Paquita Rivera

Diestra cantante y pianista, compositora, autora de canciones, maestra de canto, académica universitaria, fonoaudióloga, solista y acompañante, la vida musical de Francisca Paquita Rivera ha transcurrido en diversos frentes del oficio. Desde inicios de los '90, marca presencias y participaciones en los campos de la bossa nova, el tango, el bolero, la canción romántica y folclórica, el pop y el jazz. Pero esa posición aparentemente secundaria quedó desplazada cuando en 2013 llegó a Fulano, tras la salida de Arlette Jequier.

Fechas

Talca - 18 de junio de 1969

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Paquita Rivera

Iñigo Díaz

Iniciada en piano clásico, clarinete y con estudios académicos en licenciatura en música en la Universidad de Chile, pronto la tendencia de Francisca Rivera se orientó hacia la música popular. A comienzos de los '90, junto con Javiera Parra fue corista de De Kiruza (1991) y en paralelo integró el iniciático y semillero grupo Opus Salsa (1990-92), dirigido por Patricio Rosales, donde tocó el piano y cantó boleros. En 1991, el saxofonista cubano de jazz Paquito D'Rivera, de visita en Chile y alertado de la existencia de una pianista llamada Paquita Rivera, llegó a un concierto de Opus Salsa en el Instituto Blas Cañas para unirse al grupo y a la artista "con su mismo nombre". Entonces, cada vez más orientada al canto, Paquita Rivera incursionó en el jazz, participando en el recordado Festival de Jazz Vocal que se celebró en 1992 en el Club de Jazz de Ñuñoa, y donde actuaron unas iniciadas Claudia Acuña, Rossana Saavedra, Francesca Ancarola y Rachel, la ganadora. Rivera cantó "Lover man".

En 1998 se radicó en Londres para profundizar en su estudio vocales y a su regreso a Chile se inició como profesora. Llegó a ser finalista de la competencia folclórica del Festival de Viña de 2002 junto al grupo femenino Manquehue, formado por maestras, que interpretó la canción "Quiero verte" (de Loreto Valenzuela). Tras un silencio extendido, su regreso a la música en 2007 la llevó a desdoblarse en el oficio, para tocar piano y cantar tango y bossa nova. Formó un cuarteto estable de jazz y alternó también un proyecto de composición y autoría, secundado por el músico de Entrama Pedro Melo, donde rescató parte de sus raíces bolivianas paternales. Así, en 2012 editó el EP Achachairú con canciones propias ("Parece que fue ayer", "Que no amanezca todavía"), un adelanto del largaduración que tuvo en planes para 2013.

Pero ese año comenzó con la audición para el grupo de jazz-rock experimental Fulano, que vio a su histórica cantante Arlette Jequier alejarse definitivamente del proyecto. Paquita Rivera se unió al entonces septeto en abril de 2013 e hizo su estreno como frontwoman con una serie de conciertos en pequeños escenarios. De este modo reinterpretó clásicos de la banda ("Fulano", "Suite Recoleta", "Sentimental blues", "Godzilla") y dio un sonido propio a nuevas canciones escritas por Cristián Crisosto y Jorge Campos ("La tonada amarga de la vida del tercer mundo", "Conservadores por el cambio", "Fábula y fantasía"), que llegarían al disco Animal en extinción (2015), con Paquita Rivera al frente de Fulano.

Al año siguiente, y tras la separación definitiva del grupo, la cantante siguió junto a Campos en el nuevo proyecto de "música post Fulano", el quinteto de rock progresivo experimental Animal en Extinción, nombre tomado de ese último registro de Fulano, que se estrenó en 2019 con el disco Antes y después.

Tomás del Real: cantar para cosechar

Sembrar de nuevo es el álbum que cierra el primer tríptico de grabaciones del joven trovador viñamarino, una breve serie de canciones de naturaleza acústica que surgieron al fragor del estallido de octubre y que viven una segunda edad en la dubitativa realidad de la pandemia. La edición ilustra su cubierta con una escultura en madera del artista visual Cristian Garrido.

Conversaciones con el Grupo de Los Diez

El pianista de jazz que vive desde 1999 en esa ciudad dialoga con Alfonso Leng, Alberto García Guerrero y Pedro Humberto Allende a través de sus partituras, que aborda desde la improvisación. Su nuevo disco considera cuarteto de jazz y cuarteto de cuerdas.