Tania Fariñes

Cantante tropical sureña que ha logrado repercusión en escenarios de Concepción, donde nació, y de San Pedro de la Paz, donde ha residido durante gran parte de su historia musical. Se inició como cantante a los quince años, primero en la interpretación de un repertorio mucho más centrado en el bolero, estilo que entonces la hizo conocida en la región. Al cabo del trancurso de una segunda etapa musical, Tania Fariñes fue progresivamente mudándose desde la canción romántica a la canción tropical, que la acomodó de manera más natural como intérprete, representada tanto en la cumbia romántica como en la bachata.

Fechas

Concepción - 14 de febrero de 1980

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Tania Fariñes

Tras participar en una serie de festivales regionales y locales, ingresó a la academia de Maitén Montenegro para perfeccionarse escénica y vocalmente. Ello le permitió proyectarse más tarde como solista en el sur. En 2011 llegó a ser candidata a Reina Guachaca, convocada por el cantor y folclorista Dióscoro Rojas, concurso popular en el que obtuvo el segundo lugar de las preferencias. Y ya en 2013 lanzó su primer disco, Simplemente, donde tomó el nombre de pila de Tania. Ahí versionó un cancionero bolerístico con piezas probadas como "Cariño malo" y "Yo te amo". Poco después, la cantante comenzó a orientar su estilo a la canción tropical que otras solistas femeninas del momento como Zafiro, Marilda, Marcelita Toledo o Paula Rivas estaban desarrollando en distintos lugares.

En 2014, editó un segundo álbum autogestionado, Ritmo y sabor, para el que grabó "Corazón mentiroso", del argentino Alejandro Vezanni, y "Vestido de blanco", que contó con la colaboración del astro ariqueño Melvin Corazón Américo. Si ese segundo título tuvo una combinación de balada y cumbia, luego su tercer trabajo, Lluvia de estrellas (2015), le significó a la cantante el paso definitivo a los ritmos tropicales. Fariñes reunió un repertorio de neoclásicos románticos chilenos y los reinterpretó en ritmos de sabor latino. Apoyada por el avezado director, productor y orquestador René Calderón, cantó "Mentira" (Buddy Richard), "Pudo ser un gran amor" (Alberto Plaza), "Escucha bien tu corazón" (Pablo Herrera), "Mi loco amor de verano" (popularizada por Andrés de León) o "Ay, amor" (éxito de Myriam Hernández), en una suerte de homenaje personal a la música popular chilena.

"El pueblo unido" en pandemia

Más de 50 voces en un coro, 21 guitarristas, 21 instrumentistas de viento, seis percusionistas, un arpista, 12 violinistas... Un total de 120 músicos doctos en Chile y otros cinco países registraron con sus celulares "El pueblo unido", como un homenaje al estallido de octubre. Así lo presentan: "Nuestra lucha está en pausa".

"Cantar cuando se acaba el mundo"

"Porque esta es mi misión". "Corona blues" es la rockera mirada de Eduardo Carrasco, director de Quilapayún, a  la pandemia. La producción es de Fernando Julio, y lo acompañan, entre varios, ex músicos de Los Bunkers.