Chabelita Fuentes

Matilde Isabel Fuentes Pino, mucho más conocida como Chabelita Fuentes, es un nombre fundamental en el canto de la tonada centrina desde mediados del siglo XX. Fundadora de Las Morenitas en 1954 y con un paso preliminar por el conjunto de varones Los Provincianos, su traslado a San Vicente de Tagua Tagua la llevó a encarnar el espíritu de la cantora campesina. No solo en lo relativo a su rol como recopiladora e intérprete de guitarra, arpa y canto melodioso sino activa en múltiples oficios que la rodean: animar veladas, bordar, cocinar fabulosas preparaciones, criar niños, acoger amigos. Precedida por figuras como Ester Soré, Carmencita Ruiz y Silvia Infantas, Chabelita Fuentes obtuvo para sí el título de "primera dama de la tonada", que describe una trayectoria de siete décadas.

Fechas

Ñuñoa (Santiago) - 14 de marzo de 1931

Décadas

1940 |1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |2020 |

Géneros

Grupos

Iñigo Díaz

Nacida en Ñuñoa, las primeras lecciones de música y guitarra las recibió de su padre, un aficionado a la radio y el folclor que inundaba las programaciones en los años '30. De él no solo conservó su gusto por la tonada cuyana sino también la guitarra que le pertenecía entonces. A los cuatro años comenzó a cantar "Pajarillo", de origen mexicano, y a los siete se inició en la guitarra. Más adelante, Isabel Fuentes se inició en un dúo de jovencitas junto a Graciela Torres, con una temporada de música diversa en Radio del Pacífico, bolero, zamba, música mexicana, como el Dúo Fuentes-Torres. Pero ya entonces ella estaba inclinándose hacia la música chilena centrina, de la que sería por décadas una ferviente defensora de su raíz más tradicional, al punto de manifestarse en contra de las transformaciones que experimentaría el folclor, sobre todo en el cambio del siglo.

Fernando Montero, integrante de Los Provincianos, era amigo de su padre. Él vio en la niña Isabel un talento musical importante y factible de maduración. A través de ese conjunto ella amplió el conocimiento del repertorio típico, en una época de gran esplendor del folclor mediatizado y popularizado a nivel de masas. En 1950 se integró a Los Provincianos por un mes de prueba, como segunda guitarra y tercera voz. Su permanencia allí duraría hasta 1954.

Sin embargo, Los Provincianos no reconocieron la participación de Chabelita Fuentes en sus filas, en una confrontación que ha continuado a través del tiempo. Ella sostiene, respaldada por material de prensa, que fue parte del conjunto. Sin embargo el periodista y folclorista Eugenio Rengifo, autor de varios libros sobre música típica, señala que los músicos de Los Provincianos no incluyen la figura de Chabelita Fuentes en la historia del conjunto, sino como una colaboradora entre un elenco de varones.

Larga vida a Las Morenitas
Su salida coincidió con la intención de formar un conjunto femenino de folclor, en la misma tradición de los dúos de cantoras que ganaban espacios en el medio durante los años '30 y '40, como Las Caracolito, Las Hermanas Orellana, Las Hermanas Loyola, Las Hermanas Parra o el Dúo María-Inés. Su reencuentro con Laura Yentzen, a quien había conocido en la Escuela 80 de Ñuñoa, posibilitó el inicio del dúo Las Morenitas, que más adelante transitó desde escenarios urbanos, radios y locales como El Goyescas, el Pollo Dorado, el Tap Room, el Capri, el Bodegón, el Rosedal y el Rancho Chileno, cantando tonadas y cuecas, hasta espacios propiamente campesinos, rodeos y fiestas costumbristas.

El nombre de Las Morenitas fue dado por Mario Oltra, otro de los músicos de Los Provincianos. Durante un año funcionó como dúo entre Fuentes y Yentzen. En 1955, a instancias del músico Germán del Campo, por entonces del Dúo Bascuñán-Del Campo, conocieron a la arpista Petronila Salinas, quien se integraría a Las Morenitas. Así actuaron como trío a lo largo de todos los años '50 y grabaron su primer LP, Ranchito de totora (1956). La salida de Laura Yentzen, quien contrajo matrimonio y se radicó en Argentina, volvió a dejar al conjunto como dúo. De ese período son los álbumes Estas son... Las Morenitas (1964) y Folklore sudamericano (1972).

La vida musical de Chabelita Fuentes encontraría respuestas nuevas en San Vicente de Tagua Tagua. Es la ciudad colchagüina a la que se trasladaría en 1975 tras esa primera etapa musical con Las Morenitas, que había comprendido una intensa actividad discográfica con los sellos RCA Victor y EMI Odeón y presencia en escenarios a partir de la recopilación, investigación y creación de repertorio. Una segunda etapa en la historia del conjunto —señala el músico e investigador sanvicentano Diego Barrera— se extiende hasta fines de los '90 cuando el conjunto se mantuvo como un dúo junto Juanita Vergara, con quien grabó el LP Cuecas pa'l rodeo (1974). Juntas recorrieron las medialunas de Chile y fiestas de la vendimia, a través de giras promocionadas por René Largo Farías.

Desde 1968 fueron cantoras del Champion de Chile, el mayor acontecimiento del rodeo, celebrado en la Medialuna Monumental de Rancagua, alternando con cantoras como Las Caracolito y Tilita González. Actuaron en televisión junto a Pedro Messone y compartieron escenario con Margot Loyola. La última etapa del conjunto con Fuentes a la cabeza se inició a mediados de la década del 2000, con una formación de cuarteto como nunca había tenido lugar en su historia: Ofelia Gana, Fani Flores y una reintegrada fundadora Laura Yentzen dieron forma a ese conjunto. Más tarde Emilia Ramírez sucedió a Ofelia Gana. Chabelita Fuentes, presente en todas las épocas desde 1954, publicó sus primeros discos monográficos ya entrados sus 80 años: Antología musical 1949-2017 (2017) y Memorias de mi tonada (2020), junto a Diego Barrera.