Cuando sopló el saxofón alto, casi siempre apareció a su lado el saxofonista tenor Andrés Pérez. Almas gemelas en un trayectoria que comenzó a fines de los ’90, cuando eran adolescentes en las filas de la Conchalí Big Band, en una dupla que logró gran rendimiento a partir de 2004, cuando formaron el grupo Contracuarteto, junto a los hermanos Roberto Carlos Lecaros (contrabajo) y Félix Lecaros (batería).

Fechas

Santiago - 16 de diciembre de 1983

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Cristián Gallardo

Iñigo Díaz

Gallardo se formó en 1997 como alumno del maestro Carmelo Bustos. Cuando inició su independencia llegó a tocar en el quinteto del pianista Roberto Lecaros, el cuarteto del baterista Alejandro Espinosa, el quinteto del baterista Nelson Oliva (que grabó Fee-fi-fo-fum, 2006). Además tocó swing en la Universal Orchestra, música latinoamericana con el grupo Canfusión, donde se inició como flautista (su segundo instrumento), y en proyectos de música improvisada y jazz contemporáneo como Los Ogros del Swing y Ensamble Quintessence.

Pero fue hacia el año 2004, con el proyecto Contracuarteto, cuando el nombre de Gallardo fue reconocido en un primer momento de independencia como solista y compositor de jazz contemporáneo, dueño de una gran sonido y modernas ideas. Suyas fueron las composiciones «Carechancho» y «Sin permiso», con las que contribuyó al primer repertorio de este grupo capital de la época, grabadas para Contracuarteto (2007). Poco después se integró el quinteto de su compañero Andrés Pérez, y ahí aparece en el álbum debut del tenorista: Santiago vivo (2010).

Gallardo siguió componiendo para sus primeros cuartetos en una propuesta inspirada en el hard bop y el free jazz de los ’60. Junto a Gonzalo Palma (piano), Cristián Orellana (contrabajo) y Carlos Cortés (batería), profundizó en la mecánica de cuatro frentes, con quienes grabó los discos Sin permiso (2011) y Puro jugo (2012). Luego exploró el formato trío sin piano, desde un ángulo que observaba el jazz contemporáneo con elementos del rock, eximiéndose del uso del contrabajo e incoporando el bajo eléctrico. Para ello organizó un grupo con Gonzalo Gómez (bajo) y Hugo Manuschevich (batería) y sumó a su saxofón alto, los sonidos del clarinete y la flauta. Con este elenco grabó los discos Cuok cuok (2013) y Desiertos (2014). Otra vez en el formato de trío, publicó un tercer disco en esta línea, Hora de colación (2015), ahora con Cristián Orellana (bajo) y Matías Mardones (batería).

Tras el retiro del legendario saxofonista Alfredo Espinoza en 2011, y su muerte en 2015, Gallardo se consolidó como solista principal al proyecto que este lideraba junto al pianista Giovanni Cultrera, y protagonizó muchas actuaciones del grupo y grabaciones de discos desde el club Thelonious. En simultáneo, en un marcado desdoblamiento, en 2016 llegó al grupo de hip-hop Cómo Asesinar a Felipes.

Memoria y legado de Pablo Garrido

Musicólogos, académicos, profesores y especialistas se reúnen este viernes 23 en la Sala Isidora Zegers para reflexionar sobre los archivos que entregó el compositor, violinista, director orquestal, investigador, divulgador porteño Pablo Garrido (1905-1982), uno de los primeros en desarrollar estudios de la cueca y también el primer jazzista chileno de la historia.

Congreso suma nuevos invitados

Este 24 de agosto, el grupo de Quilpué conmemora cinco décadas de música en el Teatro Caupolicán y confirma la participación de Isabel Parra, Magdalena Matthey y Simón González.