Tatiana Passy Lucero

Una aproximación libre al folclor como raíz de todas las músicas ha llevado adelante Tatiana Passy Lucero González a través de una creación mestiza que se proyecta desde allí. Esa experiencia también la alineó alinearse con la llamada "resistencia ternaria", concepto acuñado por el bajista Ernesto Holman, uno de sus profesores. Su primer disco es Küla (2020), una edición de doble temática entre la música de las raíces folclóricas y la transformación de esas mismas raíces, donde pone énfasis en los ritmos naturales de tres tiempos, principalmente representados por la cueca.

Fechas

San Ramón (Santiago) - 31 de enero de 1982

Décadas

2000 |2010 |2020 |

Géneros

Cantora y versátil instrumentista, pero además luthier, artesana, pedagoga e investigadora de los cantos tradicionales chilenos, su formación como profesora avanzó en paralelo a la de músico. Tatiana Lucero cuenta con estudios pedagógicos, teóricos musicales y en el área de la etnomusicología, tanto en Santiago como en Valparaíso. Así ha llegado a realizar trabajos de campo en el norte del país, a través de un proyecto denominado "Influencias culturales étnicas en el repertorio popular tradicional". Pero además ha trabajado en lutería, en la fabricación del pandero cuequero hexagonal, como resultado de los talleres dictados por el baterista y percusionista Elías Zamora en el puerto.

A fines de los '90 realizó sus primeros viajes de investigación por Sudamérica, desde Venezuela a Argentina y desde Perú a Brasil, junto con dirigir conjuntos corales y folclóricos de estudiantes en la Quinta Región. Cantante, intérprete de guitarra, tiple, cuatro, bajo acústico, además de percusiones como el propio pandero, el bombo legüero y el cajón peruano, integró diversos elencos en el transcurso de las décadas de 2000 y 2010: el conjunto femenino de cuecas Eeellas o el dúo de canto tradicional campesino Alas Cantoras, junto a Natalia Ahumada. Lucero aparece en el disco colaborativo El ramillito de violetas (2017) con la canción "Como en la piedra el musguito", un homenaje al centenario de Violeta Parra, donde comparte espacios con Daniela Sepúlveda, cantautora y productora del proyecto, Cecilia Astorga, Carola López, Miloska Valero, Emma Madariaga y las cantoras campesinas Tita Quintanilla y María Inés Donoso.

Su investigación sobre el ritmo ternario del hemisferio sur y sobre todo de la raíz de la música chilena llegó al disco en 2020 con el citado trabajo de fusión, tanto en el volumen Küla folk, como el de Küla pop. Küla es una voz mapudungun que significa "tres" (dicho en otras ocasiones como Quila).