Opus Salsa

Opus Salsa es una «rara ave» entre las agrupaciones musicales chilenas, pues nació de un contingente de jóvenes templados en la rigurosa formación académica de tradición clásico-romántica, pero que no tomaron la ruta del conservatorio, sino que desplegaron los ritmos y colores de América Latina. A fines de los años ochenta, el grupo aportó el baile a un escenario social candente previo al retorno de la democracia a Chile, y cuando la salsa vivía una especie de boom en Santiago arrasaban donde iban e incluso actuaron con músicos como la cubana Celia Cruz y el panameño Rubén Blades.

Leer más

Años

Santiago, 1988 - 1994

Décadas

1980 |1990 |

Géneros

Opus Salsa

Integrantes

Cristián Muñoz (trompeta), Mauricio Ruiz, Mario Toro, Checho Bravo, Cristian Piva, Patricio Pailamilla (trompeta), Cristián Cuturrufo (trompeta), Ítalo Pedrotti (charango), Manuel Meriño (guitarra), Alejandra Santa Cruz (contrabajo), Paquita Rivera (voz); Patricio Rosales, voz y composición; Pedro Suau (voz y composición); Raúl Suau (voz y tiple); Pedro Melo (voz y bajo); Ignacio Urrejola (piano); Marcelo Fuentes (teclados); Bernardo Lagos (trombón); Francisco del Canto (timbales); Caruso Moraga (congas); Waldo González (bongó y campana).

Milena Bahamonde

Salsa chilena
Un taller de música popular dictado por el compositor Guillermo Rifo y el musicólogo Rodrigo Torres en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile permitió, hacia 1989, presentar frente al doctor en etnomusicología mexicano-norteamericano Steve Loza, quien vino a dar clases en especial de la música de raíz afro-caribeña y dejó inoculado el ritmo en los alumnos. Sus lecciones fueron la base para la creación de un grupo orquestal capaz de interpretar arreglos de rumbas, sones cubanos, wawancós, boleros, guarachas y corridos. Con tres ensayos por semana en un subterráneo de la Facultad de Artes acondicionado por los mismos músicos, el conjunto Opus Salsa se lanzó entonces a preparar transcripciones del repertorio de Willie Colón, Rubén Blades, Oscar D´León y por supuesto Juan Luis Guerra.

Sumaban dieciséis músicos sobre el escenario. Después de presentarse en el ambiente universitario, poco a poco entraron a la bohemia santiaguina de salsotecas como La Maestra Vida, y más tarde en una Noche del Jazz latino en el Club de Jazz de Santiago, además de en ferias, exposiciones y actos en el Parque O'Higgins, la Estación Mapocho o la CUT, en el Instituto Nacional de la Juventud y el Teatro Antonio Varas.

La presentación histórica de Opus Salsa fue el encuentro en que acompañaron al salsero panameño Rubén Blades en el cine Normandie de la capital. Inolvidable fue también su actuación en el Festival Internacional de Salsa (1992), en el Estadio Nacional, donde representaron a Chile junto a consagrados mundiales del género caribeño.

Todos ellos dieron su último acorde en el cierre de la Feria Internacional del Libro de Santiago en 1994, año en que, a pesar de estar en plena vigencia, el conjunto se disolvió. El desafío era titánico: ¿Cómo mantener a diez músicos sobre el escenario? Si bien no se han reunido nunca más, varios de ellos formaron proyectos posteriores como los conjuntos Entrama, Os Da Quinta y la escuela de batucadas de la Quinta Normal. El álbum Opus Salsa... de todo hay (1995) fue un lanzamiento «póstumo», que pervive como el único registro de su trayectoria conjunta.