Playa Gótica

Pulsos bailables, sensibilidad pop, pasajes eléctricos y ruidosos y el carisma de la vocalista Fanny Leona son señas de identidad para ubicar a Playa Gótica, uno de los numerosos grupos surgidos en Santiago a mediados de la década 2010 y poseedor, sin embargo, de un carácter propio y distintivo. Cuando preparaban su segunda producción, anunciaron en 2019 que la historia de la banda llegaba a su fin.

Leer más

Años

Santiago, 2014 - 2019

Décadas

2010 |

Géneros

Pop

Integrantes

Fanny León, voz y sintetizador (2014 - 2019)
Carlos Fariña, guitarra y sintetizador (2014 - 2019)
Cristóbal Loader, bajo (2014 - 2019)
Gonzalo Gutiérrez, batería (2014 - 2016)
Andrés Ugarte, batería (2016 - 2019)

Rodrigo Alarcón

Cuando se reunieron a mediados de 2014, los integrantes de Playa Gótica tenían experiencia en proyectos de géneros musicales y repercusión diversa, una tendencia que se mantuvo en años siguientes. Dënver, Intimate Stranger, Maifersoni, Sin Perdón, Altercado, Diablo y Napalm y los Matemáticos son algunos de los grupos que han formado o con los que se han involucrado, pero Playa Gótica comenzó cuando la cantante Fanny León, más conocida con una “a” añadida a su apellido, fue invitada a una banda que primero se llamó La Obra, luego Diaguitas y, finalmente, Playa Gótica.

Bajo esa identidad debutaron a comienzos de 2015, en la feria Celadores realizada en Matucana 100, y a partir de entonces su intensa performance en vivo comenzó a llamar la atención. Ese mismo año lanzaron el single “Reptil no gentil”, que les valió los primeros elogios, y se desplegaron en pequeñas tocatas, alimentadas luego por otro single, “Fuego”.

“Banda de pop liviano pero violento” es una descripción que el propio grupo acuñó con una dosis de humor, pero que sirve para identificar un repertorio de referencias múltiples: Talking Heads, Alaska y los Pegamoides, el krautrock, Boy George, la música jamaiquina, la cantante alemana Nico o el animé son fuentes de las que ha bebido Playa Gótica, según confesión propia. Fue una palabra japonesa, justamente, la que escogieron para titular su disco debut: Amigurumi, producido junto a Milton Mahan y editado por el sello que éste fundó con Dënver, Umami Discos, a mediados de 2017.

Medios chilenos que nunca antes pusieron atención a Playa Gótica se sorprendieron cuando la revista estadounidense "Rolling Stone" ubicó el álbum entre los diez mejores lanzamientos latinos de la temporada, junto a títulos de estrellas continentales como Natalia Lafourcade, Café Tacuba, Juanes o Residente.

Ya en 2018, el grupo continuó lanzando llamativos videoclips para sus singles, tocando en locales de Santiago y otras ciudades y ampliando su audiencia. A mediados de ese año abrieron para los estadounidenses Wavves (junto a Adelaida), fueron nominados como Artista Revelación en los Premios Pulsar y tuvieron su debut internacional en el Ruido Fest de Chicago, donde compartieron cartel con otras dos chilenas: Ana Tijoux y Rubio. Al año siguiente, tras presentarse en Lollapalooza, anunciaron súbitamente su disolución en el mes de julio, argumentando falta de tiempo para sus proyectos personales,

Carolina Soto y su regreso discotequero

Desde un silencio musical, la ex baladista de "Rojo" sube el volumen al máximo con "La reina soy yo", una canción para la pista de baile y la esfera de espejos. Dedicada a la comunidad LGBTI, su lanzamiento se realizó en el contexto de una Marcha del Orgullo Gay en plena cuarentena. «A veces necesitamos poner la radio fuerte, bailar y olvidarnos del mundo», dice la cantante rancagüina.

Una candidata incomparable

En la recta final de la entrega de postulaciones, la estrella de la Nueva Ola concita el apoyo de organizaciones feministas como la Matria. Será una deliberación reñida y friccionada, toda vez que en 75 años de premiación solo tres mujeres lo han obtenido.